Venezolana en Argentina necesita colaboración para luchar contra su enfermedad

0

Salir de Venezuela pudo ser un sueño para Yesenia Rafael Rangel. Anhelaba un mejor futuro en su vida con seguridad personal y laboral, así que emprendió vuelo y el 25 de octubre de 2017 llegó sola a Buenos Aires. El siete de diciembre de ese año se le unió su inseparable amiga Ana o Anita, como le conocen.

El viaje estaba planificado para hacerlo juntas pero por falta de pasaporte a tiempo, la primera comenzó este camino sola. Lo cierto es que, en poco más de un año en la capital, tuvieron éxitos y fracasos, así que les salió una oportunidad de mudarse a Mendoza, gracias a un supuesto amigo que las esperaba, y el 27 de junio de 2019, emprendieron viaje a un nuevo destino.

En abril de 2018, estando en Buenos Aires, debido al estrés porque por un tiempo no había tenido trabajo, Yesenia Rafaela, presentó un ACV leve que no le dejó secuelas

El “amigo” les había ofrecido refugió, pero cuando llegaron a Mendoza, él nunca apareció y las dejó varadas. Ellas quedaron solas en el terminal, “vendimos todo lo que adquirimos en Buenos Aires para comenzar de nuevo. Así que nos fuimos a un refugio de inmigrantes donde estuvimos cinco días, Rafaela comenzó a trabajar rápido y con eso más lo que teníamos, alquilamos un departamento”, cuenta Anita a través del hilo telefónico.

Dos meses después de su arribo a Mendoza, Ana Fiallo comenzó a trabajar en un call center y Rafaela seguía como moza en un café, posteriormente, Anita se unió y estaban juntas laborando, con el sueldo que ganaban, podían enviar dinero a sus familiares en Venezuela, otra de las razones por las que viajaron al sur del continente.

“El 21 de enero a las dos de la tarde llevé a urgencias del Hospital Central de Mendoza a Rafaela, pues estába convulsionando. Luego de 10 minutos sale el doctor y me dice que hubo que inducirle un coma pues que ingreso con un estatus convulsivo y la medicación que le colocaron no lo controló y esto conllevó a un ACV isquémico, el cual le paralizó el lado derecho del cuerpo, le hizo perder el control del esfinter y perdió la voz”, explica Ana.

Una semana antes de este episodio, ambas fueron despedidas de sus trabajos por reducción de personal

Sigue el relato “esto le mantuvo durante 15 días en Unidad de Terapia Intensiva (UTI) dónde le realizaron una traqueostomía pues no podía respirar por sí misma. En marzo le realizaron un gastroestoma para alimentarla por allí debido a que no puede abrir la boca ni tragar. En esta primera cirugía tuvo una infección y agarró una bacteria lo cual puso su vida en riesgo al punto que me dijeron que esperara lo peor”, afortunadamente no fue así y se recuperó.

La preocupación invadió a Ana, quien estaba sola, con su compañera de aventuras y a que ahora debía cuidarla. La fe no la pierde, sigue aferrada en oraciones a Dios para que este capítulo en sus vidas culmine con un final feliz pero mientras tanto, la lucha no se detiene.

“Le realizaron otra intervención y hasta hoy día tiene gastroestoma. La traqueostomia sí se la retiraron totalmente. El 9 de mayo le dieron el alta y pues estamos en el apartamento”.

Los gastos y compromisos se han incrementado por la enfermedad, Anita no pudo trabajar más debe cuidar a Rafa las 24 horas del día, “ella no camina, no abre la boca, quedó con parálisis en las cuerdas vocales, el lado derecho lo tiene inmóvil”, explica la compañera que ha pasado a ser más que su familia en medio de todo esto.

“Se le han conseguido terapias gratis y se le han activado músculos de brazo y pierna pero no abre boca”.

Para alimentar a Yesenia Rafaela, en principio se usó una sonda nazogastrica pero que le causaba molestia e irritación en las cuerdas vocales, así que le colocaron un botón gástrico y por ahí se le alimenta.

Un hermano de Yesenia, cuando puede, desde San Cristóbal viaja a Cúcuta y les envía dinero, a veces también un amigo de España y con eso se han mantenido hasta donde pueden pero la paciente amerita una alimentación especial, pañales, medicamentos y más.

En el Hospital no me han dado los medicamentos por no los hay actualmente, pero sí nos han ayudado. Desde ACNUR nos consiguieron una ayuda, nos donaron una silla de ruedas y bueno poco a poco hemos tratado de estabilizarnos, pero sin lugar a dudas, este par de mujeres aguerridas, venezolanas, hoy requieren de la colaboración de los connacionales, por eso Anita decidió contar la historia.

La paciente no habla y está inmóvil, sólo levanta el pulgar para afirmar y lo baja si es negativo. Afortunadamente, la memoria no la ha perdido y entiende todo

La señora que les alquila el apartamento, ha sido una aliada más, “le debemos dos meses de alquiler y me dice que no me preocupe, incluso a veces se queda un rato con Rafaela mientras yo salgo a buscar medicamentos o a hacer compras”, manifiesta Ana.

Además anhelan volver a su Táchira natal, “sabemos que la situación allá es muy difícil y más en el área de la salud pero está su familia y pueden ayudarnos más”, dice Anita, convencida por el cariño hacia su amiga, a quien no abandona y sin esperar nada a cambio se ha convertido en su enfermera más fiel y dispuesta las 24 horas días.

“Poco a poco vamos saliendo de esto. Ella anímicamente está bien y eso ayuda”, aunque la dificultad es el cuidado para Ana sola y no poder trabajar para mantenerse. Entienden que la frontera está cerrada pero al regresar la normalidad o cuando haya un vuelo de repatriación esperan montarse de retorno, no con las mismas maletas de ilusiones sino llenas de esperanza para que el amor familiar le alimente el alma y quizá así, Yesenia Rafaela, recupere su salud.

Contacto: +54 9 11 2781-2495 Ana Rosmary Fiallo

 

 

Fuente: EsReViral

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más