La cosecha de Andrés Eloy

0

El recuerdo del excelso venezolano camina de Chachopo a Apartadero acompañado de Luz Caraballo. No llevan ni violeticas de mayo ni carneritos de enero, pues la crisis lo impide. Solamente los mueve el anhelo difuso de una Venezuela que se escapa como agua entre los dedos y que urge recuperar para asegurar que lo que hay que hacer es amar lo libre en el ser humano.

La imagen ya no muere por preguntarse si es igual o diferente querer amar y si es cierto que yo te amo y tú me quieres. En este caso la cotidianidad lo confinó al hastío del momento en el que la única decisión trascendental es la subsistencia en medio del rotundo atraso y de la más perversa de las cotidianidades. Su recuerdo se desvanece entre amarillentas rosas y epístolas desvaídas.

Se preguntaría ¿para qué quiere una estrella quien tiene al cielo en los brazos?

Pero eso fue antes, pues ya no tiene nada, tal vez ni a él mismo y su verbo de parlamentarismo, abogacía, periodismo, diplomacia y poesía no es lo suficientemente reverenciado como debería serlo, tal vez porque recordarlo sería un paso más para liberar a la nación y eso no interesa a los totalitarios. Cuando a Juan le quitaron esos veinte caballos, le quedaron siete vacas gordas y se encontró con un caballo flaco, al cual siguieron aquellas. Así quedó la nación a la que representa. Le quitaron todo, desde el agua y la libertad, hasta el ánimo para hacer las cosas. Sin embargo, los grillos le han hecho callos al silencio y sus marcas quedan allí como testigos de una verdad latente que despierta con ímpetu.

Recordar a Andrés Eloy en su natalicio es rendir tributo a la libertad. El pasado 6 de agosto el gran civil hubiese cumplido 124 años. Rendirle el merecido homenaje a su estampa de ciudadano es empezar a quitar la larga venda que impide avanzar y soñar en que muy pronto, como sabemos que ocurrirá, podremos decirlo bien que se ve todo el mundo por el cristal de las lágrimas, lágrimas de alegría

que mostrarán que de la pena de medio luto de la flor de apamate quedará una remembranza.
Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más