Powered by Google Translate

COP28, hablando del elefante en la habitación

 El Presidente de la COP28, Dr. Sultan Ahmed Al Jaber, declaró que el acuerdo "alinea a más países y empresas en torno a la Estrella Polar de mantener 1,5 grados centígrados a nuestro alcance que nunca" Un importante acuerdo mundial entre 200 naciones para hacer frente al cambio climático, comprometiéndose a ralentizar el uso de combustibles fósiles y a triplicar las energías renovables, es el logro más destacado

0 21

La COP28, la Conferencia anual de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, concluyó el 13 de diciembre con el acuerdo de unos 200 países de ralentizar el uso de combustibles fósiles, lo que supone un logro vital. El acuerdo también prometió reducir el metano y triplicar las energías renovables para 2030.

Esta noticia dio lugar a un titular en The Guardian que lo resume todo: “Tras 30 años de espera, el acuerdo de Cop28 aborda el elefante en la habitación”.

Aunque parecía que no se llegaría a un acuerdo, la COP28 se cerró logrando lo que se proponen estas conferencias: presentar compromisos que cambien las reglas del juego y con los que todos los miembros del grupo de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático estén de acuerdo.

También se confirmó que se había alcanzado un acuerdo sobre el fondo de pérdidas y daños y se anunciaron las nuevas promesas de contribución al Fondo Verde para el Clima. Seis países asumieron nuevos compromisos, lo que eleva el total de las promesas a la cifra récord de 12.800 millones de dólares por parte de 31 naciones, y se prevén más contribuciones.

Este primer acuerdo mundial histórico es una consecuencia directa del Acuerdo de París, adoptado en la COP de 2015, cuyo objetivo es evitar que el mundo se caliente demasiado. Ha costado tiempo y el esfuerzo incansable de miles de personas, pero este logro confirma que las cumbres de la COP están haciendo avanzar a la humanidad en la dirección correcta.

El planeta se encuentra actualmente a 1,2o Celsius de calentamiento, cada vez más cerca del límite de 1,5 grados fijado por el Acuerdo de París. Este hecho exige medidas urgentes.

Profundizar en los cambios previstos

El Presidente de la COP28, Dr. Sultan Ahmed Al Jaber, declaró que el acuerdo “alinea a más países y empresas en torno a la Estrella Polar de mantener 1,5 grados centígrados a nuestro alcance que nunca”.

António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, calificó el momento de victoria destacada, tal y como reza su post en X: “A aquellos que se opusieron a una referencia clara a la eliminación progresiva de los combustibles fósiles durante la Conferencia sobre el Clima #COP28, quiero decirles: Les guste o no, la eliminación progresiva de los combustibles fósiles es inevitable. Esperemos que no llegue demasiado tarde”.

https://www.pexels.com/es-es/foto/clima-gente-calle-multitud-2990610/

Sus últimas palabras resuenan, ya que el acuerdo no aplaca la inquietud. Anna Bonderenko, Directora de Desarrollo de The Fossil Fuel Non-Proliferation Treaty Initiative, resume con precisión los altibajos del resultado: “Aunque por fin se incluyeron las palabras combustibles fósiles, la debilidad del lenguaje, la falta de un plan vinculante y demasiadas lagunas para contarlas hacen que nuestro trabajo sea más importante que nunca”.

Y añade: “No existe un plan sobre cómo se gestionará la eliminación progresiva de los combustibles fósiles. El Tratado es ese plan.  No podemos confiar en que el proceso de la COP por sí solo proporcione un marco equitativo y ambicioso y acuerdos de financiación para eliminar progresivamente los combustibles fósiles”.

Un futuro posible

¿Es todo esto factible? Según Político, “Si los países siguen añadiendo capacidad renovable a la misma escala registrada en 2023, la capacidad se duplicará con creces a finales de la década”.

Político también señala que alcanzar el nuevo objetivo de la COP28 de triplicar la disponibilidad requeriría aumentar las adiciones anuales de 500 gigavatios en 2023 a unos 1.500 en 2030, lo que supone una tasa de crecimiento anual del 17%.

Esto pone el objetivo de la COP28 muy al alcance, ya que la energía renovable creció un 17 por ciento anual de media entre 2016 y 2023, según el análisis del think tank Ember.

Llegados a este punto, es válido hacerse la pregunta: ¿Sirven de algo las COP?

La respuesta es sí. Ciertamente, es lento, es complicado, lleva tiempo avanzar y llegar a acuerdos, pero finalmente se producen avances.

No es un logro menor encontrar un terreno común y de acuerdo entre casi 200 países, que abarcan un amplio abanico de realidades y puntos de vista diferentes, desde los que ven en los combustibles fósiles la piedra angular de sus economías hasta los más afectados por las catástrofes climáticas.

Pero se han hecho progresos, tanto en reuniones anteriores como hoy.  La acción siempre nos llevará a alguna parte. Lo único seguro de la inacción es la falta de resultados.

Como afirma otro post de António Guterres: “Sigo confiando en que, a pesar de las muchas diferencias, el mundo puede unirse y hacer frente al reto de la emergencia climática. El multilateralismo sigue siendo la mejor esperanza de la humanidad. Debemos unirnos en torno a soluciones reales y prácticas que estén a la altura de la magnitud de la crisis”.

Este artículo ha sido facilitado por la Fundación VoLo, una organización sin ánimo de lucro cuya misión es acelerar el cambio y el impacto global apoyando soluciones climáticas basadas en la ciencia, potenciando la educación y mejorando la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.