El Pollo canta

0

Sí, algo sabe. Hugo Carvajal o Hugo Peck Peck, el diputado y ex jefe de inteligencia que el jueves se deslindó del chavismo, conoce del mundo militar. Fue de inteligencia y hombre de Diosdado Cabello en una época. Conoce a quienes comandan y la capacidad operativa de la FANB. Admite que está inoperativa. No dice el por qué.

La razón es simple: organismos de inteligencia del Reino Unido hablan de un brazo militar de 300 mil soldados, lo que es falso. La cifra no es mayor a 70 mil, debido a las deserciones y la situación precaria de los cuarteles, donde no hay comida ni medicinas.

El último llamado al alistamiento fue ínfimo. Aún no han logrado la cantidad requerida, unos 50 mil soldados en todo el país. Estos son jóvenes que han cumplido mayoría de edad y deben prestar el servicio militar. Es decir, no son oficiales que se forman en la Academia Militar de Venezuela.

De allí la respuesta de Nicolás Maduro: incorporar a los milicianos como activos. El gobierno habla de 500 mil personas, pero nadie cree que esa sea la cifra real. La jugada de Maduro y Diosdado Cabello es tratar de que una eventual guerra sea asimétrica, como lo han expuesto en los 17 planes de seguridad y operación de la FANB.

Hugo Carvajal trata de ser consecuente con su posición, que mantiene desde hace dos años: una ruptura de las relaciones con Cabello, que lo llevó a oponerse a la constituyente. Desde entonces, anda adelantando la conformación de su propia plataforma política lejos del PSUV, que lo lleve a jugar en la nueva democracia venezolana.

Es diputado por Monagas, así que su voto en la AN sumaría a favor de la disidencia al Maduro-Cabellismo.
Su mensaje puede calar, no en la oposición, sino en el seno de la Fuerza Armada, que le dará las gracias por decir lo que sus miembros callan: ir a un conflicto bélico es una muerte temprana como soldados y abre las puertas a la eliminación de la FANB como institución actual, y el paso a una gran policía nacional.

Diosdado Cabello sabe de las limitaciones de la FANB y, por ello opera en función de otro escenario: que la intervención sea un hecho y que ellos pasen a la resistencia. A la guerrilla. A la eventualidad de que los grupos radicales de izquierda de América Latina se unan a su causa y sean una piedra del zapato al nuevo sistema de gobierno que se dará el país.

Los planes secretos de chavismo así lo indican. Autorizaran la destrucción de las vías del país para evitar que los grupos prodemocracia avancen. El emblemático sería el Puente sobre el Lago de Maracaibo, así como la destrucción (o más bien el remate) de las refinerías.

La población debe salir a condenar esto para evitarlo. Hugo Carvajal habla por los militares que no pueden hacerlo públicamente. La política es el arte de sobrevivir, y así lo entendió él. ¿Lo sabrán Maduro, Cabello y Tareck El Aissami, que han optado por las armas? Horas de decisiones en Venezuela…

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más