Powered by Google Translate

Arévalo es juramentado presidente de Guatemala un día después de la fecha establecida constitucionalmente

Bernardo Arévalo y Karin Herrera fueron juramentados el lunes 15 de enero por la Junta Directiva del Congreso de Guatemala en un hecho inédito en la historia de este país centroamericano

0 29

En un hecho inédito en la historia de Guatemala, Bernardo Arévalo, de 65 años, y Karin Herrera, de 55, fueron juramentados en horas de la madrugada del 15 de enero, como presidente y vicepresidente, respectivamente de este país centroamericano, pasado un día de la fecha estipulada por la Constitución Política.

En una ceremonia realizada en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, Arévalo fue juramentado por el recién electo presidente del Congreso de Guatemala, Samuel Pérez, del Movimiento Semilla para un período de cuatro años, iniciando este 2024.

“Me llena de profundo honor asumir esta alta responsabilidad. Mediante la unidad y la confianza podemos transformar Guatemala. Este momento no solo representa un logro personal, sino un paso firme a la democracia”, dijo Arévalo en su discurso inicial, quien agradeció el apoyo de la comunidad internacional por el apoyo brindado.

El retraso de la toma de posesión, de más de 8 horas, se dio por una falta de acuerdos en el Congreso mientras se elegía a su Junta Directiva y a sus diputados para un nuevo período.

El impasse se destrabó a las 10:30 p.m, del domingo (hora local), luego de que se votara y juramentara a la nueva Junta Directiva encabezada por el diputado Samuel Pérez, del Movimiento Semilla, quien fue electo nuevo presidente del Congreso.

Arévalo, un político “anticorrupción” que llegó al poder con la promesa de restaurar la democracia en el país, enfrentó un sinnúmero de obstáculos para poder asumir su mandato este lunes, pasada la media noche, en la madrugada del 15 de enero.

Las más de 12 horas de actividades previas a la juramentación, obligaron a algunos de los invitados a retirarse, como el Rey de España, que abandonó el teatro pasadas las diez y media de la noche, o el presidente chileno, Gabriel Boric, quien se excusó diciendo que debía regresar a su país para cumplir con actividades de su agenda política.

Arévalo, ya como nuevo mandatario guatemalteco, dijo que “actores corruptos” buscaban asestar un golpe de Estado en su contra, dirigido por la fiscal de Guatemala, Consuelo Porras, sancionada por Estados Unidos, que la señala de socavar la democracia en el país centroamericano.

Tras la juramentación de Arévalo, miles de personas se autoconvocaron en la Plaza de la Constitución, en el centro histórico de Guatemala, para celebrar junto al mandatario su asunción.

Arévalo dijo en su discurso que agradecía a los jóvenes de Guatemala, así como al liderazgo ancestral “que no perdieron la esperanza” ante las complejidades que vivieron tras el triunfo en los comicios presidenciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.