¡Síganme los buenos!: influencer agotado

Cuando ser influencer es una responsabilidad

0

Hace poco tiempo surgieron estos personajes que se hacen llamar influencer, o influenciadores, antes he hablado de ellos en columnas anteriores, pero es importante ver la metamorfosis que han sufrido de este lado del charco.

Los influencers, comenzaron haciendo publicidad de marcas reconocidas, que fueron desapareciendo -por cierto-, otros se marcharon huyéndole a un país descalzo y de barriga vacía.

La inseguridad, la censura y la mente puesta en nuevos proyectos hicieron que nuevas caras subieran a los estrados vacantes.

Discursos agotadores llenos de insania que convirtieron las redes sociales, sobre todo Twitter, en una tribuna de desencuentros lastimosos, donde hasta el humor ha quedado silenciado por una situación país que nos roba la atención.

Los nuevos inluencers no entienden su trabajo, se limitan a replicar, cuestionar y hasta practican el bullying con quienes no están de acuerdo con sus ideas que a lo “macho Camacho” debemos aprobar como usuarios de la red.

El país no está para estrellas

Influenciar se confundió con señalar, ser influencer en el TT venezolano, era una hermosa práctica del marketing digital que se proponía otra cosa muy distinta, daba garbo y credibilidad tanto a la red como a la marca, y sí que los mantenía en el top, tenías que saber de tu marca y estudiar a la competencia.

¡“No me ayudes tanto compadre”! 

Hoy es menos que eso, la diatriba política se ha encargado de pagar voces para que simulando tal cual Bot, se encarguen de difamar, insultar, denunciar y bloquear a quienes no comulgan con sus ideas.

Es como la famosa ley del deseo: “Cosas que por sabidas se callan y por calladas se olvidan” porque para respetar se requiere más que buenas intenciones.

Muchas veces somos muy precarios al leer, caemos en provocaciones de quienes nos oprimen para evadir responsabilidades o manipular a otros.

Las buenas prácticas

Ser influencer debe ser una práctica para que nos presten atención y nos otorguen lo que es debido por derecho, el respeto.

Si desvirtuamos la razón de ser de este protagonista, vamos degenerando relaciones y derrumbando acciones por el propio agotamiento, su compañero inseparable: el cansancio.

Muy contrario a la tendencia de asociarnos y fortalecer esos lazos necesarios para prosperar y llegar a las metas, se aleja, agobiado y lleno de miedo.

Pero en la actualidad los encontramos alardeando de que son o hacen lo correcto y lo legal, dueños de la verdad, y son cosas posiciones que parecieran inocentes, sin embargo al contrastarlas con la realidad que se vive, son potencialmente dañinas.

Daños irreparables

Nuestra psique está agotada y clama por paz. La desesperanza lleva a tomar decisiones apresuradas, que pueden afectar hasta la propia vida. Los mensajes siempre negativos cargados de “no podemos, hasta cuándo, haga esto o haga aquello” los aleja mucho de la tarea de ser un buen influencer.

Si desea ser un buen influencer siga los consejos de los expertos:

  • Escoja una de sus pasiones: tome un tema que verdaderamente domine y desarróllelo en su cuenta. Evite caer en lo convencional, salga del montón.
  • Preste atención a las tendencias: pero no se involucre, si son las que le ocasionan temores, angustia, ansiedad o desesperanza.
  • Delimite a sus seguidores y seguidos: aplique bien la máxima “menos es más” , esto le da la oportunidad de manejar con mayor seguridad su red y mantenerse, al menos en momentos de caos con un grupo similar a usted, que conoce y le aporta ideas o soluciones.
  • Si desea desahogarse abra un blog: un blog con redirección a su red es la forma más amena de contar sus anécdotas, de evitar conflictos, es opcional que lo lean o no.

No siempre las opiniones son compartidas por todos, así que escribir es una pieza fundamental para que usted sea su propio influencer, antes de querer influenciar a otros.

  • No se fíe de las buenas intenciones: ser confiable y bien intencionado, a veces no basta para que el otro lo sea, por lo tanto no asuma que todos son como usted, creo que todos somos bien intencionados y que todos hacemos lo mejor que podemos.

También puede leer: El emprendedor que dejó la universidad y en menos de 4 años cerró más de $20 millones

Esperar demasiado de todos y de nosotros mismos, incluso exponer la integridad de otros y de nosotros mismos, es grave cuando no sabemos en qué estado mental está quien nos lee.

Debemos emprender entre todos una cruzada de buenas prácticas para influenciar con esperanzas y sanidad, por pequeño que sea nuestro grupo seguidor, debemos intentar quitarnos el morral de la desesperanza de la espalda, si usted está de acuerdo, síganme los buenos!!!…

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más