Suicidio y adolescentes LGBT

0

No es un secreto para nadie: factores como el aislamiento, la falta de apoyo social y la desesperanza representan fuertes detonantes de ideas y conductas suicidas en adolescentes con orientación diferente a la norma heterosexual, o LGBT.

Una investigación realizada por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), sugiere que los jóvenes homosexuales poseen el doble de riesgo de presentar conductas suicidas, en comparación con los jóvenes heterosexuales.

Dicha investigación está refrendada por una serie de informaciones al respecto, que confirman esta tesis. Del amplio universo de las mismas, hemos escogido una serie de datos específicos para confirmarlo.

En su artículo “El problema del suicidio en la adolescencia homosexual”, Rafael Freda asegura para el portal Sigla (Sociedad de Integración Gay Lésbico Argentina) que “en la juventud y primera adolescencia cualquier manifestación de homosexualidad (percepción, conducta, atracción o discordancia sexogenérica) aumenta hasta en 20 veces el peligro de suicidio o conductas autodestructivas. Solamente una poderosa homofobia enquistada en las instituciones de educación y prevención puede explicar que no se estén tomando medidas para contrarrestar esta realidad”.

Agrega que desde el siglo XIX se sostuvo que el suicidio era un peligro más grande para los jóvenes con algún rasgo homosexual que para la población general. Y continúa: “Karl Ulrichs lo atribuyó a la persecución; John Addington Symonds, al chantaje; Havelock Ellis simplemente anotó el hecho. La idea se confirmó con el estudio de 1972 de Del Martin y Phyllis Lyon, en lesbianas jóvenes, y el de 1978 de Bell y Weinberg. En 1993 Garland y Zigler afirmaron que la depresión y el suicidio eran de dos a tres veces más comunes entre homosexuales que entre heterosexuales”.

Otro estudio, publicado en 2001, en el cual se examinó el vínculo entre la orientación sexual y la propensión al suicidio, encontró que la preferencia sexual conforma uno de los principales factores de riesgo suicida en jóvenes, debido a las dificultades de lidiar con el estigma de la homosexualidad, lo cual puede conducir a la depresión, el abuso de sustancias y generar sentimientos de marginación social.

¿Hay alguna salida? 

En el caso de los adolescentes que reconocen abiertamente su orientación sexual, sugiere el estudio, pueden verse beneficiados del apoyo de comudnidades LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales), mientras que los jóvenes que no reconocen su preferencia sexual a menudo se sienten más solos y desprotegidos.

Por lo tanto, el primer paso es reconocer tal orientación y el segundo, sin duda, buscar apoyo en profesionales y grupos dedicados al tema. Estas dos medidas pueden hacer una gran diferencia.

De otro lado, una recopilación de datos de entre 1999 y 2015, realizada por el Sistema de Vigilancia de Comportamiento de Riesgo Juvenil (Estados Unidos), indica que la existencia de leyes a favor de la protección e igualdad de derechos de la comunidad LGBT guarda relación directa con una disminución del 7% en los intentos suicidas de jóvenes homosexuales.

El diario El País de España reafirma este hallazgo en su edición del 26 de febrero de 2017. Aseguran que así ocurrió en Estados Unidos hace unos pocos años: la ola de legalizaciones del matrimonio gay en muchos estados de principios de 2015, influyó en que bajaran un 0,6% los intentos de suicidio entre los adolescentes de esos territorios. En el caso de los jóvenes LGBT, la tasa se redujo un 4%.

Las conclusiones derivan de un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, que cuantifica el descenso: en el año posterior hubo 134.000 intentos de suicidio menos en todo EEUU, una caída vinculada, según la investigación, a la aprobación de las leyes igualitarias.

El estudio, publicado en la revista JAMA Pediatrics, analizó los datos de 750.000 adolescentes de 47 estados. Los hallazgos sugieren que los adolescentes que se identifican a sí mismos como gays, lesbianas, bisexuales o transexuales en lugares en los que las leyes estatales promueven el respeto y la igualdad de derechos, se sienten menos estigmatizados y propensos a ser atacados por la comunidad.

De esta manera, se puede concluir que la legalización del matrimonio gay es un recurso que disminuye la incidencia suicida en adolescentes homosexuales.

Estos recursos pueden ser literalmente un salvavidas para jóvenes que, en décadas anteriores, hubieran atentado contra sus propias vidas. Y la difusión de estas informaciones, puede hacer más llevadera la existencia de muchos, al quitar de sus hombros el peso de una culpa, que a veces solamente creen poder resolver con la más drástica y trágica de las decisiones. Esta es una potencial tragedia que debe quedar en el pasado.

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más