Powered by Google Translate

Milei busca negociar deuda con el FMI, los argentinos ¿están dispuestos al sacrificio?

Mientras el gobierno de Argentina se prepara para recibir a una comitiva del FMI por negociación de deuda, los argentinos se enfrentan a las consecuencias del plan de ajuste impulsado por el presidente Javier Milei. ¿Estarán dispuestos al sacrificio?

0 6

El Gobierno argentino recibirá el jueves a una comitiva del Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo con el que el país sudamericano mantiene un programa de crédito por 44.000 millones de dólares que quedó paralizado tras el incumplimiento de las metas acordadas, dijo el martes el portavoz presidencial.

Argentina acaba de cancelar unos 920 millones de dólares ante el FMI y afronta un próximo pago de capital al organismo por unos 1.950 millones a mediados de enero.

“El jueves se va a recibir a la comitiva del FMI, la van a recibir el jefe de gabinete (Nicolás Posse) y el ministro de Economía (Luis Caputo)”, dijo el portavoz Manuel Adorni, sin dar detalles sobre el contenido de las reuniones.

El Gobierno está retomando las negociaciones con el FMI tras la asunción el 10 de diciembre del presidente libertario Javier Milei, quien prometió dolarizar la economía, eliminar el déficit fiscal y cerrar el banco central (BCRA), en un contexto de alta inflación y una pobreza superior al 40 %.

¿Están listos los argentinos para el drástico cambio?
Acostumbrados a gobiernos populistas durante los cuales el Estado subsidió desde el boleto de autobús a la electricidad en sus hogares, los argentinos no podrán evitar las consecuencias del plan de ajuste impulsado por Milei que, entre otras cosas, supone una drástica reducción de las subvenciones y el consecuente aumento de las tarifas.

El gobierno del economista ultraliberal que asumió el 10 de diciembre comenzó a aplicar una batería de medidas que buscan recortar el gasto para terminar con el déficit fiscal y contener una inflación de casi 161% anual que ha disparado la pobreza a más del 40%.

En este escenario adverso, la mayoría de los argentinos apostó por el líder de La Libertad Avanza en el balotaje presidencial de noviembre pese a su inexperiencia en la política, a la que llegó hace apenas dos años, y a sus propuestas de ajuste que había adelantado durante la campaña.

Sin embargo, ¿hasta dónde estarán dispuestos a ajustarse el cinturón y aceptar este cambio de paradigma tras dos décadas de populismo?

El plan ortodoxo de Milei supone, entre otras cosas, una devaluación del peso de más de 50 %, el despido de empleados públicos, la suspensión de la obra pública y la reducción de los subsidios al transporte y a la energía.

En paralelo Milei firmó un decreto que desregula de forma radical la economía —fuertemente intervenida por el Estado— que ya ha generado las primeras reacciones en contra.

“Una cosa es hablar de la muerte y otra cosa morirse. Es probable que el discurso público diga ‘tenemos que ajustarnos, esto es insostenible’, pero después viene el ajuste y hay que ver si se tolera. Uno nunca puede proyectar cuánto dolor va a tolerar”, dijo a The Associated Press el analista Lucas Romero, director de la consultora Synopsis.

Producto del cóctel de políticas populistas de las dos últimas décadas tras el fracaso del modelo neoliberal de los años noventa, los argentinos se acostumbraron a que el Estado mantuviera la gratuidad en la salud y la educación y suministrara millones de dólares en subsidios para diversos sectores pisando las tarifas de los servicios de luz y gas, los precios de los medicamentos y el valor de la gasolina.

Pero el brazo protector del Estado tocó un límite cuando los gastos superaron ampliamente los ingresos y la emisión monetaria se convirtió en la herramienta para financiar esa política benefactora disparando la inflación, —la mayor preocupación de la ciudadanía según sondeos— y con ello la pobreza.

Julia González, de 35 años, dijo confiar en Milei porque lo ve capaz de sacar adelante a Argentina, pero admitió que está preocupada por el impacto que tendrán en sus ingresos y los de su marido las medidas de recorte, particularmente la inminente suba del boleto del transporte. La pareja, que tiene una hija adolescente, alcanza a reunir unos 300.000 pesos al mes (362 dólares).

Puede leer la nota completa aquí en VoA Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.