El Inmortal Galán

0

Han transcurrido treinta años del fatídico 18 de agosto en el que las balas asesinas de los que se regocijan en el dolor y el miedo, acabaron con la vida del prominente político colombiano Luis Carlos Galán Sarmiento, figura que estaba llamada a revolucionar la manera de ejercer el gobierno en su país y a clausurar las brechas que durante décadas impregnaban de violencia y desasosiego a su nación. Con su muerte, una lúgubre estela de desesperanza inundó el horizonte de Colombia y abrió mucho más las heridas existentes.   

La desaparición física de Luis Carlos Galán -pues su legado es imborrable e imperecedero por todo lo que representa- era de los elementos más dolorosos de un país al que la violencia le rompía las ganas y el anhelo por salir adelante y poder posicionarse en el mundo. La saña con la que la crueldad irrumpió y acabó con la tranquilidad de una nación, debe ser objeto de estudio e inspiración para que el bien persevere y la libertad se imponga.

Fue valiente el político colombiano -así como lo fueron muchos desde sus trincheras, posiciones y ejercicios variados- al continuar su gesta, pese a las amenazas que sobre él se presentaban. Hubiese podido optar a esgrimir una postura mucho más cómoda que no lo sometiera a ningún tipo de riesgo, pero su compromiso por engrandecer a su país y hacer que la ética se impusiera, lo llevó a dar su vida en la construcción de un futuro prometedor.

Pese a los problemas que aún afronta el país, Colombia pudo levantarse y hacer que los nubarrones fatídicos que se presentaron durante tantos años, sean prácticamente cosa del pasado. Desgraciadamente, el costo fue alto y la sangre de figuras como Galán se esparció, sencillamente, por soñar con un Estado de derecho en el que la justicia desplazara al dinero sucio y a la práctica indigna de los que se lucraban con el daño.  

Recordar y reivindicar el legado de grandes hombres como Luis Carlos Galán es un imperativo para las generaciones actuales y las que están por venir. Seguir su verbo y entender su acción es enaltecer la figura de quien hacer treinta años fue asesinado por los que prefieren el caos. Al final, quienes lo mataron se mezclan en el lodo fatídico de la inmundicia y el olvido, mientras que él vivirá para siempre en la democracia y en las banderas de la igualdad.

  

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más