Powered by Google Translate

Los retos económicos de Estados Unidos

¿Estamos en una economía saludable? ¿Por qué tantas personas se están cayendo del precipicio?

0 46

Los consumidores de EE. UU. se han enfrentado a más de dos años de niveles récord de gas y precios de comestibles. Los costos de la vivienda, tanto para inquilinos como para compradores, han sido inestables, con tasas hipotecarias en aumento que alcanzaron un máximo de casi el 8% el otoño pasado. ¿Qué nos deparará el año 2024? ¿Cómo un escenario económico inestable afecta a los ciudadanos más vulnerables?

Abordando la crisis de vivienda

“Nuestra misión es alimentar a los hambrientos y servir a las personas sin hogar aquí en el Área de la Bahía”, dice Nathan Ganeshan, fundador de Community Seva en California.

La organización fue fundada en 2013. “Servimos a nuestros hermanos y hermanas de Hano, condado de Santa Clara y el condado de Alameda todos los días”, agrega.

Desde la perspectiva de los datos, han tocado la vida de más de 320 mil personas, sirviéndoles comidas calientes. En invierno, les reparten mantas, sacos de dormir, zapatos de ducha y otros enseres.

Silicon Valley es una de las quintas economías más grandes del mundo. Pero cuando se trata de la población sin hogar, California representa el 12% de la población de Estados Unidos.

Solo en el condado de Santa Clara, existen más de 10 mil personas. “Y, sin embargo, lo vemos como una organización de base, observando esto desde adentro y afuera”, detalla el vocero.

“Cómo la población lucha por satisfacer sus necesidades básicas, siendo la vivienda la principal razón por la que están ahí, lo entendemos. Por eso estamos abordando los desafíos de techo”, razona.

Apunta que no hay que olvidar cómo luchan por satisfacer las necesidades básicas. “No solo hablo de comida. Incluso la higiene, muchas mujeres que viven en campamentos están luchando por la higiene básica. Estamos en el terreno, lo vemos constantemente y estamos ahí para ayudarlos”.

Y Ganeshan prosigue. “Contaré un incidente muy simple: cuando estábamos sirviendo un desayuno caliente en Oakland, al salí de un estacionamiento, vi a una mujer. Me detuve y me dijo que quería algo de comida y tenía niños en el auto, 9 niños. Vive en una camioneta con 9 niños. Y está luchando por sus propios hijos. Y esa es una situación familiar en el Área de la Bahía”.

Recientemente, hubo un estudio que reveló que una de cada 4 personas en el condado de Santa Clara está hambrienta, necesita comida. “Son datos muy aterradores”.

En cuanto a problemas en la vivienda, las noticias recientes sobre despidos tecnológicos tienen un severo impacto en el mercado inmobiliario, arrojando a la gente a la calle. Cada vez hay más estacionamientos donde la gente vive.

“Estuve hablando con una persona. Me dijo que perdió su trabajo, pero realmente no se preocupaba porque  podía conseguir otro. Sin embargo, había perdido su casa y no podía conseguir otra en el Área de la Bahía”.

El condado de Santa Clara está en la cima de California, en cuanto a los alquileres más altos, así como el precio de la vivienda. Este problema está impactando su economía y no está ayudando en modo alguno a la comunidad vulnerable.

Para solucionar el problema, la ciudad de San José y el condado de Santa Clara están trabajando juntos, para abordar la construcción de viviendas asequibles. Pero, el lugar es el de mayor desafío. Muchos residentes del Área de la Bahía dicen “no en mi patio trasero” respecto a la situación de los sin techo.

Volatilidad en el mercado inmobiliario

Apartment List es un mercado de alquiler en línea donde las personas pueden ver apartamentos disponibles para alquiler en su área. Rob Warnock trabaja allí, como investigador asociado senior, es parte del equipo de economía de la organización.

“Nuestro objetivo es investigar el mercado inmobiliario, publicamos informes y datos en nuestro blog para uso público”, detalla.

Agrega que, antes de la pandemia, no hubo muchos cambios en la oferta y la demanda. “Los precios tenían una tendencia alcista, pero estaban a un ritmo bastante estable, aproximadamente el mismo al que aumentaban los ingresos”, comenta.

