Powered by Google Translate

Plesbicito por la paz en Colombia: una decisión difícil pero necesaria

0 78

«Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo» son las palabras que se encuentran en mayúsculas y en negrita en la página de la pazfarc-ep. El acuerdo tiene dos premisas: en primer lugar, «lograr un consenso nacional en el que todos los sectores políticos, económicos y sociales, se comprometan con un ejercicio de la política en el que primen los valores de la democracia, el libre juego de las ideas y el debate civilizado». Y, en segundo lugar, «terminar de manera definitiva las acciones ofensivas entre la Fuerza Pública y las FARC-EP».

Ambos aspectos abogan por la tolerancia y el cese de los conflictos ideológicos. Lo histórico de este acuerdo es que, por primera vez, ambas partes están dispuestas a poner fin a las diferencias, entendiendo que la vida y el bienestar de los colombianos es más importante que el deseo por poder político.

Sin embargo, las críticas y las preocupaciones abundan ¿Qué pasará con los delitos de narcotráfico? ¿Con los secuestros y las muertes? ¿Cómo serán tratados estos temas sin dañar los acuerdos de paz, pero enalteciendo el sentido de la justicia? Son interrogantes muy complicadas y que quizás no existen respuestas próximas que satisfagan todas las sensibilidades.

Para el internacionalista Oscar Serrano, las respuestas a esas preguntas son diversas, y solo el tiempo podrá mostrar si los resultados fueron más positivos que negativos, o viceversa. «El debate no debe centrarse únicamente en el castigo de los delitos o en la forma en que se manejará de ahora en adelante la política en Colombia. Lo importante es que existe un dialogo, y eso puede ser un precedente que inspire a otros países».

Es así como octubre podría convertirse en un mes histórico para Colombia, pues el quince de octubre sería la fecha para que el pueblo colombiano decida en las urnas electorales si apoya o no las condiciones de paz entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pero ¿la respuesta de la población será satisfactoria? La paz es necesaria tras años de conflicto, y parece ser que la paz vale cualquier costo.

Los resultados de las elecciones serán cruciales para la historia colombiana. La paz quedó en manos del pueblo, pero en este plebiscito hay más en juego que un cargo político. Si el NO prevaleciera, marcaría el retorno al conflicto armado, pues no se ha previsto una nueva discusión de los acuerdos.

Con un SI los fúsiles quedaran en el suelo y sin dueño; con un NO los insurgentes regresaran a los cuarteles rurales.

La ciudad de La Habana se convirtió en el escenario de este dialogo entre el gobierno colombiano y las FARC, siendo la capital de una isla que en 1959 inspiró a los rebeldes de América Latina a utilizar la guerrilla como medio para alcanzar el poder. El problema fue que en Cuba lo lograron, pero en otros países no. Con Fidel Castro consiguieron derrocar a Fulgencio Batista, sin embargo, en Colombia no ocurrió lo mismo, y las FARC (creadas en 1964) tomaron otros caminos y eligieron ejecutar acciones de carácter licito durante años.

El grupo que en sus inicios se autoproclamó marxista leninista, 52 años después está dispuesto a ponerle fin al terror que el conflicto armado ha generado en Colombia.

Durante el gobierno de Álvaro Uribe, con el comisionado de paz Frank Pearl, se emprendieron algunos pasos para la paz con la Política de Seguridad Democrática. No obstante, el dialogo quedó estancado para ese momento, y solo se retomó con el gobierno de Juan Manuel Santos, quien en el año 2011 promulgó la Ley de víctimas y restitución de tierras, con lo que demostró públicamente su deseo de retomar las conversaciones con la guerrilla.

Asimismo, las conversaciones fueron clandestinas. Se buscó concretar un acercamiento que no pusiera en riesgo a los funcionarios del gobierno. En agosto del 2012, el ex presidente Uribe declaró que el gobierno colombiano, representado por Santos, estaba conversando con las FARC. Luego de rechazar la información en varias ocasiones, terminaron admitiendo -tanto la guerrilla como el gobierno- que las convenciones eran una realidad.

Recientemente, el diario El País de España, realizó un trabajo interesante sobre la recta final de los acuerdos de paz. En él, se destacan los puntos aún por negociar, como la amnistía referida a los guerrilleros que no tengan pruebas que los incriminen en delitos de lesa humanidad; el narcotráfico como delito conexo; y la participación política de los miembros de las FARC, siempre que hayan sido investigados para evitar problemas de impunidad.

Para el internacionalista Serrano, los puntos que faltan deben adecuarse a la realidad colombiana. Si bien, la paz es un «bien» universal, no todos los países tienen las mismas experiencias, por lo que el acuerdo debe adaptarse. «No se debe buscar la paz solo para obviar el castigo o ponerle un alto al fuego. La paz es también un resultado de años de planificación, que debe orientarse al entendimiento duradero».

Ante este nuevo escenario, la campaña de los partidos que apoyan los acuerdos de paz es «Quien vote No al plebiscito está votando por la guerra». Y es que, en definitiva, lo más lógico que puede hacer el gobierno es clamar por el respaldo del pueblo. Imponer estas medidas no es la vía en Colombia. Experiencias anteriores con el narcotráfico demostraron que las decisiones aisladas traían disgustos a futuro; solo el respaldo electoral puede darle validez a una paz controversial pero necesaria.

El pueblo de Colombia decidirá dentro de unos meses el futuro de su país, pero para otorgar una decisión consciente, la población debe sentir el respaldo de sus representantes; debe sentir seguridad.

En esta etapa de la negociación aún falta mucho por recorrer, el camino no ha culminado. Por un lado, los gobernantes deben mantener una actitud fría, ingeniosa y atenta; y por el otro, las FARC deben respetar los aspectos conciliadores. A ambas partes les corresponde colaborar, para así no vulnerar el acuerdo pacífico de los miembros de la mesa oficial.

Por: Fátima De Oliveira

@fatideoliv

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más