El poder de la opinión pública telemática en los acontecimientos mundiales

0

Nosotros entendemos, casi que como premisa innata a la noción humana, que la opinión pública juega un papel trascendental en el desarrollo de los acontecimientos nacionales e internacionales. Sin entrar en la definición de lo que podemos llamar como opinión pública, sabemos que ésta es siempre un factor que los poderes establecidos toman en cuenta al momento de decidir sobre ciertos aspectos de relevancia en el acontecer político.

Ejemplo de ello, son los discursos políticos que esgrimen los líderes sobre el manejo de los medios de comunicación como agentes de control de la opinión pública, es decir, para muchos de ellos, quienes controlan los medios controlan la opinión pública.

En cierta medida, no les falta razón al plantear que los medios de comunicación expresan, controlan e incluso manipulan los elementos que sirven para constituir la opinión pública. Sin embargo, esa noción tomando únicamente como referencia a los medios tradicionales luce errónea bajo todo análisis de las realidades modernas. Es allí donde los planteamientos políticos sobre el tema se derrumban como una torre de naipes.

Actualmente, tal como lo explica Moisés Naím en su libro “El Fin del Poder”, la influencia de los medios ha ido cambiando y transformándose junto con la idea misma de poder, esto quiere decir que ahora el periódico, la televisión y la radio están perdiendo, si es que no lo han perdido ya, su poder de moldear las audiencias, dando paso al control “descontrolado” que se plantea con la llegada y consumo masivo de servicios de internet, así como del crecimiento de la telemática.

El internet revolucionó las comunicaciones con su llegada, pero como todas sus revoluciones sus efectos se van cimentando con el tiempo. Este ha sido el caso de las llamadas redes sociales o redes telemáticas. En ellos los usuarios comparten sus opiniones sobre un tema, en torno al cual pueden coincidir o diferir, llegando a marcar estadísticas informáticas, que no son otra cosa que las palabras que más se han compartido y por ende apoyado durante un determinado periodo, las llamadas “tendencias”. Este es en definitiva un nuevo medio de comunicación que no emite información bajo su nombre, sino que se limita, tal como su nombre lo indica, a servir de medio receptor de información de terceros y compartirla con otros.

Esta posibilidad estadística de presentar criterios de apoyos vinculantes, señalando cuáles están recibiendo mayor apoyo por parte de los usuarios (que en teoría representan a los ciudadanos), ha permitido que hablemos de una opinión pública telemática, puesto que la misma nace de estas redes y se alimenta de ellas de la misma forma. Este es pues un proceso de expresión de opiniones que escapa al manejo de los medios tradicionales, por más que los mismos traten de adaptarse a esta realidad.

La influencia de esta nueva forma de opinión pública es a todas luces incuestionable, con algunas de sus expresiones más contundentes traducidas en los eventos que sirvieron de base a la primavera árabe hace ya varios años. Ha cobrado una importancia tal que ha servido de escenario para el ejercicio de la presión social de una forma rápida y expedita, como pocas veces antes hemos visto. Un ejemplo de esto lo encontramos en los acontecimientos que se presentaron con el caso de Cambridge Analytica, evento que suscitó la conmoción de la llamada opinión publica telemática, por entender que ella misma se podría ver afectada por el manejo de la información que estaban realizando estas redes.

Esta fue tan fuerte que motivó al Congreso de los Estados Unidos de América a llamar a comparecer al fundador de una de las mayores redes sociales, Facebook, para que diera una explicación al pueblo americano sobre el manejo de la data de los usuarios que constantemente almacena su creación.

Uno podría llegar a creer que esto quedó como un evento interno de un país; sin embargo, esta presión por el control en el almacenamiento de la data llegó incluso hasta el Viejo Continente, donde la Unión Europea recientemente emitió un reglamento, que ha hecho que todas las compañías deban adaptarse a una nueva política sobre este particular, así que si dudan de la importancia de la opinión pública telemática, piensen que cada vez que encuentren en sus buzones electrónicos un correo donde alguna de estas compañías les informa de un cambio en la políticas de almacenamiento de data, esto se debe en mayor medida a la presión ejercida por esta nueva manifestación.

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más