Powered by Google Translate

Ucrania, ¿Ucrania?

El mundo, con la prudencia de evitar una catastrófica guerra, debe seguir insistiendo en la soberanía ucraniana y en su derecho a la existencia

0 45

Uno observa las dramáticas imágenes de Ucrania y no puede dejar de cuestionarse sobre la actitud de un mundo en el que cada vez pareciera que el asunto tiene visos de normalidad y que la invasión rusa forma parte de la cotidianidad. Salvo en algunos espacios informativos y analíticos en los que todavía se denuncia lo acontecido, después de semanas de coyuntura, tanto la angustia externa, como la cobertura, han disminuido.

Si bien representantes de alto nivel han dado un paso fundamental al seguir reconociendo al presidente Zelensky y su lucha, llegando incluso algunos de ellos a visitar Ucrania y manifestar su respaldo a la resistencia frente a la invasión, se empiezan a notar señales de cansancio por una comunidad internacional que, si bien nota que el régimen ruso no ha logrado imponerse, no percibe el fin de la situación a corto plazo.

Ucrania, ¿Ucrania?
Créditos: @MFA_Ukraine

El gran inconveniente es que de apoderarse de Ucrania, a como de lugar, Putin pareciera tener la vía abierta para seguir avanzando, amenazando ya la integridad de Moldova y mostrando un discurso bravucón y desproporcionado contra Finlandia, Suecia, República Checa, Polonia y cualquier otro país que confronte las apetencias personales de un nuevo zarismo que irrumpe peligrosamente.

El olvido es probablemente el mayor de los males. De eso hay experiencia en Siria, Venezuela, Yemen, Somalia y el África subsahariana, por solo mencionar algunos, cuyas crisis despertaron angustia y llamaron la atención de diversos actores, pero que a medida que el tiempo pasaba, y la debacle se incrementaba, los temas eran otros, las medidas se olvidaron y lo que ocurría estaba rodeado de una gran opacidad, mientras los fenómenos se convertían en insumos de debates electorales.

Ucrania, ¿Ucrania?
Créditos: @MFA_Ukraine

El mundo, con la prudencia de evitar una catastrófica guerra, debe seguir insistiendo en la soberanía ucraniana y en su derecho a la existencia mientras pone freno a las apetencias de una dirigencia rusa que pareciera empeñarse en destruir al planeta, bien sea apropiándose de él con saña y odio, o reduciéndolo a escombros aduciendo defender su honor.

correoacademicoldav@gmail.com
@luisdalvarezva

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.