Edil zuliano, enfermo y angustiado: 5 meses detenido por ICE y liberado por COVID-19

0

Fue golpeado, secuestrado y amenazado en Venezuela, por lo que resolvió salir del país hacia México. Desde allí, intentó ingresar a EEUU y hasta ayer, 24 de marzo, estuvo detenido, pues le anunciaron que le aprobaron un paroll. Su familia sentía aprensión ante las condiciones de salud que presenta.

Libertad, libertad, eran las palabras que rebotaban en el ánimo de Félix Gómez Contreras, edil de Lagunillas, Zulia, el día que huyó del régimen de Nicolás Maduro, con la esperanza de conseguir aquel derecho fundamental en Estados Unidos.

Hasta el marzo de marzo, cumplió 5 meses detenido, irónicamente, en la nación donde abrigaba recuperar su vida, luego que por su posición política en Venezuela– fue dirigente de Copei, concejal en Lagunillas, y adversario de Hugo Chávez y Maduro- fuera secuestrado, golpeado y su casa asaltada por colectivos y la guerrilla de Colombia, según consta en denuncias hechas ante la Fiscalía General, la Defensoría del Pueblo y la policía penal venezolana.

El concejal estaba –hasta ayer- entre los 800 venezolanos recluidos en centros del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (U.S. Immigration and Customs Enforcement , siglas en inglés ICE), que esperan por una decisión de las autoridades norteamericanas sobre su libertad y la posibilidad de conseguir asilo político, pues teme por su vida si es deportado a Venezuela.

 

Dato 1:

 

Gómez Contreras obtuvo el título de Ingeniero Civil en la Universidad del Zulia. Fue secretarios de Organización, de Participación Política y Ejecutivo de Copei

En 1981, participó en las elecciones de Copei de Concejales; ganó la postulación y el cargo. Luego, fue reelecto en 1992, 2000, 2005 y 2013.

 

En retén de EEUU

 

Gómez salió del Zulia rumbo a México en octubre de 2019 hastiado de la persecución y, en particular, porque temía por su vida. Sin embargo, no se sentía seguro en México, debido a las relaciones de Andrés Manuel López Obrador con los regímenes de Cuba y Maduro, así que tomó la decisión de llegarse a la frontera y solicitar asilo político.

Por el apuro, no previó lo que significaba llegar a USA sin visa, ya que, en reiteradas ocasiones, la Embajada norteamericana en Caracas se la negó. “Salimos huyendo”, afirmó su esposa Ivonne de Gómez.

No gozaba –ni goza ahora- de buena salud, pues a sus 68 años de edad ya el cuerpo se quejaba de los golpes sufridos solo por defender la democracia en Venezuela. Empero, el afán de conseguir la libertad se arriesgó a tratar de entrar a EEUU, vía Nogales, el 4 de octubre del 2019, y de inmediato adujo que era perseguido político, por su postura y cargo político, y que requería de la protección internacional.

“Lo más preciado que tiene un ser humano es la vida y la libertad y los míos están verdaderamente amenazados en mi país Venezuela. Los márgenes de certeza y seguridad están reducidos. Fui uno más de los muchos que por dignidad nos expusimos hasta donde pudimos. Ahora las circunstancias me obligan a salvar el arraigo nacional y escapar del desastre e infierno en que viví, para salvaguardar mi paz mental y mi vida”, alegó en el escrito de asilo político, de 143 páginas, que consta de las pruebas de allí expuesto.

A pesar de las pruebas consignadas, exámenes médicos de la golpiza recibida, recortes de prensa sobre cuando fue atacado en el Concejo Municipal de Lagunillas, y denuncias ante la Fiscalía General y policía judicial de las agresiones y acoso, fue enviado a Las Palmas Correctional Center en Arizona.

ICE fue creado en 2003 al fusionar investigación y aplicación de la ley del interior del antiguo Servicio de Aduanas de EEUU y el Servicio de Inmigración y Naturalización. Cuenta con más de 20.000 personal de apoyo y aplicación de la ley en más de 400 oficinas en los Estados Unidos y en todo el mundo.