Pero sentencia que el COVID fue un punto de inflexión. “De repente, hubo cambios rápidos en la oferta y la demanda de vivienda, creando mucha volatilidad en el precio. Como se puede deducir, el mercado inmobiliario se volvió mucho menos asequible”.

Al comienzo de la pandemia, muchas personas sacaron sus casas del mercado, mientras que otras decidieron que era el momento de comprarlas. “Así que vimos caer la oferta y vimos aumentar la demanda, y los precios se dispararon inmediatamente”, explica Warnock.

https://pixabay.com/photos/key-home-house-estate-business-2323278/

“Eso es lo que pasó en 2020, continuó en 2021 y siguió en 2022, pero realmente no disminuyó hasta mediados de ese año, cuando la Reserva Federal finalmente comenzó a aumentar las tasas de interés, trayendo cierto alivio a los precios de las viviendas”.

Pero, como podemos ver hoy, los precios de las viviendas todavía son un 45% más altos ahora que antes de la pandemia. Por eso, los expertos prevén que los precios seguirán subiendo el próximo año.

“Somos un poco más optimistas en el mercado de alquiler, porque el auge de la construcción de viviendas espera que la oferta crezca con fuerza durante los próximos 12 a 24 meses, y todos esos apartamentos nuevos que entren en línea continuarán ejerciendo presión a la baja sobre el alquiler”, concluye.

Perspectivas del precio del petróleo

Denton Cinquegrana, analista jefe de petróleo del Servicio de Información sobre el Precio del Petróleo (OPIS), apunta que la administración Biden celebró el hecho de que los precios de la gasolina habían bajado; pero cuando se habla de precios en 2024, hay que empezar por revisar los mercados del petróleo.

“En este momento, el petróleo cuesta alrededor de 73 dólares y 50 centavos el barril. El Brent, que se considera una especie de referencia mundial, cuesta alrededor de 78 dólares y 50 centavos el barril”.

Subraya que ahora mismo, obviamente, es invierno y la demanda es muy baja. En California, especialmente cuando llueve; pero también cae nieve en el noreste. “Y cuando nieva, obviamente, no sales a conducir, pero también hace frío”. Entonces baja el consumo de gasolina, pero aumenta el de combustibles para calefacción.

https://pixabay.com/photos/pumping-gas-fuel-pump-industry-gas-1631638/

Estados Unidos exporta mucha gasolina. No solo producimos para uso interno, sino que también exportamos mucha a América Latina. A medida que el país se electrifica cada vez más con los consumidores adquiriendo automóviles eléctricos y bombas de calor, ¿qué efecto tendría eso en el precio del petróleo?

“Creo que aumentaría la oferta, lo que luego reduciría el costo. Pero esto es muy, muy lento. Poniendo un ejemplo, aquí está mi teléfono. Lo cambio cada 1, 2, 3 años. El auto que tengo en la entrada de mi casa lo tengo desde hace 10 años. ¿Cuántos autos hay en los Estados Unidos? Como 100 millones. No vas a cambiar la flota tan rápido. Por lo tanto, se necesitan entre 10 y 12 años para cambiarla”.

Relata que California y todos los demás estados difieren en cuanto a registros de vehículos eléctricos.

“Creo que hay dos cosas que realmente han impactado la demanda de gasolina, especialmente en los últimos años: los automóviles que conducimos ahora en comparación con hace 10, 15 o 20 años son mucho más eficientes. Estás haciendo más con menos. Además, debido a la pandemia, todavía hay muchas personas que trabajan desde casa”.

Qué  esperar a futuro

En conclusión, se presenta un panorama económico desafiante para Estados Unidos, marcado por la falta de vivienda, la volatilidad en los precios inmobiliarios y el petróleo.

Los esfuerzos de organizaciones como Community Seva y las iniciativas gubernamentales para viviendas asequibles son positivos, pero enfrentan obstáculos.

Aunque se pronostica un aumento continuo en los precios de las viviendas, el mercado de alquiler podría encontrar alivio con el auge de la construcción de viviendas nuevas.

La transición hacia la electrificación, aunque gradual, podría impactar a largo plazo en la demanda de petróleo.

Este escenario subraya la necesidad de soluciones integrales y sostenibles para abordar las disparidades y proteger a los sectores más vulnerables frente a estos desafíos económicos y sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.