América Latina prosperará sin el narco-comunismo

Latinoamérica en la dos últimas décadas ha padecido de un mal superior a cualquier pandemia y es la expansión del narco comunismo alienante, principalmente en el sur del continente, dónde varios países fueron gobernados por corruptos expresidentes

0

El progreso y la prosperidad de América Latina o de cualquier lugar del mundo, siempre estarán basados en la educación, el desarrollo de capacidades y habilidades, en el análisis reflexivo y la absoluta convicción de los ciudadanos que somos totalmente responsables de nuestro propio destino.

Es con personas comprometidas consigo mismas y con su entorno que podremos lograr ser una sociedad mejor, dónde prevalezca el respeto a los valores, las  creencias y a los principios trascendentes que nos hacen mejores seres humanos para así supera el populismo alienante y las ideologías del mal, que vienen contaminando la mente de los más débiles, resentidos y desadaptados quienes en nombre de una venganza contra la sociedad, otorgan poder político y social a criminales sin escrúpulos que los usan para dominar de manera totalitaria nuestras Naciones.

Latinoamérica en la dos últimas décadas ha padecido de un mal superior a cualquier pandemia y es la expansión del narco comunismo alienante, principalmente en el sur del continente, dónde varios países fueron gobernados por corruptos expresidentes como Lula Da Silva en Brasil, Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia, Néstor y Cristina Kirchner en Argentina quienes, junto  a genocidas como Hugo Chávez (fallecido) y Nicolás  Maduro en Venezuela, han causado hambre y desolación a estos países sudamericanos.

A ellos se suman Daniel Ortega en Nicaragua y Manuel López Obrador de México, patrocinados todos por sus amos de la Habana Cuba, Fidel Castro (fallecido) y Raúl Castro con su arlequín actual Díaz-Canel, quienes representan la peor desgracia de maldad frente al poder que ha existido en esta región del mundo. Todos ellos en la actualidad están presos, solicitados o investigados por corrupción, narcotráfico y hasta pedofilia.

Junto a estos nefastos gobernantes y sus carteles políticos como el Foro de Sao Pablo y el Grupo de Puebla, se suman dantescos flagelos como los carteles del narcotráfico, el terrorismo guerrillero e islámico, cuyas operaciones criminales son dirigidas desde Cuba y Venezuela, territorios que dominan junto a sus socios locales, para expandir su estructura mafiosa por el mundo, alcanzando hasta las más altas esferas del poder político en España, por medio de sus cómplices estafadores de Podemos y el PSOE.

Estos hechos generan en Hispanoamérica toda una industria delictiva con grandes capitales de origen criminal para corromper países y desestabilizarlos; logrando así sumar gobiernos en nombre de la igualdad y la justicia social; conceptos usados y manipulados por el socialismo/comunismo con la colaboración de viejos actores políticos de izquierda ansiosos de poder sin importar traicionar a sus naciones, con tal de recibir una parte del dominio del Estado y sus recursos públicos.

De esta debacle latinoamericana, también fue cómplice directo el nefasto ex presidente de EEUU Barak Obama, que junto a su vicepresidente Joe Biden (ahora candidato presidencial) otorgaron legitimidad política y económica a los genocidas Castro y al narco comunismo venezolano, para que expandieran su criminal influencia por el continente, cuya permanencia en el poder depende en gran medida de la elección del venidero tres de noviembre en este país del norte, el cual ha sido sometido a la mayor y más feroz guerra mediática y manipulación social, exacerbando odios y resentimiento antiguos con tal de lograr el poder por los grupos radicales de ultra izquierda, que dominan al partido demócrata neo comunista.

Una vez superemos este cáncer del narco comunismo fidelista/chavista alienante y a los neandertales dogmas de izquierdas y derechas, podremos avanzar hacia una política moderna y equilibrada, que busque principalmente resultados de progreso y bienestar para nuestras Naciones, sin odios, resentimientos, ni manipuladas divisiones, donde los principios y valores éticos y morales sean reglas fundamentales que rijan nuestra sociedad erradicando para siempre, tanto la pobreza económica como la más destructiva pobreza mental.

 

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más