Powered by Google Translate

El cambio climático afecta al Canal de Panamá

La sequía disminuye el volumen de agua en esta vía acuática de importancia internacional, retrasando el paso de los buques. Con ello, se elevan los precios finales y se afecta la disponibilidad de bienes en el mundo

0 80

La sequía que afecta al Canal de Panamá ha generado un impacto significativo en el comercio internacional, según informó el New York Times recientemente.

La falta de lluvias ha dejado al canal con niveles insuficientes de agua, algo crucial para las operaciones de hacer elevar y descender las embarcaciones a lo largo del sistema de esclusas, lo que ha llevado a las autoridades a reducir drásticamente el número de buques permitidos.

Ya en septiembre, National Geographic advertía sobre la acumulación de barcos en espera en el lado pacífico del canal, según imágenes capturadas por el satélite Landsat 8 de la NASA.

Durante el mes de agosto, se reportó que 135 barcos esperaban su turno para transitar la vía, 50% más de lo habitual esa fecha. Si las condiciones de sequía continúan, se prevé que el cruce de barcos pueda bajar de 29 diarios a apenas 15.

¿Qué está sucediendo?

La escasez de lluvias ha afectado drásticamente los niveles de los lagos artificiales que alimentan las esclusas del canal, siendo el lago Gatún el más afectado. Este lago, que cubre una extensión de 430 kilómetros cuadrados, ha presentado niveles tres metros por debajo de lo habitual para esta época del año.

La prolongada sequía ha reducido significativamente la cantidad de agua embalsada, y se pronostica que el cambio climático y El Niño prolongarán las estaciones secas en Centroamérica hasta 2024.

El Canal de Panamá, inaugurado en 1914, es una pieza fundamental en el comercio internacional, facilitando el paso de aproximadamente el 40% de la carga mundial. Conecta casi 2.000 puertos de 170 países, siendo Estados Unidos, China y Japón los principales países de origen y destino. En 2022, más de 14.000 buques transitaron por el canal, transportando más de 291 millones de toneladas largas de carga.

https://pixabay.com/photos/panama-panama-canal-locks-1286151/

A diferencia de otros puntos estratégicos del comercio marítimo, como el Canal de Suez, el Canal de Panamá depende de agua dulce, no salada, por lo cual la comparte con los habitantes del país.

Esto normalmente no es problema, ya que Panamá es una de las naciones más húmedas del mundo; pero la prolongada sequía ha cambiado la situación.

Consecuencias de lo que sucede

El resultado directo es una disminución significativa en el número de pasajes diarios permitidos, generando una acumulación de barcos que esperan su turno para cruzar.

El impacto de esta coyuntura se extiende mucho más allá de las fronteras de Panamá. El medio independiente Open Democracy destaca que la crisis climática está elevando los precios en todo el mundo al entorpecer el funcionamiento del canal, lo que afecta la disponibilidad global de productos, desde muñecas Barbie hasta gas natural.

Cada barco que cruza requiere alrededor de 50 millones de galones de agua dulce, una cantidad que se compite con las necesidades de los cuatro millones de habitantes de Panamá.

La congestión resultante, junto con los retrasos y las limitaciones de carga, está generando presión al alza en los costos del transporte marítimo. Expertos como Sonali Chowdhry, investigadora asociada del Instituto Alemán de Investigación Económica, señalan que la incertidumbre podría obligar a los buques a utilizar rutas alternativas durante la estación seca, aumentando significativamente los costos y tiempos de viaje.

La crisis en el Canal de Panamá es un llamado de atención sobre la interconexión entre el cambio climático, la escasez de agua y el comercio internacional, subrayando la necesidad de abordar estos desafíos de manera integral y urgente. Solamente así se podrán contener los inminentes daños ambientales y económicos.

Este artículo ha sido facilitado por la Fundación VoLo, una organización sin ánimo de lucro cuya misión es acelerar el cambio y el impacto global apoyando soluciones climáticas basadas en la ciencia, potenciando la educación y mejorando la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.