Rusos en Venezuela: una historia con tres episodios

0

En menos de tres meses, autoridades militares de Rusia vienen por tercera vez a Venezuela a cumplir lo pactado en los contratos de servicios de aeronaves y equipos bélicos: evaluar el estado operativos de Sukhois, armas Kalashnikov y del Sistema de Defensa Antiaéreo, y adiestrar a pilotos venezolanos, en vista de la deserción de oficiales registrada en el último año. Es la explicación a la presencia de militares rusos en Venezuela.

La diferencia ahora es que la comitiva es más numerosa (200 soldados), está representada por un alto oficial y ocurre en un momento de tensión entre el régimen de Nicolás Maduro y Estados Unidos.

El panorama político es complicado porque, por un lado, está Maduro que se juramentó el 10 de enero ante el Poder Judicial, luego de unas elecciones calificadas de fraudulentas; y por el otro, la oposición tratando de hacer valer la Constitución, por lo cual se juramentó Juan Guaidó, en su condición de diputado y presidente de la Asamblea Nacional, como mandatario encargado del poder Ejecutivo.

El escenario de una confrontación bélica con las naciones que le exigen entregar el cargo y el Palacio de Miraflores, liderados por Estados Unidos, llevó a Maduro a solicitar el apoyo político y militar de Rusia y se ha expresado, de manera simbólica, en este contingente ruso.

“Vienen a hacer cuestiones operativas: calibrar los equipos de defensa, formar a nuevos pilotos porque un grupo formado en Rusia desertó de las filas nuestras y es usado por el gobierno para crear un matriz de apoyo militar a Maduro”, coincidieron fuentes castrenses.

Rusos en Venezuela

La última reunión de militares rusos y venezolanos en 2018 ocurrió en la primera semana de diciembre. El 8 de ese mes, el comandante del Ceofanb (Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana), almirante en jefe Remigio Ceballos, recibió al jefe del Comando Principal de las Fuerzas Terrestres, el mayor general Vasilly Tonkoshkurov, y hablaron de la cooperación que debe darse en el marco de los acuerdos suscritos en 2006 por Hugo Chávez, y ratificados por Maduro a partir de 2015. En paralelo, un equipo técnico ruso evaluó los equipos adquiridos por el gobierno en los 10 últimos años.

Informes confidenciales del Comando Operacional revelan que verificaron el estado del Sistema de Logística durante una visita al Centro de Vuelo Simulado de Sukhoi (Su-39Mk2), ubicado en la Base Aérea Teniente Coronel Luis del Valle Garión, en Barcelona, estado Anzoátegui, en la parte oriental de Venezuela.

En la conversación quedó pendiente que Venezuela negociara la actualización de la flota Cazas Sukhoi Su-39Mk2.

En medio de esta situación, se da otro intercambio el 19 de enero de 2019. No fue con los rusos, sino con otro aliado de Maduro. Ese día, el comandante general de la Aviación Militar Venezolana (AVM), general de División Pedro Alberto Juliach, recibió al Agregado de Defensa de China, coronel Lui Yulai, en virtud de los acuerdos para mantener operativa la Unidad Aeroespacial de Venezuela, localizada en el estado Guárico.

Foto AMV

La segunda “tertulia” con los rusos se produce el 28 de febrero de 2019, según informes internos.

Una delegación militar rusa es recibida en las instalaciones de Fuerte Tiuna, donde funciona el Ministerio de la Defensa, en Caracas, Venezuela. La viceministra de Planificación y Desarrollo para la Defensa, mayor general (Aviación) Gloria Castillo, junto a oficiales de la AMV, intercambiaron ideas sobre los proyectos aeronaúticos entre Venezuela y Rusia, en materia de seguridad conjunta.

La reunión fue a puerta cerrada. Se desconoce aspectos concretos pero las fuentes aseguran que trataron sobre la seguridad aérea mediante los aviones Sukhoi y el Sistema de Defensa Antiaéreo adquiridos desde el gobierno de Hugo Chávez.

Inteligencia protege a rusos

El tercer viaje data del 23 de marzo, cuando llegaron dos aviones a Maiquetía, uno con 99 soldados y otro con 100. Traían una carga pesada: equipo para la CiberSeguridad (o “Ciberguerra”), armas largas y hasta comida, según datos de la inteligencia militar norteamericana.

