Renacer dominicano

0

Cuando una figura es tan patética como la del dictador, son pocos los epítetos o calificativos que resultan suficientes para caracterizarlo. Rómulo Betancourt con su verbo duro, plagado de democracia y lucha, llegó a denominarlo como el sátrapa del caribe, pudiendo decirse que es la calificación que más se aproxima a la personalidad macabra, sádica y enfermiza de Rafael Leonidas Trujillo Molina. 

El déspota dominicano rigió los destinos de su país con odio y saña durante décadas en las que se apropió del país de forma íntegra y lo manejó como si se tratase de su fundo particular, controlando negocios de cualquier tipo y manejando a su antojo el dinero público, llevando a que fuese poco claro distinguir lo que pertenecía a los ciudadanos y lo que era su posesión. 

En medio de sus perversas apetencias de poder, será recordado por cambiarle el nombre a la emblemática Santo Domingo y sustituirlo por el del personalista Ciudad Trujillo, en lo que es simplemente un ejemplo de lo que hizo, donde a placer manipulaba todo para que los símbolos girasen en torno a su figura y su rostro, nombre e iniciales inundaran los espacios en un culto a la personalidad que buscaba transmitir su superioridad.

Sin embargo, pese a lo opulento y altanero que quería mostrarse, incluso frente a dictadores tan deplorables como él, y a la idea de que permanecería eternamente en el poder, su gobierno llegó a su fin el 30 de mayo de 1961 cuando un grupo –en el que había opositores y gente de su entorno- perpetró una maniobra que acabó con la vida del tirano, personaje que si bien no gobernó de forma continua, era quien decidía todo lo que se hacía en el país.

La dictadura no culminó en lo inmediato, desatándose luego una represión absoluta que acabó con la vida de la mayoría de los conspiradores. Solo al cabo de algunos meses, el país avanzó en un proceso de democratización, no exento de polémica. Actualmente, en época electoral en República Dominicana, vale recordar la gesta que aquel 30 de mayo, hace 59 años, empezó a marcar el declive de la tiranía, para que se reflexione sobre lo funesto de las dictaduras y se reivindiquen las libertades como una razón de vida y existencia.

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más