Powered by Google Translate

Estados Unidos, desigualdad laboral y comunidad latina

La economía colaborativa, dominada por inmigrantes latinos, presenta desafíos adicionales, ya que estos trabajadores ganan menos que el salario mínimo y carecen de protecciones laborales

0 31

La desigualdad de ingresos sigue aumentando en Estados Unidos. El 10% superior en EE. UU. gana más $150.000 al año y tienen más de $1 millón en activos. Familias de bajos ingresos, por el contrario, ganan un promedio de 31.000 dólares al año y tienen activos insignificantes.

El género y la raza son factores clave de las persistentes brechas salariales. Las personas que trabajan en la economía colaborativa (en su abrumadora mayoría inmigrantes) ganan tan solo 7 dólares por hora.

La movilidad intergeneracional, un motor clave de la riqueza, ha disminuido en los últimos cuatro décadas. Y existe el temor de que la tecnología cree brechas salariales más amplias.

La desigualdad en el mercado laboral estadounidense se puede evidenciar de varias maneras diferentes. La discriminación en el mercado laboral se ha definido tradicionalmente como una remuneración desigual para trabajadores con la misma capacidad. Generalmente hay tres formas diferentes de detectarla:

  1. Retribución diferencial para trabajadores de igual capacidad.
  2. Diferenciales de tasas de desempleo por grupo demográfico.
  3. Hacinamiento o segregación ocupacionales, donde algunos grupos demográficos están sobrerrepresentados en ciertas ocupaciones.

“La discriminación en el mercado laboral es evidente cuando a trabajadores de igual capacidad se les paga de manera diferente”, dice la doctora Michelle Holder, profesora asociada de economía en el John Jay College de la City University de Nueva York.

Además, los diferenciales de las tasas de desempleo por grupo demográfico ponen de relieve la desigualdad persistente. Por ejemplo, la tasa de desempleo de los afroestadounidenses solía ser normalmente el doble que la de los blancos. Por último, la segregación ocupacional revela desigualdad, ya que ciertos grupos demográficos se ven agrupados en ocupaciones específicas, a menudo con salarios bajos.

La brecha salarial de género

La brecha salarial de género, los ingresos promedio de las mujeres en comparación con los de los hombres que trabajan a tiempo completo, es una comparación sencilla de los salarios medios. Según la Oficina de Estadísticas Laborales, en 2023, los hombres que trabajaban a tiempo completo ganaban una media de 62.500 dólares al año, mientras que las mujeres ganaban 52.000 dólares. Esto sugiere que por cada dólar que ganan los hombres, las mujeres hacen 84 centavos.

“Una de las razones de esta brecha es que las mujeres a menudo se ven apiñadas en ocupaciones con salarios más bajos, como funciones de secretaría o administrativas”, señala la doctora Holder. “Otra razón es la discriminación, ya que las investigaciones muestran que las mujeres con habilidades, educación y experiencia comparables todavía ganan menos que sus homólogos masculinos”.

La brecha salarial racial

La brecha salarial racial sigue un patrón similar. Los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de 2023 muestran que los trabajadores blancos ganaban una media de 59.000 dólares al año, mientras que los trabajadores afroestadounidenses ganaban 48.000 dólares. Esto significa que los trabajadores afroestadounidenses ganan 81 centavos por cada dólar que ganan los trabajadores blancos.

“La brecha salarial entre trabajadores blancos y afroestadounidenses es mayor que la brecha salarial de género”, explica la doctora Holder.

Desafíos que enfrentan las mujeres latinas

Para las mujeres latinas, la situación es aún más desafiante. Según el Instituto de Política y Política Latina de UCLA, las latinas que trabajan a tiempo completo en Estados Unidos ganan sólo 57 centavos por cada dólar que ganan los hombres blancos no hispanos.

Esta importante disparidad se debe a varios factores, incluida la segregación ocupacional, donde las latinas están sobrerrepresentadas en ocupaciones con salarios más bajos, y la discriminación sistémica.

https://pixabay.com/photos/worker-woman-mask-face-mask-6322085/

“Las mujeres latinas a menudo se concentran en labores como el trabajo doméstico, el cuidado de niños y otros roles orientados al servicio, que normalmente pagan menos”, afirma la doctora Holder. “La discriminación también juega un papel importante; incluso cuando las latinas tienen calificaciones similares a las de sus homólogos masculinos blancos, a menudo ganan menos”.

Latinas y “doble brecha”

Esta “doble brecha” para las mujeres latinas, basada tanto en género como en raza, exacerba la desigualdad económica. Las soluciones para abordar estas disparidades incluyen mejorar el acceso a la educación, ya que un mayor nivel educativo se asocia con mayores ingresos. Sin embargo, esto por sí solo no elimina la brecha salarial.

“Las acciones legislativas a nivel local, estatal y federal también pueden ayudar, como implementar leyes de transparencia salarial y prohibir a los empleadores solicitar historiales salariales anteriores”, sugiere la doctora Holder. “Estas medidas pueden ayudar a reducir las prácticas discriminatorias y promover salarios justos”.

Se debe alentar a las latinas y otros grupos que sufran situaciones similares a negociar su salario y buscar información sobre una compensación justa por sus roles. “La promoción y el apoyo de las organizaciones de trabajadores locales también pueden ayudar a impulsar los cambios legislativos necesarios”, añade la doctora Holder.

