Miami Beach, hispanos y calentamiento global

0

Thais es una venezolana que arribó a Estados Unidos hace un año, trayendo con ella a su madre Genarina –quien pronto regresará a su país- y su hijo Diego, de 6 años. Comparte un apartamento en Miami Beach con su amiga y compatriota Malbe junto a Emiliano, el pequeño de ella, de un año y 4 meses.

Dice que llegó a esta ciudad “como consecuencia de algunas circunstancias no muy agradables” que le sucedieron en su país y de las cuales prefiere no hablar.

Decidió establecerse en el condado Miami-Dade empujada por las limitaciones del idioma. No habla inglés y siempre tuvo la percepción de que mucha gente habla español en esta región, lo cual ha confirmado en su día a día: “Solamente hablo en inglés los sábados, cuando voy a la escuela donde estoy estudiando el idioma”. Agrega sonriendo, que le parece “estar haciendo el curso en Venezuela”.

A ella y a su madre les encanta “la playa”, como genéricamente se conoce a Miami Beach. La señora Genarina apunta entre risas: “¡Ya me acostumbré!”.

Thais agrega que siempre le ha gustado el mar y que tenerlo cerca la hace sentir muy a gusto. Alaba el sistema de transporte, los parques y sobre todo, disfruta que “al tener a tantos latinos cerca, me siento como en casa”.

Sin embargo, todos en la familia ignoraban los riesgos que corre la ciudad que hoy habitan y disfrutan, a consecuencia del calentamiento global y el aumento del nivel del mar.

Cuando les planteamos el tema, los tres guardan silencio. Thais retoma la conversación: “¿El calentamiento global? Sí he oído hablar algo. No sé a ciencia cierta de qué se trata, pero entiendo que está afectando el clima”.

La verdad sobre el calentamiento global

Para explicarle a Thais, a su familia y a nuestros lectores de qué estamos hablando, consultamos a John Van Leer, profesor asociado del Departamento de Ciencias Oceanográficas de la Universidad de Miami. El doctor Van Leer es miembro del Comité de Ciencia y Tecnología de la Fuerza de Tareas para el Comité del Condado Miami-Dade del Cambio Climático (Science and Technology Commitee for Miami-Dade County Climate Change Task Force).

Este destacado docente comenta: “Qué bien que se vaya a hablar del tema en español. En las actividades sobre este asunto en las cuales he intervenido, todos los participantes hablan solamente en inglés”.

Entre la documentación que el profesor Van Leer suministra, destaca la titulada “Proyección Unificada sobre la Elevación del Mar” o “Unified Sea Level Rise Projection”, dirigida al sureste de la Florida. Este trabajo lleva la firma del Sea Level Rise Work Group o Grupo de Trabajo sobre la Elevación del Nivel del Mar.

Dicho documento fue cerrado en octubre del año 2015. El estudio en cuestión hace seguimiento al nivel del mar desde 1992 hasta su proyección al año 2100. En el resumen introductorio, se cita que el mencionado nivel subirá entre 6 y 10 pulgadas para 2030, 14 a 26 para 2060 y a largo plazo, de 31 a 61 pulgadas para el 2100.

Aclara que las proyecciones encierran incertidumbre, especialmente a partir del año 2060, al ignorarse entre otras variables, el comportamiento futuro de los gases que generan el “efecto invernadero” y sus efectos geofísicos.

Thais reconoce que ignoraba toda esta información. En un futuro, cuando domine el inglés, ella quiere moverse con los suyos a una ciudad que la obligue a hablar en ese idioma. Posiblemente elijan Tampa, en la costa del Golfo de México, para poder seguir disfrutando también de las ventajas de esta soleada península.

Está muy satisfecha con los avances de Diego en su nuevo idioma: “Fuera de casa no habla español. Ya se entiende con su médico en inglés”, relata orgullosa.

Pero tampoco sabía que la costa oeste del estado corre similar riesgo. Al saberlo, afirma que modificaría sus planes respecto a la ciudad donde desea vivir en el futuro.

– No hay nada más importante que la seguridad –afirma. Yo amo al mar; pero también lo respeto muchísimo.

