Powered by Google Translate

María Corina Machado es la inminente candidata presidencial de la oposición en Venezuela para 2024

María Corina Machado tiene 56 años, es liberal y se resiste a negociar con el chavismo

0 96

María Corina Machado, del movimiento político Vente Venezuela, se perfila como la inminente candidata de la oposición y tendrá que hacer frente a Nicolás Maduro en las presidenciales de 2024, según el primer boletín de la primaria de este domingo.

Machado mantenía una holgada ventaja frente a sus contendientes de cara a las elecciones presidenciales de 2024, con un 93,13 % de los votos al 26,06 % de las actas escrutadas hasta la medianoche del domingo, precisó Jesús María Casal, presidente de la Comisión Nacional de Primaria (CNdP).

En sus primeras palabras luego del informe, Machado convocó desde su comando de campaña a una “gran alianza nacional para la transformación de Venezuela” y prometió que esa “gran coalición” estará compuesta por quienes “genuinamente queremos lo mismo: la derrota de la tiranía para construir una Venezuela con pilares republicanos, éticos y liberales sólidos, que se sumen”.

Dijo que recibe “con los brazos abiertos” a quienes aún no se han sumado a su causa política, entre los que mencionó a aquellos que “se sintieron alguna vez ilusionados” por el chavismo, que, a su entender, ha causado “destrucción, engaño, separación y oscuridad”.

De 56 años, recién cumplidos el pasado 7 de octubre, Machado es ingeniero industrial, egresada de la Universidad Católica Andrés Bello, en Caracas, y tiene una especialización en finanzas del Instituto de Estudios Superiores de Administración.

Divorciada y madre de tres hijos que viven fuera de Venezuela, fue la favorita en las encuestas desde la convocatoria del antichavismo a una primaria presidencial.

Machado se dio a conocer como activista en la asociación civil Súmate, promotora de derechos electorales, que el chavismo de principios de siglo atacó por presuntamente responder a intereses extranjeros. En esa posición, llegó a reunirse con el presidente estadounidense George W. Bush, lo que encolerizó al exmandatario Hugo Chávez.

Explica el sociólogo y doctor en procesos políticos contemporáneos, Juan Manuel Trak, que esos inicios de Machado fueron de “denuncia constante frente a las malas prácticas” del Consejo Nacional Electoral, dirigido entonces por el hoy presidente parlamentario, Jorge Rodríguez, luego por la exministra Tibisay Lucena.

Esa exposición “la catapultó” hasta su transición de la sociedad civil a la política, cuenta Trak. En 2010, fue la diputada más votada para la Asamblea Nacional.

En ese poder, protagonizó uno de sus momentos más memorables: se encaró con Hugo Chávez en el hemiciclo, en 2012, para reprocharle sus expropiaciones, “que es robar”, y por hablar de un país “muy distante” del que vivían los venezolanos.

El politólogo Piero Trepiccione comenta a la Voz de América que Machado fue candidata en las primarias presidenciales opositoras de 2012, obteniendo “una figuración marginal”. Capriles Radonski ganó esa votación, pero perdió ante Chávez.

Desde entonces, su visión “extrema” y frontal en un contexto de polarización política “no fue bien recibida” por buena parte de la opinión pública, evalúa Trepiccione.

En marzo de 2014, el chavismo votó a favor de su destitución como diputada por presuntamente aceptar ser “representante alterna” de Panamá ante la OEA. Machado calificó el retiro de su inmunidad parlamentaria como inconstitucional.

Ese año, apoyó las protestas de calle contra el gobierno de Nicolás Maduro, que derivaron en enfrentamientos violentos con las fuerzas de seguridad. Aquella estrategia, que contó con el liderazgo del exalcalde opositor Leopoldo López, se conoció como “La Salida”.

En 2015, el oficialismo la inhabilitó para ejercer cargos públicos por un año tras acusarla de “traición a la patria”. Este año, la Contraloría General reveló que Machado estaba inhabilitada por 15 años. La dirigente calificó esa medida como “basura, inútil”.

El G4 no pudo triunfar con sus candidatos

Analistas advirtieron antes de la votación del domingo que el triunfo de Machado significaría la modificación del liderazgo antichavista en Venezuela de los últimos años, pues la candidatura unitaria de 2024 no queda en manos de alguno de los 4 partidos opositores más votados en las parlamentarias de hace 8 años.

Henrique Capriles Radonski, de Primero Justicia, se retiró hace semanas argumentando que estaba inhabilitado para ejercer cargos públicos, sin llamar a votar por otro postulado específico. Un Nuevo Tiempo no presentó candidato, sino que había apoyado a Capriles Radonski, meses atrás.

Freddy Superlano, de Voluntad Popular, se retiró de la carrera primaria para apoyar a Machado en un acto público. Sus votos se contaron a favor de la hoy ganadora.

Acción Democrática, uno de los partidos más antiguos del país, presentó sin éxito a Carlos Prosperi, un diputado de 46 años, que dirigía sus cuadros organizacionales.

Prosperi arreció sus críticas a la organización de la primaria en sus vísperas e incluso grabó un video donde desconocía los resultados “sesgados” del domingo -el material se filtró en redes sociales y chats de mensajería directa-, aunque su partido dijo que se mantenía “firme con la unidad” y reconocía “el sano desarrollo” de la elección.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.