Powered by Google Translate

El costo de la inacción ante el cambio climático

Hacer frente al cambio climático requiere una inversión importante, pero será mucho menor que las pérdidas que causará a largo plazo el coste de la inacción

0 24

Según un informe de la consultora Deloitte, si el mundo mantuviera el rumbo actual, las consecuencias del cambio climático costarían 178 billones de dólares en los próximos 50 años. Esto supondría un recorte del 7,6% del producto interior bruto (PIB) mundial sólo en 2070.

Para que nos hagamos una idea, la riqueza actual en la Tierra es de unos 500 billones de dólares.

Atajar esta potencial catástrofe económica demanda una acción inmediata. “¿Requerirá esto una inversión significativa de la comunidad empresarial mundial, de los gobiernos, del sector sin ánimo de lucro? Sí. Pero la inacción es una opción mucho más costosa”, según Punit Renjen, Consejero Delegado de Deloitte Global.

Durante siglos, los combustibles fósiles se han asociado a la prosperidad, el progreso y el crecimiento. Pero el uso continuado de carbón, petróleo y gas está llevando al mundo a un nivel de vida más bajo y a una recesión económica mundial.

Según la página de Acción por el Clima del sitio web de las Naciones Unidas, son, con mucho, los que más contribuyen al cambio climático mundial, ya que representan más del 75% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y casi el 90% de todas las emisiones de dióxido de carbono.

El aumento de las temperaturas y del nivel del mar podría provocar catástrofes naturales más frecuentes y graves, con el consiguiente incremento de los costos de reparación de infraestructuras y socorro en caso de catástrofe. Los cambios en los patrones climáticos también podrían alterar la producción agrícola, provocando escasez de alimentos y subidas de precios.

Además, las empresas e industrias que dependen de los recursos naturales, como la pesca y el turismo, podrían verse gravemente afectadas. El precio de la mitigación y la adaptación al cambio climático podría ser significativamente mayor con el paso del tiempo.

 

Pxclimateaction – Pexels

 

No obstante, una acción rápida para reducir a cero las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero para 2050 podría añadir 43 billones de dólares a la economía mundial para ese mismo año. Esto supondría un aumento del PIB mundial del 3,8% para el año 2070.

Los combustibles fósiles siguen representando más del 80% de la producción mundial de energía, pero las fuentes de generación más limpias están ganando terreno. Alrededor del 29% de la electricidad procede actualmente de fuentes renovables.

Las fuentes de energía renovables -que están disponibles en abundancia a nuestro alrededor, proporcionadas por el sol, el viento, el agua, los residuos y el calor de la Tierra- son repuestas por la naturaleza y emiten pocos o ningún gas de efecto invernadero o contaminantes al aire.

Como afirma la organización WWF: «Tenemos los conocimientos y la tecnología para reducir nuestro impacto sobre el clima y aliviar las presiones sobre los lugares, las personas y la fauna más vulnerables del planeta. Sólo tenemos que hacerlo realidad».

 

Este artículo ha sido facilitado por la Fundación VoLo, una organización sin ánimo de lucro cuya misión es acelerar el cambio y el impacto global apoyando soluciones climáticas basadas en la ciencia, potenciando la educación y mejorando la salud.

 

 

 

 

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.