Powered by Google Translate

ONU alerta que todos los hospitales del norte de Gaza, salvo uno, han dejado de funcionar

Según informes, en el hospital de Shifa, 32 pacientes, entre ellos tres bebés prematuros, han muerto desde el 11 de noviembre

0 32

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en el territorio palestino ocupado alertó que todos los hospitales de la ciudad y del norte de Gaza, excepto uno, están fuera de servicio desde el 13 de noviembre debido a la falta de electricidad, materiales, oxígeno, alimentos y agua, agravada por los bombardeos y los combates en sus inmediaciones

A través de un comunicado, precisó que la situación de los hospitales es muy delicada y que se ha agravado por los bombardeos y los combates en sus inmediaciones. Según se informa, el Hospital Al Ahli, en la ciudad de Gaza, que actualmente alberga a más de 500 pacientes, es el único centro médico capaz de recibir pacientes, en medio de una escasez y desafíos cada vez mayores.

Según informes, en el hospital de Shifa, 32 pacientes, entre ellos tres bebés prematuros, han muerto desde el 11 de noviembre, tras el corte de energía y en medio de condiciones terribles. A la medianoche del 12 al 13 de noviembre, se creía que seguían en el hospital entre 600 y 650 pacientes hospitalizados, entre 200 y 500 miembros del personal y 1.500 desplazados internos. Según los informes, entre los pacientes con mayor riesgo de muerte se encontraban 36 bebés en incubadoras y varios pacientes en diálisis renal.

Los hospitales y el personal médico están específicamente protegidos por el derecho internacional humanitario (DIH) y todas las partes en el conflicto deben garantizar su protección. Y no deben utilizarse para proteger objetivos militares de ataques. Cualquier operación militar alrededor o dentro de los hospitales debe tomar medidas para preservar y proteger a los pacientes, al personal médico y a otros civiles.

Se deben tomar todas las precauciones posibles, incluidas advertencias efectivas, que tengan en cuenta la capacidad de los pacientes, el personal médico y otros civiles para evacuar de forma segura. Las autoridades israelíes han pedido la evacuación de los hospitales del norte. Sin embargo, como ha advertido la Organización Mundial de la Salud (OMS), esto sería una “sentencia de muerte”, dado que todo el sistema médico está colapsando y los hospitales del sur de Gaza no pueden admitir más pacientes.

El 13 de noviembre, la UNRWA advirtió que se esperaba que sus operaciones humanitarias, incluida la distribución de la ayuda que entraba por el cruce de Rafah, se detuvieran en las próximas 48 horas, tras el agotamiento total de sus reservas de combustible. En este contexto, dos contratistas primarios de distribución de agua que trabajaban para la agencia en el sur cesaron sus operaciones el 13 de noviembre, dejando a 200.000 personas sin acceso a agua potable. Además, las organizaciones humanitarias se enfrentan a graves problemas de comunicación, lo que también está asociado al agotamiento del combustible.

El ejército israelí siguió llamando y ejerciendo presión sobre los residentes del norte para que se desplazaran hacia el sur. Se estima que unas 200.000 personas se han desplazado desde el 5 de noviembre a través de un “corredor” abierto por el ejército israelí, según el seguimiento de la OCAH. El hacinamiento y el acceso limitado a alojamiento, alimentos y agua en el sur son motivo de creciente preocupación.

Cientos de miles de personas que no quieren o no pueden desplazarse hacia el sur permanecen en el norte, en medio de hostilidades intensificadas. Están luchando por conseguir la cantidad mínima de agua y alimentos para sobrevivir. El consumo de agua de fuentes inseguras genera serias preocupaciones sobre la deshidratación y las enfermedades transmitidas por el agua. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha expresado su preocupación por la desnutrición y el hambre.

La UNRWA está verificando informes de que las fuerzas israelíes entraron en una de sus escuelas y en dos de sus centros de salud en el norte y obligaron a los desplazados internos que se refugiaban allí a marcharse hacia el sur. Posteriormente, los dos centros de salud fueron alcanzados con fuego de artillería. En Rafah, una casa de huéspedes de la UNRWA que servía de residencia para el personal de la ONU fue alcanzada directamente por ataques navales israelíes, que la dañaron gravemente pero no causaron víctimas. Las coordenadas de estas instalaciones habían sido compartidas de antemano con el ejército israelí.

Las oficinas de la ONU en todo el mundo bajaron las banderas a media asta el 13 de noviembre, lamentando la pérdida de 102 miembros del personal de la UNRWA asesinados desde el inicio de la escalada de hostilidades en Gaza. Se trata del mayor número de muertos entre el personal de la ONU en un período tan corto en la historia de la ONU.

Hostilidades y bajas (Franja de Gaza)

Los enfrentamientos entre las fuerzas israelíes y los grupos armados palestinos en la ciudad de Gaza y sus alrededores continuaron durante la noche en varias zonas de la gobernación del norte de Gaza. También continúan los intensos ataques de las fuerzas israelíes en el sur, y las incursiones terrestres parecen continuar en la zona sudoriental de Khan Yunis. Las tropas terrestres israelíes han mantenido la separación efectiva entre el norte y el sur, excepto por el “corredor” hacia el sur.

Los ataques mortales incluyeron los siguientes: el 12 de noviembre, alrededor de las 16.00 horas, un edificio en Khan Younis (en el sur) fue atacado, matando al parecer a 11 personas e hiriendo a otras 25; el 13 de noviembre, alrededor de las 02:00 horas, una casa fue atacada en la zona de As Sabra, en la ciudad de Gaza, matando al parecer a 12 palestinos; El 13 de noviembre, alrededor de las 11.00 horas, un edificio residencial en An Nuseirat fue atacado, matando al parecer a siete palestinos e hiriendo a otros.

El 13 de noviembre, por tercer día consecutivo, tras el colapso de los servicios y las comunicaciones en los hospitales del norte, el Ministerio de Salud de Gaza no actualizó las cifras de víctimas. El número de víctimas mortales de palestinos en Gaza al 10 de noviembre a las 14:00 (última actualización proporcionada) ascendía a 11.078, de los cuales 4.506 eran niños y 3.027 mujeres. Alrededor de 2.700 personas más, incluidos unos 1.500 niños, han sido reportadas como desaparecidas y pueden estar atrapadas o muertas bajo los escombros, esperando ser rescatadas o recuperadas. Según los informes, otros 27.490 palestinos han resultado heridos.

Las operaciones terrestres activas en el corazón de la ciudad de Gaza y cerca de los hospitales, junto con la falta de combustible, han detenido el movimiento de los equipos de rescate y las ambulancias. Múltiples llamamientos de familias varadas y miembros de familias debajo de edificios y casas afectados quedaron sin respuesta.

Según la Media Luna Roja Palestina (MLRP), se han recibido cientos de llamadas al número de emergencia de palestinos asediados en la ciudad de Gaza, solicitando urgentemente ambulancias para los heridos, evacuación para las familias atrapadas y asistencia para los que se encuentran bajo los escombros. Muchas de estas llamadas de ayuda no han recibido respuesta.
En las últimas 24 horas, dos soldados israelíes habrían muerto en Gaza, lo que eleva a 49 el número total de soldados muertos desde el inicio de las operaciones terrestres, según fuentes oficiales israelíes.

Fuente: ONU

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.