Los caminos de Páez

0

José Antonio Páez es un personaje que merece ser estudiado con detenimiento y fascinación. Su vida es un constante ejercicio de experiencias que lo llevaron a pasar de ser un rudimentario llanero tosco y atrabiliario a erigirse como uno de los estadistas más admirados en su época, llegando incluso a recibir el respeto y el homenaje permanente de aquellos países que visitó al final de su vida. 

De ser héroe de la independencia y haber ejercido funciones administrativas durante la unión con Colombia y Ecuador, Páez se convirtió en el artífice de la separación, correspondiéndole ejercer como primer presidente del naciente Estado y luego conseguir ser electo para el primer período constitucional y posteriormente reelecto años después.

Su vida al servicio de Venezuela y de la causa de la libertad no está exenta de polémica por una decisión que tomó muchos años después y de la que incluso se arrepentiría. Esa sombra, que si bien no puede ocultar todo lo hecho al servicio de Venezuela, lo marcará y fue que en cambio de mantenerse como una referencia de la política y un símbolo de la estabilidad, escuchó los llamados de sectores que clamaban un gobierno de fuerza y en medio de la cruenta guerra federal, cortó el desarrollo incipiente de un proceso civil. 

Tal vez el error más marcado no fue su dictadura y el manejo discrecional del país, sino no haber tomado la determinación de retirarse a tiempo para convertirse en una conciencia moral que la nación necesitaba y que hubiese sido mucho más útil en aquellos días de desolación. De todas maneras, su lanza y su proceder resultaron determinantes para que Venezuela se dibujase como nación. 

Las mezquindades actuales llevaron a olvidar que el pasado 13 de junio el gran venezolano hubiese cumplido 230 años de su nacimiento. Encasillarlo en una sola faceta es cometer una gran injusticia, pues además de buen soldado y político exitoso, se cultivó de forma interesante dejando como legado una obra escrita e incluso composiciones musicales que, cuentan, él mismo tocaba al piano con sus dedos de lancero. En la Venezuela libre que está por venir, deberá rendirse el merecido homenaje que su figura requiere.  

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más