Un pueblo a las afueras de Kansas City es un punto rojo de Covid-19

Es una localidad de unos 88 mil habitantes y allí se encuentra una procesadora de puerco y varias empacadores de carnes.

0

 Las plantas procesadoras de alimentos se han convertido en uno de los focos principales de brotes de Covid-19, el nuevo coronavirus que acorrala al mundo. Según el informe presentado este viernes por el Centro para Control y Prevención de Enfermedades (Center for Disease Control and Prevention, CDC), cerca del 25 % casos de Covid19 están ubicados allí. 

CDC 

 

 Las actuaciones de los gobiernos estatales y locales han marcado la diferencia en la propagación del virus, en algunas zonas los gobiernos locales han sido contundentes y han obligado a las empresas a cerrar, desinfectar y controlar la situación; así como a proveer de equipo de bioseguridad a los empleados, dejando  claro que el riesgo está latente, pero tratando de mitigar al mínimo el mismo. 

 En otros lugares la situación ha sido diferente: las administraciones locales han sido ambiguas, han dejado que sean los gobiernos estatales quienes decidan lo que sucede y no han informado a la opinión publica de lo que ocurre, a pesar de saber las consecuencias de sus decisiones.

 Ejemplo de esto es lo que aconteció en Saint Joseph, Missouri. Es una localidad ubicada en un condado de unos 88 mil habitantes a las afueras de Kansas City. Allí se encuentra una procesadora de puerco y varias empacadores de carnes.

 Triumph Foods es una de ellas, esta empresa tiene poco más de 2 mil 700 trabajadores directos. Cuando el Covid-19 llegó a sus instalaciones, ya se habían presentado casos en otras plantas en el país que, por no contar con las medidas necesarias, habían dejado numerosos contagiados y fallecidos.

 Sin embargo, desde las autoridades no se informaba de manera clara a la comunidad lo que ocurría. Dentro de las instalaciones, el hermetismo –tanto de las autoridades como de la misma empresa– ocasionó que se dieran una cantidad de rumores que no ayudaban a solventar la situación. 

 St. Joseph no se diferencia de otras zonas de Estados Unidos donde existe una disgregación racial marcada. Según los datos del censo, para el año 2018 el 9.7 % de la población que vivía en la ciudad era hispana o pertenece a dos grupos raciales, la gran mayoría de estos no domina el inglés y trabajan en las empresas procesadores de carnes que antes hemos mencionado.  Por ende, este es el grupo más afectado ante la llegada del Covid-19.

 Esto hizo que, si bien ellos mostraron a través de redes sociales su preocupación e incluso fueran parte de los noticieros en español a nivel nacional e internacional, estas quejas no llegaran a las autoridades locales.  El periodista de NTN24  Alejandro Rincón conversó con la Directora de la Salud de la ciudad, quien le aseguró no entendía de qué controversia él le estaba hablando.

 

 

 

 Parte del Equipo de Te Lo cuento News realizó una encuesta, donde mayoritariamente las personas expresaron que era muy difícil recibir información medica sobre el Covid-19 si no se hablaba inglés.  Nuestro equipo, en días previos a la entrevista de NTN24, se había comunicado con el departamento de salud de la ciudad para consultar su opinión y no recibió respuesta alguna.

La mayoría dijo que era muy difícil

Dos realidades 

 Pero mientras esto ocurría con los trabajadores de las plantas procesadoras de alimento, la situación era bastante diferente en el resto de la ciudad, a pesar haber sido instruida para quedarse en casa.

La comunidad que se encontraba bajo orden de aislamiento social, pero seguía llevando una vida bastante normal en comparación a otras zonas del país; tal como lo reflejó en un correo electrónico el concejal PJ Kovac, quien expresó incluso su desacuerdo con mantener el distanciamiento social, ya que muchas de las tiendas que estaban abiertas en la ciudad se podían ver completamente llenas. 

Email

 Mientras esto ocurría con la mayoría de los habitantes de la ciudad, el otro grupo venía expresando su preocupación por lo que sabía que pasaría. Sin embargo, las autoridades locales no hicieron esfuerzos por poder saber de primera mano la opinión de los trabajadores, de quienes un grupo grueso son residentes de la ciudad y no hablan inglés.

 En una entrevista que le realizamos al concejal Brian Myers le consultamos sobre este punto en particular: las dificultades de comunicación. Él aseguró que la ciudad estaba consciente de la situación y que estaban trabajando con los traductores de Triumph Foods para comunicarse adecuadamente con las personas afectadas. Indicó también que la administración local no cuenta con traductores dentro de su personal. 

