La vida en un ideal

0

El 30 de abril es un día que tradicionalmente debe concebirse como aciago en la historia colombiana, pues es una fecha en la que –con años de diferencia- fueron masacrados por las balas de la crueldad, la indiferencia, el terror y el oprobio, dos grandes políticos, ministros de Justicia y hombres de ética y convencimiento, como fueron Rodrigo Lara Bonilla y Enrique Low Murtra.

En 1984 fue asesinado el ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, quien había asumido el compromiso de denunciar enfáticamente la influencia del narcotráfico en todas las esferas de la nación. Pese a las amenazas constantes y a las peticiones para que el presidente Belisario Betancur lo destituyera, Lara Bonilla se comportó con determinación y ahínco, logrando desenmascarar a los que se lucraban con dinero ensangrentado. La verdad fue una ofensa tan grande, que los criminales optaron por quitarle la vida, creyendo –erradamente- que cesaría su lucha por una mejor Colombia.

Siete años después, la crueldad se ensañó contra Enrique Low Murtra, quien se había desempeñado como ministro de Justicia durante parte de la administración del liberal Virgilio Barco. Pese al riesgo que implicaba asumir el cargo, no lo dudó, pues servir al país es de los honores más excelsos que pueden tenerse. Al regresar de cumplir funciones diplomáticas y retomar su ejercicio académico, fue asesinado por aquellos a los que había denunciado y combatido con decisión.

Habiendo pasado décadas de los atentados que acabaron con sus vidas, urge recordarlos y hacer de uso diario el temple y el compromiso por enfrentar a los que creen que con la fuerza y el miedo pueden erigirse como triunfadores. La determinación de ambos exministros impregna aún el ambiente y debe ser motivo de ejemplo para los que sueñan mejores sociedades en las que impere la ética y la libertad.

Lara Bonilla y Low Murtra dieron su vida por imponer la verdad como dogma y la justicia como parámetro, y su sangre debe ser la savia que nutra las páginas de la razón que emane para derrotar a los que tratan de aniquilar a quienes piensan distinto. La guía de Rodrigo Lara Bonilla y Enrique Low Murtra marca el camino a seguir y su estampa es un motivo más para saber que las luchas valen la pena, mientras que los que los asesinaron, yacen en el basurero de la historia y en el muladar sin dignidad.

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más