La frontera de la libertad

0

El puente internacional es ese paso obligado para los que dejan atrás una manera de vivir y observan -en el horizonte- alguna realidad que pueda permitirles subsistir y seguir adelante. No son simples cifras, son millones de historias, anhelos y sueños que sin voltear atrás, bien sea para no empezar a llorar o para no mostrar a los que se quedan las lágrimas que emanan de sus ojos, dan el paso firme para atravesar esa estructura y llegar a otro país a respirar libertad.

El 24 de febrero se cumplen 57 años de la inauguración del puente internacional Simón Bolívar, que sustituyó a la vieja estructura que conectaba a Colombia y a Venezuela. En el acto de inauguración, al que asistieron los presidentes Rómulo Betancourt de Venezuela y Alberto Lleras Camargo de Colombia, se recordó cómo la región es una sola y los espíritus de Francisco de Paula Santander y Juan Germán Roscio campean alegremente por esa región. También se rememoró el encuentro histórico entre los presidentes Eleazar López Contreras y Eduardo Santos, demostrando que la convivencia era posible y necesaria.

El gran líder venezolano señaló que las fronteras no son más que líneas administrativas o legales que no deben, en lo absoluto, separar los anhelos de la libertad, justicia y esperanza, pues la democracia es una, que se hace presente en ese bello acto de integración, progreso y capacidad de actuar mancomunadamente.

Esa hermosa proclama de Betancourt es comparable a aquella sentida reflexión que hace monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, el arzobispo de Cúcuta, al señalar con énfasis y mucha emoción que una frontera no es más que una línea de tiza que se borra con el paso de los viandantes.

Esa frontera que hoy llora viendo partir a sus hijos, dentro de poco tiempo convertirá el viejo recuerdo de una etapa oscura, plagada de dolor y sufrimiento, en un anhelo de justicia. Sobre las angustias que hoy arrastran los pasos que pisan el lugar que está por arribar a su quincuagésimo séptimo aniversario, no quedará sino un borroso recuerdo, y lo que imperará será la memoria de hombres como Rómulo Betancourt, Alberto Lleras Camargo, Raúl Leoni, Guillermo León Valencia, Eleazar López Contreras y Eduardo Santos, que soñaron con que la frontera no fuera para derramar lágrimas, sino para marchar juntos al horizonte de la prosperidad, la libertad y el desarrollo.

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más