 

 Esto explicaría por qué la ciudad no se ha podido enterar de lo que ocurría a nivel interno, ya que los trabajadores no podían presentar sus quejas por miedo a despidos mientras la administración de esta continuara trabajando con los traductores pagados por la empresa y conectados con el Departamento de Recursos Humanos de la misma.

 Debra Bradley, quien es la Directora de Salud de la ciudad de St. Joseph, expresó su preocupación en varios correos electrónicos. El 22 de abril en una comunicación interna con el alcalde de la ciudad, se puede leer cómo ella asegura haber dejado un mensaje al Director de Salud de Missouri, con el fin de gestionar más test para la ciudad, esto debido al aumento significativo de personas infectadas por contacto.

 A pesar de expresar su preocupación ante la situación por emails, jamás lo hizo de forma pública. Su discurso a lo externo era y es  completamente diferente. Ella  ha aseguraba que la respuesta de la ciudad ha sido bastante buena.

 

Los primeros casos se dieron en un turno determinado

 Estos primeros casos fueron detectados en un horario específico de los trabajadores de la planta procesadora; sin embargo, fue una información que jamás fue hecha pública de manera interna a los trabajadores, ni tampoco de forma externa. En la misiva se puede ver como el Departamento de Salud prefirió esperar e incluso darle una oportunidad a Triumph Foods.

 

 

Pensaron en cerrarla

 En varios correos electrónicos se habla de la posibilidad de cerrar la planta, en estos el alcalde de la ciudad le pregunta a la directora de Salud sobre quién tienen la autoridad de cerrarla; dejando claro que la autoridad recaería en el departamento de Salud Estatal. A diferencia de otros condados en el país, en ningún momento el alcalde expresó de manera pública su deseo de que esto ocurriera, ni explicó que era el departamento de salud de Missouri quien tenía la ultima palabra.

 Tratamos de obtener una entrevista con las oficinas del Alcalde para preguntarle sobre esto y además sobre el control que tienen sobre las otras plantas, donde al momento de publicar este articulo hay personas infectadas. Declinaron la invitación, pero nos proporcionaron la siguiente declaración:

“Nuestro objetivo es asegurar la salud y la seguridad de nuestros residentes así como la salud de nuestra economía, y las decisiones que tomamos tienen en cuenta ambas. Se han establecido directrices y protocolos para identificar casos positivos de COVID-19 y llevar a cabo el seguimiento de los contactos. Esperamos añadir recursos para ayudar en nuestros esfuerzos con el rastreo de contactos. Nuestro departamento de salud trabaja en estrecha colaboración con el estado para supervisar COVID-19 en nuestra comunidad y vigilar los puntos calientes y grupos que puedan desarrollarse y tomará medidas en consecuencia. Estamos monitoreando los números y prestando mucha atención al número de hospitalizaciones a medida que avanzamos”.   (Alcalde Bill McMurray).

La ciudad no tenía capacidad de testeo

 Para el 21 de abril y con un brote grande en puertas, la realidad era que la ciudad no contaba con capacidad de testeo. Esto lo demuestra un correo electrónico de la Directora de Salud de St. Joseph, Debra Bradley.

 Allí ella asegura que no contaban con las posibilidades de hacer el testeo necesario para el nuevo coronavirus. Pese a esto, el Departamento de Salud de Missouri no cerró la planta de Triumph Foods.


 La cadena televisiva NBC mostró gráficos donde se deja ver que St. Joseph se había convertido en el tercer punto rojo del país para la semana del 7 de mayo , debido a la cantidad de contagios. En el estado es el segundo condado con más casos por habitantes, seguido por Salines, una población más pequeña y donde también hay una planta procesadora de carnes.

 Si bien el silencio de las autoridades sigue siendo una constante, el canal local KQ2 recibió información del Departamento de Salud de Missouri, en la cual se indicaba que la cifra total del primer grupo que se testeó de Triumph Foods  fue de 490 trabajadores positivos, aproximadamente el 17% del total de los empleados. 

 Este número se conoce dos semanas después del primer informe, en el que se supo que 412 personas dieron positivo para COVID-19 entre los 2.367 trabajadores evaluados en la planta entre el 27 de abril y el 1 de mayo.  Desde ese momento hay más trabajadores que se han ido enfermando y tanto el departamento de salud como la planta mantienen hermético el numero de casos totales, que sin duda ha seguido cambiando.