Dato 1: En el avión Ilyushin 62M, siglas RA-86496, vino Vasilly Tonkoshkurov, jefe del comando principal de las fuerzas terrestres rusas. El carguero Antonov 124 siglas AH-124-100 de la Fuerza Aérea Rusa lllegó a las 13:40 horas del 23 de marzo. Traía 35 toneladas de materiales diversos.

La presencia rusa en territorio venezolano activó las alarmas en América Latina y Estados Unidos. Sin embargo, las condenas no han sido tan ruidosas como las que genera cualquier acto de los norteamericanos. Washington esperaba un consenso en el Grupo de Lima sobre la ayuda militar. El antiimperialismo se impuso. No obstante, Estados Unidos y Brasil están dispuestos a poner orden, como acordaron sus representantes en un encuentro en Brasilia.

La delegación militar extranjera es movilizada bajo estrictas medidas de seguridad. Los brazos de inteligencia civil y militar (Sebin y DGCIM) apoyan el traslado a diversos puntos de Venezuela, primero en Caracas y posteriormente al estado Bolívar y Miranda.

El primer operativo fue el 23 de marzo, desde el aeropuerto internacional hasta la sede del Ministerio de la Defensa, en Fuerte Tiuna, cuando trasladaron al mayor general Vasilly Tonkoshkurov. Luego, los otros se dirigieron a Los Próceres, donde se hospedaron en el Hotel Militar, y a la sede de la Embajada de Rusia en Caracas.

La directora de la Oficina de Integración y Asuntos Internacionales del Ministerio de la Defensa, vicealmirante Marianny Mata Quijada, y el general de división (Ejército) Edgar Alfonso Colina Reyes, son los “anfitriones” de este grupo, según reportes de periodistas especialistas en cobertura de seguridad.

Al periodista Javier Ignacio Mayorca le llamó la atención que en las reuniones estuviera el oficial Colina Reyes por ser el director conjunto de las Fuerzas de Acciones Especiales del Ceofanb desde 2018, ejecutor de las agresiones a ciudadanos en el municipio Sucre, Miranda, y a cuyo cuerpo se le atribuye la detención del jefe de despacho de Guaidó, Roberto Marrero.

Dato 2: El 7 de agosto de 2017, una delegación rusa es recibida por autoridades militares de Venezuela, como lo evidencia el Radiograma, con carácter de urgencia, emitido a las dependencias militares que lo recibirían. Fue enviado el domingo 6 de agosto 2017 a las 12:03 por el Sargento 1ro, José Manuel Rivero Noguera.

Un militar activo, con acceso a la Sala Situacional del Ceofanb, señaló: “A los rusos, la situación actual de Venezuela les hace agua la boca. Encienden el patio trasero de Estados Unidos. Ahora, la violencia que pueda desatarse aquí es el resultado de la intransigencia del régimen. Los militares sabemos que Maduro se mantiene por un fraude y a la fuerza. Él quiso negociar con los gringos su permanencia a cambio de minerales y que lo dejaran sacar a la familia. Desde la democracia, lo que debe promoverse son elecciones. Sin embargo, como en Miraflores no hay angelitos, hay que presionarlos, asustarlos. La oposición sabe esto. No son pendejos. Estados Unidos tampoco, así que previeron este escenario: rusos adiestrando en el sistema misilístico porque así está en el contrato suscrito por Chávez y ratificado por Maduro, y que vendrían”.

“La oposición tiene una gran fortaleza”, agregó la fuente: “su vocación democrática, pero es, a su vez, su debilidad. No puede ir a Miraflores esta noche y sacar a tiros a Maduro porque pierde el apoyo internacional. Pero el régimen es tirano, así que una parte de la oposición tendrá que asumir el costo y caerse a plomo”.

La Operación Libertad, cuya ejecución sería en abril, tendría ese elemento una vez que la sociedad se organice para nuevos escenarios, indican fuentes de la oposición.

Origen de los acuerdos con Rusia

Desde la llegada al poder en Venezuela en 1999, el chavismo buscó aliados para mantenerse y enfrentar a los Estados Unidos. Cuba fue el primer país que visitó Chávez cuando aún no era presidente, pero fue recibido con honores militares, lo que constituyó la antesala de la alianza castrista con el chavismo en el futuro. Luego, Chávez suscribió acuerdos de cooperación económica, social y militar con Fidel Castro, con China y Rusia.