 

Dato 2:

 

“En 2003, fui coordinador en Lagunillas en la Recolección de firmas para la activación del Referéndum Revocatorio contra Chávez, que trajo como consecuencia la elaboración de la ‘Lista Tascon’ con la cual los firmantes fuimos sentenciados a no ejercer cargos públicos. Desde este momento comenzó mi calvario. Tanto mi familia y yo sufrimos persecuciones, acoso, fustigaciones y amenazas por los grupos subversivos llamados Colectivos, Tupamaros, la Guerrilla Colombiana, la Guardia Nacional Bolivariana y el Sebin. Los grupos lo seguían en vehículos sin placas, transitaban por las adyacencias de mi casa a altas horas de la noche y la madrugada disparando y gritando ofensas y maldiciéndome”, expuso el edil.

 

Actos sin efecto

 

En los cinco meses que tuvo de reclusión, el concejal ejerció las acciones legales para salir libre; la fianza y el “parole” les fueron negadas. La última porque, según las autoridades, no tiene “una enfermedad de suma gravedad”.  Sin embargo, el surgimiento del CoronaVirus-19 obligó a las autoridades a tomar algunas decisiones: primero, separó a los adultos mayores de los jóvenes; los puso en otras áreas y, en el caso de Gómez y otros, les anunciaron que les habían aprobado el paroll y saldría en las próximas horas.

“Mi esposo padece de hipertensión arterial,  gastritis crónica erosiva con sangrado, Litiasis renal, artritis crónica, depresión y claustrofobia. Está demasiado deprimido con  fuertes dolores articulares”, señaló su consorte.

La preocupación de la familia es la severa depresión que sufre. Hasta ahora no lo ha visitado nadie. La Embajada de Venezuela en EEUU conoció de su caso y envío a un equipo de abogado para verificar la información y remitir su nombre al gobierno de EEUU, señalaron funcionarios.

 

La vida política bajo tortura

 

¿Qué hizo el concejal Gómez para ganarse las represalias del régimen de Maduro?

Un paso por su vida, lo señala:

  • En 2006, Gómez optó por hacer reuniones y asambleas en su casa ya que en varias oportunidades, colectivos y el Sebin invadieron el partido. “Rompieron parte del material; robaban. Dañaban las mesas, sillas y computadores, nos golpeaban y luego salían riéndose, burlándose y amenazándonos. A mí, me decían: “Un día de estos vas a aparecer con moscas en la boca, al pueblo hay que dejarlo pasar hambre para que no piensen, no creas que con lo que les llevas te los vas a ganar”.
  • En 2008, resulto electo como candidato a la Alcaldía de Lagunillas, lo que desató una mayor persecución política por parte de personeros del gobierno nacional, regional y local. “En una de las marchas de activismo político, en el sector La Playa, fuimos cercados por dos camionetas con los vidrios completamente oscuros, sin placas. En las puertas contenían el logo del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Del auto, se bajaron cuatro personas con los rostros cubiertos y fuertemente armados, que me sacaron a golpes del vehículo. No sabía el motivo, ni el por qué me habían golpeado hasta perder el conocimiento. Ese grupo llamó a mi esposa y le dijeron que me recogiera en la morgue de Maracaibo porque me habían asesinado. Permanecí en el centro asistencial por un lapso de tres días, por las lesiones graves que sufrí. Sembraron el terror entre los seguidores y vulneraron nuestros derechos al libre tránsito y a la libre participación. Durante la campaña electoral, fui sometido a las más viles torturas psicológicas. Pasaban por mi casa gritando: “Muerte a Félix Gómez”, “traidor, escuálido sucio” “Fuera”. Recibía en mi casa coronas funerarias con mi nombre. Perseguían a mi esposa cuando salía a trabajar, y a mis hijos cuando salían a la escuela y la universidad, lo que género angustia. Estos hechos me obligaron a retirar mi candidatura a alcalde”.
  • En 2011, irrumpieron en su casa. “Varios hombres vestidos con uniformes de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela, con los rostros tapados con pasamontañas y armados, nos sometieron por más de 4 horas, a mi esposa, a mis hijos les ataron las manos y los pies y los tiraron en el piso. A mí me agarraron; me colocaron una pistola en la cabeza, mientras dos de ellos entraban a los cuartos y toda la casa rompiéndolo todo, buscando un supuesto material electoral, nos gritaban, golpeaban y amedrentaban diciendo; “que me fuera, que me alejara de toda actividad la política, que me matarían”.

Desde entonces, la tensión subió y su familia estaba angustiada y le pidió que se retirara pues no querían verlo muerto. Sentía que traicionaría mi pensamiento democrático y peor aún traicionaría a todas aquellas personas que habían depositado su confianza en mí, me dio las fuerzas para seguir avanzando.

