El dragón devora a Occidente

En la actualidad es inevitable hablar de China como una de las potencias económicas emergentes del mundo, llegando al punto de admirarla y pensar que lo que haga en materia macroeconómica tiene la marca de éxito preestablecida. Sin lugar a dudas, el dragón de Oriente cada día devora una porción de Occidente.

China ha resultado ser la perla admirada por muchos economistas alrededor del mundo; además, todo gran inversor desea realizar negocios con la potencia oriental. Deja mucho que pensar la forma en que se idealiza este país, opacando de modo casi descarado todos sus fallos por el simple hecho de ser una gran economía.

Los economistas son la piedra angular de este atroz abordaje, ya que con la frialdad de los números se sientan a analizar datos sin ninguna forma de humanización. La hipocresía económica ha llegado a tal nivel, que incluso afirma Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión y valores más grandes del mundo, que la mayor desgracia que le podría ocurrir a China es convertirse en un país democrático, debido a que la democracia dificultaría el desarrollo económico.

Es evidente que la democracia en China destruiría el sistema actual, puesto que está basado en la violación más grande a los Derechos Humanos. Nadie en su sano juicio podría avalar el nivel de explotación laboral al que se enfrentan tanto niños como adultos. Y no es solo eso: además China viola la mayoría de los derechos fundamentales; verbigracia, el hacinamiento violatorio del derecho a un vida digna y la prohibición a la libertad de expresión e información.

El gigante asiático viene con todo su poder a buscar su lugar en la economía mundial, e incluso ya se ve como en Latinoamérica se ubica en grandes centros de poder, y las perspectivas para la inversión china en la región siguen en aumento. Esto demuestra la gran hipocresía de nuestra base gubernamental, ya que de boca defiende los derechos humanos, pero se permite negociar con un país que ni siquiera los toma en cuenta; incluso ha llegado a ser uno de los países más cautelosos con respecto a la crisis en Siria, ya que la solución no les conviene económicamente e incluso le sirve que se mantenga el conflicto para la venta de armas clandestinas.

En definitiva, es hora de unirnos como región y defender el futuro de la misma para no pasar a ser colonias del inmenso dragón de Oriente.

 

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<

Comentarios están cerrados

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más