Economía colaborativa y trabajadores latinos

“He estudiado exhaustivamente el efecto de los salarios mínimos, demostrando que no conducen a la pérdida de empleos como se suele afirmar”, dice el Doctor Michael Reich, profesor de Economía y presidente del Centro sobre Dinámica de Salarios y Empleo del Instituto de Investigación sobre Trabajo y Empleo, Universidad de California en Berkeley.

“Recientemente, me he centrado en los trabajadores por encargo con salarios bajos. Los estudios sobre los conductores por encargo en la ciudad de Nueva York, Seattle y Minnesota han influido en los estándares salariales en estas áreas”.

La economía colaborativa, dominada por conductores de empresas como Uber, Lyft y DoorDash, emplea alrededor de 1,3 millones de conductores en California y alrededor de 10 millones en todo el país. Muchos de ellos son latinos. “La mayoría de estos conductores son inmigrantes recientes, tienen educación limitada e ingresos familiares más bajos, lo que los hace más propensos a depender de la asistencia pública”, señala el Doctor Reich.

Desafíos para los trabajadores autónomos

Los trabajadores autónomos enfrentan desafíos importantes. “Se les trata como contratistas independientes, no como empleados, por lo que no están protegidos por las leyes de salario mínimo, no reciben beneficios como seguro de desempleo o compensación laboral, y deben cubrir los gastos de su vehículo”, explica el Doctor Reich. En consecuencia, después de contabilizar el tiempo de espera y los gastos no remunerados, los conductores de aplicaciones suelen ganar menos que el salario mínimo.

“Las empresas utilizan algoritmos para ofrecer viajes con salarios bajos, lo que lleva a una carrera hacia el abismo en las ganancias”, señala el Doctor Reich. A pesar de las afirmaciones de flexibilidad, los ingresos de estos trabajadores son insuficientes y se necesitan soluciones políticas. “Los enfoques eficaces incluyen reclasificar a los conductores como empleados o establecer salarios mínimos por viaje, como se ha visto en Nueva York y Seattle”, sugiere el Doctor Reich.

Inteligencia artificial y perspectivas laborales

Prevalecen las preocupaciones sobre el impacto de la inteligencia artificial (IA) en las perspectivas laborales y los salarios. “Mi carrera se ha centrado en abordar cuestiones como el estancamiento salarial y la creciente desigualdad”, dice la doctora Heidi Shierholz, presidenta del Instituto de Política Económica.

“Las acciones de los formuladores de políticas, como el debilitamiento de los derechos de los trabajadores y la reducción de las regulaciones laborales, han contribuido a estos problemas. Fortalecer las políticas e instituciones del mercado laboral es crucial para abordar el impacto potencial de la IA en los trabajadores”.

La necesidad de protecciones laborales sólidas

Si bien la IA podría exacerbar las desigualdades existentes, también resalta la necesidad de protecciones laborales sólidas. “Son esenciales políticas que refuercen la influencia de los trabajadores, como sindicatos fuertes, pleno empleo y seguridad social”, afirma la doctora Shierholz. “Si la IA aumenta significativamente la productividad, gravar los ingresos del capital puede ayudar a redistribuir las ganancias de manera más amplia”.

https://pixabay.com/photos/latino-executive-steps-2716421/

Políticas específicas pueden mitigar los riesgos de la IA, como regular la toma de decisiones algorítmicas en la contratación y los ascensos para evitar sesgos. “Sin embargo, el enfoque más amplio de fortalecer la protección laboral sigue siendo la forma más eficaz de garantizar resultados justos para los trabajadores”, concluye la doctora Shierholz.

Barreras a la movilidad latina

La movilidad intergeneracional, la capacidad de los niños de ganar más que sus p adres, ha disminuido significativamente en Estados Unidos. “Las investigaciones muestran que sólo el 50% de los niños nacidos en la década de 1980 ganan más que sus padres, en comparación con el 90% de los nacidos en las décadas de 1940 y 1950”, dice el Doctor Austin Clemens, investigador principal del Centro de Washington para el Crecimiento Equitativo.

“Esta disminución se debe en gran medida a la creciente desigualdad, donde el crecimiento económico beneficia más a las profesiones con salarios altos que a las de salarios más bajos”.

Para la comunidad latina, este problema es particularmente grave. “Si bien los inmigrantes históricamente han tenido mayor movilidad ascendente que los ciudadanos nativos, todavía existen barreras sistémicas”, señala el Doctor Clemens. “Los trabajadores latinos a menudo enfrentan salarios más bajos y acceso limitado a empleos mejor remunerados, lo que exacerba las disparidades económicas”.

Identificando soluciones

“Mejorar los logros educativos y abordar la discriminación sistémica son cruciales para mejorar la movilidad intergeneracional dentro de la comunidad latina”, enfatiza el Doctor Clemens. “Las políticas que promueven la igualdad de oportunidades y salarios justos pueden ayudar a garantizar que las generaciones futuras tengan mejores perspectivas económicas”.

En conclusión, trabajar en la desigualdad en el mercado laboral estadounidense requiere un enfoque multifacético, que incluya educación, acción legislativa y protecciones laborales más sólidas. “Al abordar estos problemas, podemos trabajar hacia una economía más equitativa e inclusiva para todos, incluida la comunidad latina”, afirma el Doctor Clemens.

¡Conéctate con Te Lo Cuento News! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y síguenos en Facebook, X e Instagram.
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.