  • En 2012, fue electo presidente de la Cámara Municipal. Eso provocó más persecución y odio hacia mi persona por el gobierno Narco Dictador de Chávez. Los gobiernos Nacional y Regional retuvieron las partidas presupuestarias del municipio. Esta táctica tenía un trasfondo: primero sabotear mi gestión como presidente de la Cámara Municipal y concejal; y segundo, acusarnos de corrupción ya que el gobierno Narco Dictador, aseguraba sin pruebas, que los recursos estaban siendo depositados a la Alcaldía, cosa que era totalmente falsa. Todo un ardid en mi contra por el gobierno nacional para involucrarme en hechos de corrupción y tener un motivo para desaparecerme, privarme de la libertad y someterme a las torturas de las que fui objeto. Un día, el Sebin me citó; no dejaron pasar a mi abogado. Una vez adentro, me golpearon. Pretendían obligarme a firmar un documento, en cual admitía los supuestos hechos de corrupción y acusaba a mis colegas concejales. Al negarme, me golpearon, vertieron en mi sus orines. En vista de que el tiempo pasaba, mi abogado reclamó y le indicaron que era mejor que se callara, sino correría la misma suerte. El abogado se dirigió a la Defensoría del Pueblo, pero cuando llegó con el funcionario me consiguió tirado en la acera herido. Esta tensión me produjo un daño tanto físico como psicológico irreparable, generando ansiedad, miedo y angustia.
  • El 6 de diciembre de 2015, en las elecciones a Asamblea Nacional fue atacado en la Escuela Nacional Los Samanes. Cuatro personas, encapuchadas y portando armas de fuego, disparar con el objetivo de asesinarme. Gracias a Dios pudimos escapar, con la tristeza que varios de los electores salieron mal heridos. Me sentí responsable porque el ataque era para mí. Sentí que volví a nacer. El esfuerzo valió la pena; la oposición resulto victoriosa por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), principal movimiento de oposición a Maduro, la primera victoria electoral de peso para la oposición en 17 años”.
  • El 7 de agosto de 2017, en la campaña para la Gobernación del Zulia, fue otra vez golpeado por agentes del Sebin. “Perdí el sentido, no supe de mí, desperté en el Hospital”, dijo.
  • El 2 de junio de 2019, a las 2:00 am, irrumpieron en su casa unos encapuchados  con armas de fuego, lo agarraron a golpes. “Decían que era un traidor a la patria, escuálido, que ese era mi día, que tenían órdenes expresas del gobernador Omar Prieto de eliminarme, me metieron a un vehículo y me llevaron, después de un largo recorrido, me introdujeron en un rancho. Ataron los pies. Logré hablar con uno de los secuestradores. Me dijo: La gente que te trajo son del Sebin y los Colectivos. Transcurridas 72 horas, desperté en una zona cubierta de puro monte. Viví momentos de horror. Me causaron un profundo daño psicológico difícil de reparación, por el cual tuve que abandonar el país. Me siento solo y desamparado no tengo a quien acudir. Estoy cansado de vivir con miedo de que me maten. Estoy cansado de huir de la maldad y de las angustia de personas enfermas dedicadas a solo hacer daño y perseguir a personas inocentes, trabajadoras y responsables. Estoy expuesto a la muerte. No me siento seguro en ningún lado, ni en ninguna parte. Tomé todas las medidas de seguridad con el fin de resguardar mi vida y todo ha sido en vano”.

“Actualmente no quedan instituciones gubernamentales independientes en pie que puedan poner freno al poder ejecutivo. Durante el gobierno de Maduro y Chávez, las autoridades coparon los tribunales con jueces sin la más mínima pretensión de independencia. El gobierno ha arremetido contra críticos a través de una brutal represión en las calles, el encarcelamiento de opositores y el juzgamiento de civiles en la justicia militar”, alertó.

El concejal expone su temor a ser juzgado solo por ser de oposición: “En 2017, la justicia militar procesó a más de 750 civiles, violando lo dispuesto por el derecho internacional. Integrantes de las fuerzas de seguridad también han cometido graves abusos contra detenidos que, en algunos casos, constituyen torturas, como violentas golpizas, descargas eléctricas, asfixia y abusos sexuales”.

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más