En el caso de Rusia, los convenios versan sobre la compra de equipos militares, como aviones Sukhoi (24 del modelo Su-39Mk2), armas AK-103 y helicópteros, y la transferencia de tecnología, a través de la instalación de una fábrica de armas, que no se concretó porque un grupo de oficiales rusos y venezolanos se robaron los recursos. Solo hay un oficial detenido en Moscú, mientras que en Caracas no se investigó, ni se detuvo a los responsables del desfalco a la nación.

El Cavim Caribe es la única arma que se produce en Venezuela. Foto Cavim-Ejército

Dato 3: Sukhoi Su-39. Caza de superioridad aérea, de combate bimotor y biplaza desarrollado por la compañía rusa Sukhoi. Alcance: 1,864 mi. Longitud: 72 ft. Peso: 39,020 lb. Coste unitario: US$ 33–45 millones. Número De Asientos: 2. Tipo de motor: Saturn AL-31.

El portal especializado en aviación Theaviationist.com compara al Su-30 como el F-14 y F-15 estadounidenses como parte de “los cazas de cuarta generación”, pero asegura que la máquina rusa es capaz de volar de manera estable en ángulos de ataque de 30º, y de hacer la “Cobra de Pugachev”, una acrobacia aérea consistente en levantar el morro del avión hasta formar un ángulo de 120º reduciendo drásticamente la velocidad en pocos segundos pero sin perder altura.

Foto Ministerio de la Defensa

Dato 4: El 20 de septiembre de 2015, Maduro anunció la negociación con Rusia para la compra de 12 nuevos aviones Sukhoi, a propósito del accidente que tuvo por esa época una de estas aeronaves en la zona fronteriza de Elorza, en el estado Apure. Cada aeronave cuesta 42 millones de dólares.

Misiles rusos

Adicionalmente, los rusos han vendido al régimen chavista bases o misiles antiáereos, 5000 armas tierra-aire fabricadas en Rusia, según informó la agencia británica de noticias Reuters, en 2017.

El 7 de agosto de 2017, una delegación de militares rusos estuvo en la Zona de Defensa Integral 41 Capital, en Caracas. La Comisión Especial de la Federación de Rusia cumplió las órdenes de verificar el Sistema de Defensa Antiaéreo S-300VM Antey 2500, instalado en Venezuela, y proceder al mantenimiento necesario con carácter de urgencia.

El trabajo fue solicitado ante el anuncio de Estados Unidos de que no descartaba una “salida militar”, y debido al temor de Maduro a que venga por él, su equipo de gobierno y figuras claves del oficialismo. La idea surgió de los contactos de alto nivel entre Miraflores y Kremlin entre mayo y julio del año pasado.

La clave está en el radiograma de la Zodi-41-Capital, de fecha 5 de agosto de 2017. La notificación No. 52-0333-00000-900-2882, firmada por el general Fabio Zavarse Pabón, fue dirigida a los comandantes de la Guardia Nacional (CZGNB-43) y de la Policía Nacional (PNB), a quienes les exige designar un oficial de operaciones con los rusos y que las directrices se mantengan en total confidencialidad para evitar que pueda colocarse en riesgo la actividad y la seguridad de los militares extranjeros. Desde agosto hasta noviembre, cuando se efectuaron los Ejercicios Soberanía 2017, los rusos permanecieron en Venezuela en previsión de cualquier problema técnico de los equipos adquiridos.

El Sistema de Defensa S-300VM Antey 2500  se desplegó por todo el país entre el 20 y 25 de agosto, según informes del Ceofanb.

Los venezolanos pudieron exhibir seis vehículos militares de gran envergadura en la entrada del puente sobre el Lago de Maracaibo, Zulia, el 24 de agosto de 2017. Dos de ellos eran lanzamisiles de largo alcance. El equipo aéreo Pechora M-2 puede derribar aviones de guerra furtivos y misiles de crucero. El Pechora es una versión actualizada y móvil de los sistemas S-125 rusos.

Los objetivos: ¿Intimidar a la población o a los norteamericanos? ¿Volar el puente Rafael Urdaneta de Maracaibo, estado Zulia, entre otros, en caso de una eventual invasión, como está contemplado en los manuales de procedimiento del Ministerio de la Defensa, y ha sido expuesto a quienes han asistido a cursos de altos rangos castrenses?

El 14 de marzo de 2015, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, mostró un sistema de defensa aérea portátil 9K38 Igla, un MANPADS de producción rusa, que compró Chávez siete años antes. Eran en total 5000 misiles, armas tierra-aire MANPADS, similares a los misiles Stinger de Estados Unidos, lo que generó preocupación en la región y en Washington porque, al principio, se ignoraba su paradero o se temía que terminara en manos de la guerrilla colombiana. “Es el mayor acopio de su tipo en América Latina”, alertaron militares estadounidenses en esa oportunidad.

