La senda de Willy Brandt

0

Hay países que se erigen en la contemporaneidad como factores de calma, sosiego, esperanza y seriedad, en una época plagada de incertidumbres y populismo. Alemania es uno de esos Estados que puede esgrimir con beneplácito tener la responsabilidad de luchar para que la modernidad logre derrotar a aquellos que usan la política para llegar y destruir. Su rol de defensa de la democracia es una política de Estado que tiene que ser exaltada y reconocida.

La posición que Alemania ha cimentado, es, sin lugar a dudas, producto de un aprendizaje que si bien es doloroso y fuerte, ha servido para construir una visión compartida. Los partidos políticos, por tocar una arista, independientemente de sus sustanciales diferencias han comprendido que para evitar que los negadores del progreso puedan anidar, tienen que unirse en el marco de una fascinante coalición en la que democratacristianos y socialdemócratas trabajan mancomunadamente por mantener el nivel del país y garantizar la idoneidad y la libertad.

Adicionalmente, tiene Alemania una clase dirigente convincente y valiosa, elemento que queda evidenciado cuando se analiza el rol que juega en todos los aspectos globales la canciller Angela Merkel. De todas maneras, es menester señalar que podría pecarse de mezquino si no se enaltece la figura de otros jefes de gobierno que aportaron sus sueños y esfuerzos para posicionar al país y hacer que los nubarrones, las lágrimas y las tristezas quedaran atrás. 

Uno de los líderes que es preciso recordar es a Willy Brandt, importante figura de la política alemana, que desde la cancillería impulsó una política abierta para sustentar la paz, en la medida en que tendía puentes con los países de la esfera soviética. El gran socialdemócrata alemán, quien el pasado 8 de octubre cumplió 27 años de fallecido, fue reconocido con el Premio Nobel de la paz y su recuerdo aún marca a generaciones que saben que dentro de las diferencias, debe hacerse lo posible para encontrar acuerdos y obtener los logros esperados.

La clase política alemana es factor primordial para que el país sea una referencia y esté posicionado como un ejemplo en el mundo. El haber tenido entre sus conductores a estadistas y excelsos políticos como Willy Brandt y Konrad Adenauer –por citar solo dos- es una de las variables que tiene que llenar de júbilo a Alemania, no solo por su legado, sino por el compromiso que se establece para hacer que la libertad por ellos cosechada, siga traduciéndose en el hermoso árbol de justicia y democracia que hoy se exhibe.   

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más