Crucifixión como turismo en desconocido pueblo de Pampanga los viernes santos en Filipinas.

0

Por lo menos tres de los ocho devotos que llevaban coronas de espinas fueron crucificados a media tarde al norte de Manila, por aldeanos vestidos como centuriones romanos. Los penitentes, en su mayoría gente pobre, dijeron que con sus acciones buscaban expiar sus pecados, ofrecer su sufrimiento por los enfermos o esperar que su gesto les traiga una vida mejor.

Los líderes de la Iglesia en Filipinas, la nación con más católicos en Asia, desaprueban estos rituales cuaresmales, especialmente si el evento se utiliza para impulsar el turismo y los negocios. Sin embargo, las representaciones de la crucifixión han persistido y se han convertido en una esperada atracción turística en el desconocido pueblo de la provincia de Pampanga, a unos 80 kilómetros (50 millas) al norte de la capital.

Varios devotos católicos filipinos, incluso una mujer, fueron clavados el viernes en cruces de madera en una representación de los sufrimientos de Jesucristo. Aunque es desaprobada por los líderes de la Iglesia católica, la sangrienta recreación de Viernes Santo fue vista por miles de espectadores. La representación presentada en el pueblo de San Pedro Cutud refleja una forma única del catolicismo que fusiona las tradiciones eclesiásticas con las supersticiones populares.

 

Fuente: Mundo Hispánico con información de The Associated Press

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más