Lecciones de la física del poder

Ángela Merkel es una de las representantes de los valores de la democracia moderna.

0

Cuando en el mundo abundan los populismos que degeneran y corrompen poco a poco los sistemas democráticos, desde Alemania, una física nos da lecciones en medio de uno de los retos más importantes que ha tenido la humanidad en los últimos años: la pandemia del coronavirus. 

La única biografía en español de la canciller alemana se titula “Ángela Merkel: la Física del Poder”; muchos elementos debemos considerar de esta mujer que ha ascendido y se ha consolidado como la líder más importante de Europa.  

Merkel es la mujer más poderosa del mundo, así lo asegura la revista Forbes en su ranking por 13 años consecutivos. Ángela es una de las representantes de los valores de la democracia moderna.

Estas son las lecciones que considero debemos adoptar los latinoamericanos

 

Equilibrio

 

La pandemia es una crisis sumamente compleja, en ella se contraponen posiciones científicas que son resueltas de forma política. También es un fenómeno que es desconocido y que se ha ido explorando poco a poco, ante ello Merkel ha tenido una posición equilibrada, ha rechazado el radicalismo por ser negacionista ante la crisis. 

 

Transparencia

 

La verdad tiene poder. Merkel nos advierte que la pandemia no ha terminado y tendremos que seguir conviviendo con el virus por mucho tiempo, una verdad que muchos quieren ignorar pero que denota un alto grado de responsabilidad. 

 

Objetivos claros

 

Actualmente la canciller tiene tres objetivos: garantizar que las escuelas puedan permanecer abiertas, recuperar la economía y buscar la cohesión social. 

A sabiendas de que el coronavirus convivirá con nosotros por un buen tiempo, se debe colocar la mirada en el futuro. Merkel ha dicho que “hará todo lo posible para que los niños no sean los grandes perdedores de esta pandemia. Las escuelas y guarderías serán lo más importante”. 

La segunda prioridad es la recuperación de la economía en la que se busca que la misma sea estimulada por el Estado, haciendo énfasis en las áreas más golpeadas por la pandemia. Por último la cohesión social que en medio de las crisis de esta naturaleza permite sacar a los países adelante. 

 

Paradigmas rotos

 

La participación de las mujeres en la política mundial en puestos de liderazgos es bajo. Según ONU Mujeres para febrero de 2019, solo el 24.3% de los parlamentarios del mundo eran mujeres. Para junio 2019, 11 mujeres eran Jefas de Estado y 12 eran Jefas de Gobierno. 

El panorama no ha cambiado de forma significativa en 2020. Ángela Merkel rompe estos paradigmas y junto a muchas otras mujeres involucradas en la política, genera las condiciones para que se eliminen los viejos patrones que en pleno siglo XXI tenemos el deber de superar. 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más