 No todos los casos positivos son residentes del condado de Buchanan o de Missouri, lo que ha hecho que las decisiones tomadas en este condado no solo afecten a la ciudad de St. Joseph, sino también a las zonas de Kansas City-Missouri y Kansas City-Kansas.

 Falta de información 

 Las quejas por parte de los ciudadanos ante la falta de información han sido muchas; sin embargo, pareciera ser que esta decisión de no proveer información vendría desde la Dirección de Salud de St. Joseph.

 En una comunicación emitida el 1 de abril, la directora expresa su rechazo a mostrar datos diarios, asegura que esto puede dar una falsa ilusión de tranquilidad y que los ciudadanos deben quedarse en sus casas. A diferencia de otras ciudades, el departamento de Salud en St. Joseph no entrega  todas las cifras diariamente. Se desconoce el numero diario de personas en ICU, numero de test diarios suministrados por todos los entes, porcentaje de recuperación, así como etnia y raza. Te Lo Cuento News ha pedido los datos de raza y etnia en repetidas oportunidades y nunca obtiene respuesta. 

 

 

Sin embargo, la cadena de noticias internacional NTN24 aprovechó para preguntar por ella durante una entrevista a la directora de salud y recibieron como respuesta que, según Bradly, el departamento de salud no  hace  seguimiento de esa data;  ya  que ellos  tratan a todo el mundo por igual en St. Joseph.

 Otros departamentos de salud, por el contrario, han mostrado su preocupación por tener la data de la forma mas clara posible. Hay que recordar que en crisis sanitarias la data es el recurso mejor usado para la toma de decisiones, la administración de recursos e incluso la respuesta a la crisis.  Según la respuesta de Bradley, St. Joseph no cuenta con una data clara como otras ciudades del país y en los correos revisados por nuestro equipo, en ningún momento se refleja una entrega diaria al Alcalde, el gerente de la ciudad o  a los concejales.

Tampoco se entregan a la ciudadanos datos de cuántos casos están recuperados, cuántas personas están hospitalizadas, cuántas en unidades de cuidados intensivo y cuántas usan ventilador. 

 Una ciudad desconectada de los afectados

En repetidas ocasiones, cuando había pocos casos, los trabajadores expresaron en redes sociales la falta de acción de las autoridades.  Luego se recibió el primer lote de resultados donde se dejaba ver que los errores habían ocasionado un contagio masivo.

Ante la falta de respuesta oficial y local, un grupo de trabajadores y familiares iniciaron una recolección de firmas online que ya se acerca a  las cinco mil, pidiendo que se realice una desinfección de la planta, un nuevo testeo masivo y que se impida que ingresen a la plata personas que dieron positivo, error que se cometió durante el primer testeo y La Directora de Salud lo reconoció como una equivocación, aunque no quiso responder directamente. Un error que, sin duda alguna,  fue responsable de que muchos más casos se dieran de ese brote.

 

Hasta la fecha no han recibido respuesta de las autoridades y las quejas sobre la data aumentan, ya no solo por parte de las comunidades inmigrantes sino de los residentes de la ciudad.

 

Es posible un próximo brote

 En la ciudad hay otras plantas con casos, Tyson  es una de ellas. Te Lo cuento News logró verificar que, hace dos semanas, se dieron casos nuevos dentro de esta instalación.  Si bien el Departamento de Salud de Missouri había asegurado que al haber dos casos en una misma planta de inmediato se activaría el testeo masivo, esto no ha ocurrido hasta hoy, a los trabajadores la empresa no les ha informado los casos nuevos y los rumores siguen rodando. 

Nos comunicamos con los representantes de Tyson, quienes no negaron ni aceptaron la situación; pero aseguraron estar trabajando para mantener la seguridad dentro de sus instalaciones. La afirmación fue confirmada por un trabajador, quien informó que las medidas que han tomado han sido adecuadas y que además se les había proporcionado mascarillas a los trabajadores para cuando estén fuera de las instalaciones.

 Ni la ciudad de St. Joseph ni el departamento de Salud de Missouri respondieron nuestros correos electrónicos sobre estos casos.

 Situación diferente han vivido los trabajadores de una planta de salchichas en Holton, Kansas, a una hora y 30 minutos de St. Joseph. Allí apenas se encontraron los primeros casos, la planta fue cerrada, se realizó testeo de los trabajadores, se consiguieron más casos y aún permanece cerrada.

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más