Las consecuencias del problema que abordamos, incluyen inundaciones de las tierras costeras vulnerables con incremento de su frecuencia, impacto a los sistemas de drenaje, intrusión del agua salada en las fuentes de suministro de agua potable locales, contaminación de tierra y agua con desperdicios arrastrados por las inundaciones, entre muchos otros.

Adicionalmente, se producirán otras consecuencias socio-económicas en cascada, como desplazamientos de la población, caída del valor de las propiedades y de los impuestos sobre las mismas, incremento de las pólizas de seguros, pérdida de servicios y daño de los accesos a infraestructuras.

Hispanos en Miami Beach e información sobre el tema

– ¿El hecho de que desconozcas el asunto, tiene que ver con tu poco conocimiento del inglés?

– No creo, porque pienso que es un tema que debe ser tratado en todos los idiomas. Aquí hay una comunidad latina importante. Debería manejarse en inglés y en español. En esta ciudad hay gente de muchos países.

La Alcaldía de Miami Beach está consciente de lo que Thais señala, no solamente en cuanto al problema en sí y la necesidad de enfrentarlo; sino también sobre la necesidad de comunicar en español toda la información.

Así lo declaró la gerente de relaciones públicas de este ente gubernamental, Melissa Berthier. “Existe una sección titulada ‘Rising Above’ dedicada a esta materia en el sitio web de la Alcaldía”.

Efectivamente, el sitio recoge una declaración de principios ante esta amenaza, en los siguientes términos: “Se considera que la ciudad de Miami Beach se encuentra localizada en una de las áreas más vulnerables para los efectos del cambio climático y el aumento del nivel del mar”.

Agrega esta declaración que “Entender esta vulnerabilidad ha permitido desarrollar estrategias de adaptación de corto y largo plazo, que fortalecerán la resiliencia de la ciudad”. Finaliza afirmando que “La ciudad está comprometida a involucrar al público y otras audiencias a través de la educación apropiada de los planes y estrategias en desarrollo para apoyar la adaptación a un ambiente que cambia.”

En la sección, se encuentra un video del encuentro “Miami Beach Rising Above”, sostenido el 6 de abril de 2015, con la participación de la Alcaldía de Miami Beach y Florida International University, convocando a un panel multidisciplinario.

El video tiene una duración de 132,58 minutos. También se puede descargar en el sitio, un archivo en formato PDF con el contenido del encuentro.

En cuanto a la comunicación en español sobre el asunto, por la cual aboga el profesor van Leer, Berthier destaca la existencia de la publicación trimestral “MB”, una revista totalmente bilingüe editada por la Alcaldía que ha trabajado sobre esta situación.

También nos señala que existe un newsletter electrónico que llega a los habitantes de la ciudad que estén suscritos y que se ocupa del tema en español. Finalmente, la página web miamibeachfl.gov ofrece a sus visitantes la opción de ser consultada en varios idiomas, incluyendo el español.

La funcionaria invita a visitarla para mantenerse al tanto de los esfuerzos que hace la administración de la urbe para superar esta situación.

Los hispanos se involucran

Thais se siente parte de la comunidad de Miami Beach y está dispuesta a participar en tanto y en cuanto sea informada.

– Quiero estar informada de todo. Si me muevo a vivir a otra ciudad en un futuro, me quedan amigos de varias nacionalidades aquí. Además, este asunto es lo suficientemente urgente como para no esperar a aprender inglés para informarme.

– ¿Deseas involucrarte con actividades respecto a este tema?

– Quiero tomar acciones, si hay algo en lo que uno pueda cooperar, lo haría. Quisiera por ejemplo repartir brochures, quizá en la calle, en los semáforos. La gente necesita informarse. Y yo estoy dispuesta a colaborar, si la información llega hasta mí.

En conclusión, nos hallamos ante una tarea que es de todos: científicos y autoridades deben informar, y existe la conciencia de que también deben hacerlo en español ante la enorme comunidad hispana de ciudades como Miami Beach y condados como Miami-Dade.

Pero también existe la conciencia del lado de los inmigrantes que hablan este idioma, de que pertenecen a una comunidad y es necesario que se involucren en ella, quieren colaborar y estar informados. Y aunque hacen esfuerzos por dominar el inglés, hay asuntos –como este que tratamos aquí- que no pueden esperar a que ellos lo manejen para ser informados.

 

Por: Carlos Roa

Fotos: Eduardo Haiek

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más