Gestos de dignidad

0

Son muchas las variables que deben emplearse para comprender los niveles de institucionalidad y respeto que imperan en los Estados. De las que más peso puede tener es el trato que el gobierno de turno da a la oposición. Por la manera como desde el poder se relacionan con sectores que lo adversan, puede notarse hasta qué punto se está en un estado de derecho.

Con toda seguridad, en el país no hay la menor duda de que todos los factores políticos gozan de niveles aceptables y que los que se oponen a quienes ejercen el poder pueden disponer de garantías plenas para llevar adelante sus funciones, contando con la estructura básica para trabajar, movilizarse y disentir.

Los adversarios se mueven de un lugar a otro confrontando al poder y demostrando que puede haber mejores sociedades en las que el entendimiento impera y la gallardía se impone, mientras que los radicales son desplazados por los que saben que solo el consenso y la unidad en torno al sueño de tener un mejor país es la garantía al progreso, llegando al caso que los opositores exigen respeto al jefe de Estado.

Recientemente, hubo un gesto que reafirma toda esa teoría. Durante la toma de posesión de Alberto Fernández como presidente de Argentina, el primer mandatario de Uruguay, Tabaré Vázquez, se trasladó para acompañar al nuevo mandatario argentino. En la jornada, fue entrevistado por una periodista que lo interrogó sobre la transición. Vázquez dijo que todo marchaba bien y volteó la mirada para llamar a su sucesor Luis Alberto Lacalle Pou quien se acercó a declarar, no sin antes agradecer al jefe de Estado de Uruguay y de indicar que aún le toca a él señalar el rumbo del país.

Gran emoción observar la institucionalidad uruguaya, nación en la que independientemente el pequeño margen que llevó al oficialismo a perder la presidencia después de tres gobiernos, los resultados se aceptaron y se reconocen las partes, al punto de que el mandatario en ejercicio y el electo viajan juntos a representar a su país en una ceremonia. Notable ejemplo el de Uruguay, en una región en la que aún hay mandatarios que atropellan, y que pese a tener a sus naciones en niveles de insostenibilidad, se empeñan en no entender, no solo que hay otra parte, sino que son minoría y deben irse. 

 

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más