Powered by Google Translate

Las dos caras del comercio en la frontera colombo-venezolana

La frontera colombo-venezolana muestra este fin de año dos caras opuestas en materia de comercio. Del lado de Venezuela, muchos comerciantes lucen frustrados en San Antonio del Táchira. Mientras que en Cúcuta, las luces y los comercios abiertos revelan crecimiento económico.

0 10

Un paisaje desolador se percibe por las calles de San Antonio del Táchira, la ciudad venezolana de unos 220.000 habitantes que colinda con Cúcuta, Colombia, y que tuvo grandes expectativas de cerrar el año con una reactivación del comercio después de la reapertura de la frontera hace un poco más de un año.

Mientras, del lado colombiano los coloridos comercios hacen la diferencia.

La frontera entre Colombia y Venezuela estuvo cerrada por 7 años. En septiembre de 2022 se restablecieron las relaciones diplomáticas y comerciales entre ambos países, en virtud de uno de los principales objetivos en política exterior del presidente de Colombia Gustavo Petro tras asumir su cargo.

Pero las expectativas no se han cumplido para muchos, en momentos en que los locales cerrados y las aceras desoladas extrañan las épocas doradas cuando los colombianos cruzaban la frontera para comprar cuanto pudieran en suelo venezolano, de acuerdo con el testimonios de residentes de ambos lados consultados por la Voz de América.

“El comercio así como lo ves, paralizado totalmente”, lamenta Juan Carlos Yonekura, comerciante venezolano residente de San Antonio del Táchira, mientras esperaba clientes en su negocio de piezas para vehículos.

“Esperábamos que este diciembre se presentara algo de una temporada donde pudiéramos sacar por lo menos esa pequeña o esa gran pérdida que hemos tenido durante todos estos años [sin comercio], pero realmente la afluencia de personas aquí en San Antonio es grave, muerta”, agrega con evidente decepción durante una entrevista reciente con la VOA.

Lea también: La “montaña rusa” del comercio en Venezuela tras un 2023 “muy duro”

La expectativa era similar para muchos comerciantes del lado de Colombia, quienes apuntaban a que la reapertura de las fronteras haría que Venezuela regresara a su posición de mercado natural para los productos colombianos, generando oportunidades y empleos en ambos lados.

No obstante, en aquel momento, parte del sector empresarial colombiano había advertido que mucho dependería del desempeño económico de Venezuela, una nación remecida por una sostenida crisis en todos los órdenes.

La contracción comercial visible en San Antonio no es exclusiva de ese territorio. De acuerdo con cálculos al margen del Banco Central de Venezuela, el tamaño de la economía se redujo un 80 % entre 2013 y 2021.

Sin embargo, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro aseguró en noviembre que la actividad comercial registró signos de recuperación desde el segundo trimestre de 2021 de 3,7 % hasta el tercer trimestre del año en curso. Maduro fue incluso más optimista: “… y el cuarto trimestre a nivel comercial va a ser mejor”.

Puede leer la nota completa aquí en VoA Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.