Deportan a hombre por una imagen guardada en su teléfono

0

Un hombre de Pakistán viajó a los Estados Unidos para visitar a su familia por primera vez en muchos años, pero una fotografía enviada a través de la red social WhatsApp y guardada automáticamente en su teléfono celular bastó para que lo deportaran.

Su identidad no fue revelada pero tenía un visado B1/B2 para viajar a los Estados Unidos adonde no había viajado nunca antes. Pese a eso, fue llevado a una sala para ser interrogado por agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).

Le revisaron el equipaje y le ordenaron que desbloqueara su teléfono celular. Luego de seis horas de espera, un agente regresó y lo acusó de planear trabajar en la estación de servicio de su primo, pero él lo negó.

Entonces sacaron su teléfono celular y le enseñaron una imagen de un niño asesinado y mutilado, que el hombre había recibido por WhatsApp y se había quedado guardada automáticamente en la galería. La fotografía, de 2009, había circulado por las redes sociales de su país para advertir de los peligros que acechan a los niños si no son vigilados cuidadosamente por sus padres.

Los agentes procedieron a interrogarlo para averiguar si formaba parte de una red de tráfico de órganos humanos, y, tras 15 horas de espera, le denegaron el visado de entrada. A él, y cualquiera de sus familiares.

Hace unos días le ocurrió lo mismo a un joven estudiante de 17 años que fue deportado en Boston (Massachusetts), luego de que las autoridades migratorias encontraran mensajes de contenido político negativo hacia los Estados Unidos en sus redes sociales, pero no publicados por él sino por sus amigos en internet.

Un caso similar es el de Ismail B. Ajjawi, un joven palestino residente en Tiro (Líbano), al que también se revisó su teléfono celular al llegar al aeropuerto internacional de Boston. Tras varias horas de interrogatorio, su visado estudiantil fue cancelado, y fue deportado.

El joven debía comenzar sus clases el 3 de septiembre en la Universidad Harvard, para la que había conseguido una beca de la organización no gubernamental AMIDEAST.

Ajjawi cuenta que una agente le pidió acceso a su computadora y teléfono, y lo estuvo revisando durante cinco horas. Luego lo llevó a una sala. “Empezó a gritarme, me dijo que había encontrado a gente publicando opiniones políticas en contra de Estados Unidos en mi lista de amigos”.

“Yo respondí que no tengo nada que ver con esos mensajes, y que no me gustaron, los difundí o comenté, y por tanto no deberían hacerme responsable de ellos (…) No tengo una sola publicación en mis redes sobre política”, añadió, pero a las autoridades no pareció importarle su argumento. Al finalizar el interrogatorio fue deportado.

Cada vez son más los extranjeros a los que no se permite la entrada en Estados Unidos por este motivo, no por lo que ellos publican sino por lo que personas a las que siguen en sus redes sociales publican.

El Departamento de Estado requiere a los solicitantes de visado que, además de su correo electrónico, dirección y teléfono, suministren información sobre sus perfiles en redes sociales. Asimismo, al llegar a suelo estadounidense, los oficiales fronterizos tienen derecho a revisar el teléfono y la computadora de los viajeros, pero no está claro que tengan el permiso legal para pedir las contraseñas.

Fuente: Telemundo

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más