En 2009, Chávez mostró los misiles en un acto en el cual los soldados marcharon con decenas de MANPADS. “No queremos guerra”, expresó.

Un año antes, en noviembre y diciembre de 2008, los rusos y venezolanos intervinieron en maniobras militares entre las naves de la Armada Rusa que arribaron al Mar Caribe. De hecho, el 23 de agosto de 2017, el ex ministro de Defensa, general Henry Rangel Silva, hoy gobernador de Trujillo, se vanaglorió porque Venezuela tenía el “mejor sistema de defensa aéreo del mundo”.

Ahora, como otrora, el gobierno pretende enviar un mensaje disuasivo a la administración de Donald Trump, por sus declaraciones y las sanciones contra funcionarios, miembros de la constituyente presidencial. Sin embargo, en el exterior dudan que se presente un conflicto bélico, ya que las naciones de América Latina lo rechazan por las implicaciones sociales, económicas y políticas que tendría en la región.

Aliados por interés ideológicos

Al igual que Cuba, el chavismo se alió con los rusos y chinos en un intento por conseguir el apoyo político, económico y por ende militar de las dos potencias que han estado enfrentadas, históricamente, a los Estados Unidos. Venezuela es hoy el segundo socio comercial de Rusia en América Latina.

El 22 de agosto de 2017, Maduro dijo que construye “una fortaleza militar junto a Rusia”: “A tiempo llegaron a Venezuela los mejores sistemas de armas de Rusia. Ya nuestros soldados y profesionales militares manejan los sistemas de armas más modernos que nunca se conocieron aquí y no tiene ningún ejército de América Latina. Son distintos sistemas de misiles, de defensa, tierra-tierra, tierra-aire; distintos sistemas de artillería, de defensa antiaérea, fusiles, traídos desde Rusia en el marco de los acuerdos de cooperación militar”.

“Tenemos el apoyo pleno, total, absoluto de Moscú y, por ello, Venezuela apoya a Rusia en todos los escenarios internacionales. Vladimir Putin es el principal líder del mundo (…) un líder ecuánime, de paz. En Estados Unidos hay una rusofobia y una ‘Putinfobia’”.

El 24 de agosto de ese año, Maduro ordenó a la FANB reforzar la seguridad militar en la frontera con Colombia ante amenazas de gobiernos extranjeros.

El 17 de octubre, la Fuerza Armada hizo simulacros militares previos a los ejercicios, ordenados por Maduro para el 26 y 27 de noviembre. En Miranda, se desplegaron 10 mil  soldados. Anzoátegui (este) y Zulia, fronterizo con Colombia, reunieron 100 mil personas, entre uniformados y civiles.

El Comando Estratégico dijo que participaron 200 mil militares en el ejercicio cívico militar, más  900 mil “combatientes”, es decir, milicianos y trabajadores.

Dato 5:

  • Vladimir Putin recibió por primera vez a Chávez Frías en mayo de 2001. Firmaron varios convenios de cooperación bilateral, un programa de intercambio cultural, educativo, científico y deportivo, y emitieron una declaración conjunta. A fin de 2001, vino a Caracas el Jefe de Gobierno de la Federación de Rusia, Mijail Kasiyanov, y se creó la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel (CIAN), entre Rusia y Venezuela, bajo la dirección de los vicepresidentes de ambos países.
  • En 2010, Chávez visitó Rusia y consiguió un préstamo de 4.000 mil millones de dólares para compra de armas, por orden de Putin.
  • El 10 de Julio de 2017, Putin y Maduro hablaron sobre la situación política y cómo normalizarla, según informó un comunicado de la Presidencia de Rusia publicado en actualidad.rt.com. Putin reconoció a Maduro su esfuerzo en mantener la estabilidad y la paz del país, y expresó su rechazo a los esfuerzos políticos, internos y externos, que desconocen el orden constitucional.
  • El 18 de mayo, Maduro y Putin evaluaron la coyuntura en el mercado del petróleo y de un posible viaje del venezolano. «Hablamos de la cooperación militar que va muy bien y va a mejorar, y  la cooperación industrial. Ya comienzan a funcionar en Venezuela cinco fábricas de camiones», dijo Maduro.

 

 

 

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más