Remembrando a López Contreras

1

El pasado 5 de mayo hubiese cumplido 136 años Eleazar López Contreras, una de las figuras que tiene el enorme mérito de haber comprendido que los cambios debían darse y que en él recaía la responsabilidad de abrir la puerta que separaba a Venezuela del siglo XX. Aunque venía de tener posiciones muy relevantes en la administración anterior, López Contreras supo que había llegado el momento de dar pasos firmes hacia la democracia y que era la hora de conducir la que, sin lugar a dudas, es una de las transiciones más fantásticas que conoce la humanidad.

Eleazar López Contreras -cuyo aniversario de vida reprochablemente no tuvo el impacto que su estampa merece y la coyuntura amerita- fue un hombre entregado a las causas humanas, demostrando un enorme compromiso al permitir que dos barcos que traían pasajeros judíos que huían del totalitarismo criminal que se cernía sobre Europa, atracaran en Venezuela. Pese a que su acción lo enaltece para la posteridad y sirve de legado para entender el compromiso de la comunidad internacional en la lucha contra la crueldad, el expresidente siempre lamentó no haber podido salvar a más judíos de un destino fatídico.

El presidente López Contreras fue un hombre que dejó la comodidad que el horizonte le ofrecía para trabajar por el país. Pudiendo quedarse cómodamente como el heredero de una tétrica tiranía criminal y asesina, escogió erigirse como demócrata y apostarle –de la mano de grandes venezolanos- al desarrollo del país. Además, teniendo la posibilidad de mostrarse con su uniforme y seguir actuando con una altanería castrense, se puso traje, corbata y sombrero, mandando el hermoso –y vigente- mensaje de que el poder es un ejercicio civil.

Soñó con un país que podía cambiar y que la mejor forma para avanzar era dar pasos graduales que no dotaran de argumentos a los enemigos del sistema. Por eso, la apertura política, no exenta en algunos momentos de ciertas acciones que demuestran temor a la forma como se mostraban los movimientos en el país, debía ir de la mano de entendimiento y construcción de puentes y mecanismos. A partir de su gestión el país se enrumbó hacia un camino que permitió diseñar una política exterior de Estado, educar, iniciar la erradicación de enfermedades, asomar un sistema de seguridad social, crear una Guardia Nacional ética y organizar las finanzas.

Si bien tuvo actuaciones que pueden ser tildadas de polémicas –por ejemplo en lo que se refiere a su oposición a la Junta Revolucionaria de Gobierno, que había actuado de manera poco acorde hacia él y su familia-, tuvo un rol preponderante en la caída de la tiranía de Pérez Jiménez y luego fue un factor de equilibrio y sabiduría durante la democracia en su escaño como senador vitalicio. Duele que no se le rinda un homenaje por su aniversario, pues la recuperación de la memoria histórica es crucial para el amanecer democrático que está por llegar. Además, recordar al hombre, de quien el gran presidente colombiano Eduardo Santos dijo “eres el prototipo de demócrata perfecto en quien todos los pueblos de América tienen puestas sus miradas”, es un acto de justicia y un guiño a la libertad.

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte
1 Comentario
  1. Carlota Chapellin Dice

    CON LOS COMUNISTAS NO
    SE DIALOGA .

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más