Powered by Google Translate

¿Por qué el COVID-19 continúa infectando?

“El número de infecciones verdaderas que existen es mucho mayor al que podemos contar. Pensamos que las pruebas rápidas tienen menos posibilidades de dar un resultado positivo en la era del BA5”

0 26

Los casos, las muertes y las hospitalizaciones por COVID-19 están aumentando en los Estados Unidos, según datos recientes del organismo gubernamental Centros de Control y Prevención de Enfermedades o CDC.

La subvariante BA5 de Ómicron es responsable del 78% de las infecciones en el país. ¿Es la BA5 más transmisible? ¿Es más difícil de detectar en las pruebas caseras? ¿Son los síntomas de la BA5 más graves? ¿Cómo han evitado la infección un puñado de afortunados? ¿Y es la BA2.75? la próxima amenaza?

Dos de cada 3 estadounidenses han dado positivo en la prueba de COVID, pero cada vez hay más personas informando que sus pruebas caseras son negativas, aunque presenten síntomas claros.

¿Por qué aún nos enfermamos? ¿Qué pasó con las dos vacunas y los dos refuerzos? ¿Por qué hay gente que aún no se ha enfermado? Sobre la razón que ha evitado que muchas personas se contagien, existen diversas teorías, una de las cuales la atribuye a la genética.

“Todavía no hemos descubierto un código secreto, un superpoder que lo pueda explicar”, según el doctor Peter Chin-Hong, decano asociado de la Universidad de California en San Francisco.

Cree que sería posible desarrollar medicamentos a partir de esta información, pero a los científicos les llama más la atención el comportamiento de la gente, porque parece que unos tienen más precauciones que otros, como una madre o una persona mayor. “La mascarilla te hace más resistente”, apunta.

El profesor Chin-Hong está de acuerdo en que la persona se hace más vulnerable al pasar mayor tiempo de la vacuna. “Además, también existe el grupo de quienes se contagiaron y jamás se enteraron”.  Cree que esto es bastante factible, ya que, según la información de los CDC, el 60% de los adultos del país han tenido COVID, y ese dato es anterior a la última ola.

“La gente ahora se hace menos exámenes que antes, están más optimistas”, dice. Y agrega que son los adultos jóvenes quienes llevan la enfermedad a la casa.

Recomienda que el principal mensaje debe ser recibir al menos un refuerzo, especialmente en caso de tener algún viaje internacional. “Mientras mayor sea la persona, más importante es recibirlos. Si califica para este beneficio, hágalo”.

Evadiendo inmunidad

El doctor Ben Neuman, profesor de biología y virólogo jefe del Global Health de Investigación en Salud Global, Universidad de Texas A&M, confiesa que “No tenemos todas las respuestas, pero las variantes anteriores Beta, Gamma y Delta habían tenido un par de mutaciones. Omicron lleva 15”.

Agrega que “Quisiéramos que nuestro sistema inmune reconociera esto. El virus comete errores, nuestro cuerpo limpia lo que puede y lo que queda es muy difícil de vencer”.

Cita que, de estudios con animales, se desprende que las BA4 y BA5 causan más enfermedad en los pulmones y vías respiratorias en los hamsters.  “Hay muchos cambios en el punto donde deberíamos tener inmunidad”, lamenta.

Neuman señala que estamos vacunando aún contra el COVID de 2019. “El virus no es rápido, pero se mueve”. Coincide en que los vacunados se contagian en parte porque no importa mucho cuántas vacunas se tienen, sino hace cuánto tiempo se recibieron.

Pixabay

Cree que la nueva variante BA2.75 pueda evadir algunos componentes de la inmunidad, lo cual no significa que tenga mayor capacidad para infectar. “Es una cepa nueva y tenemos mucho que aprender sobre ella. No hay mucha literatura al respecto, pero hay que vigilarla”.

Refiere que hay cientos de pequeñas ramas de Omicron 3 actualmente y no se sabe cuál puede llegar a ser la más problemática. “Es difícil predecir y de hecho nosotros no predecimos, solamente vigilamos”.

Cree que el virus va a seguir cambiando para evadir la inmunidad. “No hay ninguna fuerza que lleve al virus a debilitarse. No luce bien por ahora”.

Una visión realista

Sobre el comentario de que hay gente con síntomas que se hace pruebas caseras y salen negativas, el doctor William Schaffner recuerda que “Hay otros virus de vías respiratorias. Puedes tener un catarro y creer que es COVID”.

“Durante el verano no tenemos muchos virus respiratorios”, recuerda Schaffner, quien es profesor de medicina preventiva en el Departamento de Política Sanitaria en la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt

El profesional de la salud recomienda el uso del medicamento antiviral Paxlovid, para personas mayores que contraigan el virus. “Está ampliamente disponible, pero debería ser indicado por su doctor. Previene el desarrollo de una enfermedad más seria”.

Agrega que se trata de una droga antiviral y previene contra la multiplicación del virus.

Sin embargo, el especialista advierte que existe un efecto rebote cuando se deja de tomar, ya que los síntomas pueden reaparecer temporalmente cuando el virus deja de ser atacado.

También apunta que “El número de infecciones verdaderas que existen es mucho mayor al que podemos contar. Pensamos que las pruebas rápidas tienen menos posibilidades de darte un resultado positivo en la era del BA5”.

Por eso el CDC se enfoca más en las hospitalizaciones como indicador. “Es un problema de salud pública, porque las camas ocupadas colocan estrés sobre el sistema sanitario”, revela para finalizar.

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.