Powered by Google Translate

Tribunal Europeo de Derechos Humanos y litigios climáticos

0 16

Por: Laura Viera

En Europa existe el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Dicho organismo tiene la importante tarea de garantizar que los Estados miembros del Consejo de Europa respeten y protejan los derechos humanos consagrados en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Uno de los temas más importantes y difíciles de solucionar hace referencia al cambio climático.


El problema

El problema es que el cambio climático no es solo una crisis ambiental, sino también una crisis de derechos humanos.

Sus efectos, incluyen el aumento de las temperaturas, eventos climáticos extremos, la acidificación de los océanos y la pérdida de biodiversidad.

En este contexto, los tribunales de derechos humanos, incluido el TEDH, tienen un papel crucial en la protección de los derechos de las personas afectadas por el cambio climático.

Teniendo esto en cuenta el TEDH ha dejado en claro que el cambio climático viola el derecho al respeto de la vida privada y familiar.

En concreto, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenó a Suiza por violar el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos (Debe proteger los derechos humanos y permite un control judicial del respeto de dichos derechos individuales ) relativo al “derecho al respeto a la vida privada y familiar”, en la primera condena a un Estado por su falta de iniciativas para combatir el calentamiento global.

Este caso fue presentado por una asociación de mujeres mayores suizas preocupadas por el impacto del calentamiento global en su salud. La asociación alega que el Gobierno suizo no está tomando medidas suficientes.

Pero, ¿qué significa esta sentencia? Simple, transmite a los responsables de las políticas en los países europeos el contundente mensaje de que los Estados deben intensificar sus esfuerzos para luchar contra el cambio climático.

 

Victoria y derrotas

 

En esta lucha, que es larga y tiene mucho por recorrer, no todo es siempre ganancia. Los jueces tumbaron la demanda que habían planteado seis jóvenes portugueses contra Portugal, que querían condenar por unas políticas insuficientes para mitigar el cambio climático.

Los jueces desestimaron sus alegaciones sin entrar a examinar el fondo del asunto en primer lugar porque los seis demandantes se saltaron una regla fundamental del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). La regla fundamental es que hay que agotar las vías de recurso interno del país al que denuncian antes de llevar un caso a Estrasburgo.

Hasta el momento, la mayoría de las demandas han sido contra gobiernos, cada vez hay más denuncias contra empresas. Y, la verdad es que más de un tercio de las emisiones mundiales de CO2 emitidas entre 1965 y 2018 fueron el resultado de corporaciones de petróleo, carbón y gas.

Debemos tener en cuenta que hay demandas en contra de empresas en los sectores del transporte, alimentación, agricultura, plásticos y finanzas.

 

¿Se deberían preocupar las empresas?

 

La respuesta más simple y directa es que si se deberían preocupar. Países Bajos, tiene un sistema jurídico muy progresista en cuanto a denuncias climáticas. Ellos dictaron la primera sentencia contra un gobierno y una gran compañía en mayo de 2021. Después de una demanda exitosa contra el Gobierno holandés para que hiciera más por la protección del clima, la Royal Dutch Shell tuvo
que reducir la emisiones de CO2 en un 45 por ciento generada por la venta de productos petrolíferos de Shell para 2030.

Esta sentencia fue pionera e inspiró a otros demandantes. Posteriormente, en Alemania, el Tribunal Constitucional Federal obligó al Gobierno a ajustar su política climática. Los activistas climáticos se basaron en esa sentencia para llevar a varias empresas a tribunales alemanes.

 

Litigios climáticos

 

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha fallado en tres causas climáticas. En el caso de KlimaSeniorinnen Schweiz and Others v Switzerland. Este caso fue presentado por un grupo de ciudadanos suizos, liderados por la organización KlimaSeniorinnen Schweiz (Mujeres Senior por el Clima Suiza).

Los demandantes argumentaron que la inacción del gobierno suizo para abordar el cambio climático violaba sus derechos humanos, incluido el derecho a la vida y a un medio ambiente saludable, protegidos por el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Los demandantes presentaron pruebas científicas que demostraban el impacto del cambio climático en Suiza y en el mundo, incluyendo el aumento de las temperaturas, el derretimiento de los glaciares y los eventos climáticos extremos.

Además, argumentaron que el gobierno suizo no estaba cumpliendo con su deber de proteger a sus ciudadanos de estos impactos adversos y de tomar las medidas necesarias para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por su parte, el gobierno suizo sostuvo que estaba tomando medidas para abordar el cambio climático, incluyendo la adopción de políticas y regulaciones para reducir las emisiones y promover la sostenibilidad.

El fallo del TEDH en este caso establece un precedente importante en la lucha por la justicia climática. Además, resalta la importancia de la acción judicial en la protección del medio ambiente y la promoción de la sostenibilidad.

En el Caso Duarte Agostinho y Otros v Portugal y 31 Otros Estados, se destaca la urgencia de abordar el cambio climático como una cuestión de derechos humanos.

Este caso fue presentado por un grupo de ciudadanos portugueses, liderados por el activista Duarte Agostinho. Los demandantes argumentaron que la inacción de los Estados demandados para abordar el cambio climático violaba sus derechos humanos, incluido el derecho a la vida, el derecho a la salud, el derecho a un medio ambiente saludable y el derecho a la propiedad, protegidos por el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Los demandantes presentaron pruebas contundentes que demostraron el impacto del cambio climático en Portugal y en el mundo, incluyendo el aumento de las temperaturas, la desertificación, la pérdida de biodiversidad y los eventos climáticos extremos.

Tras un exhaustivo análisis de las pruebas presentadas por ambas partes. El tribunal reconoció que el cambio climático representa una amenaza seria y creciente para los derechos humanos, incluido el derecho a la vida, la salud y un medio ambiente saludable. Determinó que los Estados demandados no habían tomado medidas suficientes para abordar el cambio climático y proteger a sus ciudadanos de sus impactos adversos.

En tercer caso es el de Damien Carême. Este caso fue presentado por el exalcalde de Grande-Synthe, población situada en la periferia de Dunkerque, en el norte de Francia.

En este caso se alegó que el gobierno francés había incumplido su obligación de proteger la vida y había elevado el riesgo de futuras inundaciones en la zona.

En el paisaje jurídico de Europa, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) es una piedra angular de la justicia y la protección de los derechos fundamentales.

El TEDH es la última instancia de recurso para los ciudadanos europeos que consideran que sus derechos humanos han sido violados por los actos u omisiones de los estados miembros.

Conclusión

En los últimos años, se han multiplicado los litigios que buscan situar en el plano de los derechos humanos la lucha contra el cambio climático.

Se mueven en paralelo a iniciativas como la que obliga a la Corte Internacional de Justicia, el principal órgano judicial de las Naciones Unidas.

Todo ello podría impulsar las más de 2.000 causas en marcha en los tribunales de todo el mundo.

¡Conéctate con Te Lo Cuento News! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y síguenos en Facebook, X e Instagram.
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.