Powered by Google Translate

ONU: Cierre escolar por COVID-19 impacta a más de 1.000 millones de estudiantes

Al menos 40 millones de niños en todo el mundo se han perdido la educación en su año crítico de preescolar

0

La pandemia del coronavirus ha provocado la mayor paralización educativa de la historia y el cierre de escuelas en más de 160 países afectaba hasta mediados de julio, a más de 1.000 millones de estudiantes, alertó el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres

De igual forma, reveló que al menos 40 millones de niños en todo el mundo se han perdido la educación «en su año crítico de preescolar», agregó.

Como resultado, Guterres advirtió que el mundo enfrenta “una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, socavar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades enquistadas”.

Antes incluso de la pandemia, el mundo sufría «una crisis de aprendizaje», con más de 250 millones de niños sin escolarizar y solo un cuarto de los jóvenes de secundaria que dejaban la escuela en países en desarrollo tenían «habilidades básicas», explicó Guterres.

Según una proyección global sobre 180 países elaborada por la agencia educativa de la ONU, UNESCO, y organizaciones asociadas, unos 23.8 millones de alumnos más entre el jardín de infantes y la universidad están en riesgo de abandonar sus estudios o de no tener acceso al próximo curso académico por el impacto económico de la pandemia.

A juicio de Guterres, la educación es la clave para el desarrollo personal y el futuro de las sociedades, ya que desbloquea oportunidades y reduce las desigualdades. Es la base de sociedades informadas y tolerantes, y un impulsor principal del desarrollo sostenible.

La pandemia de COVID-19 ha llevado a la mayor interrupción de la educación. Y los padres, especialmente las mujeres, se han visto obligados a asumir grandes cargas de cuidados en el hogar.

A pesar de la entrega de lecciones por radio, televisión y en línea, y los mejores esfuerzos de los maestros y los padres, muchos estudiantes permanecen fuera del alcance.

Los estudiantes con discapacidades, aquellos en comunidades minoritarias o desfavorecidas, estudiantes desplazados y refugiados y aquellos en áreas remotas corren el mayor riesgo de quedarse atrás.

E incluso para aquellos que pueden acceder a la educación a distancia, el éxito depende de sus condiciones de vida, incluida la distribución justa de los deberes domésticos.

Sostuvo que “estamos en un momento decisivo para los niños y jóvenes del mundo. Ya enfrentamos una crisis de aprendizaje antes de la pandemia. Más de 250 millones de niños en edad escolar no estaban escolarizados. Y solo una cuarta parte de los niños de secundaria en los países en desarrollo abandonaban la escuela con habilidades básicas”.

“Ahora nos enfrentamos a una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, socavar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas”.

Los efectos colaterales sobre la nutrición infantil, el matrimonio infantil y la igualdad de género, entre otros, son profundamente preocupantes.

Este fue el telón de fondo del Resumen de políticas que está lanzando Guterres, junto con una nueva campaña con socios educativos y agencias de las Naciones Unidas llamada ‘Save our Future’.

Fuente: Prensa Unesco

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más