Powered by Google Translate

Los líderes del G7 acuerdan un embargo al oro de Rusia

El canciller alemán, Olaf Scholz, anfitrión de la cumbre, subrayó la necesidad de que el G7 asuma sus responsabilidades de forma conjunta en un mundo que se muestra cada vez más difícil

0 51

Los líderes de las potencias mundiales acordaron la prohibición de la importación de oro ruso, que según el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, «genera decenas de miles de millones de dólares a Moscú».

El canciller alemán, Olaf Scholz, anfitrión de la cumbre, subrayó la necesidad de que el G7 asuma sus responsabilidades de forma conjunta en un mundo que se muestra cada vez más difícil.

En una declaración del G7 sobre el apoyo a Ucrania, resaltó que se prevé proporcionar a Ucrania el material, la formación y el apoyo logístico, de inteligencia y económico para construir sus fuerzas armadas.
En cuanto al compromiso con la seguridad y la resistencia de Ucrania, se señaló que con vistas a un acuerdo de paz viable tras la guerra, están dispuestos a llegar a acuerdos con los países e instituciones sobre compromisos de seguridad sostenidos para ayudar a Ucrania a defenderse, asegurar su futuro libre y democrático, y disuadir de futuras agresiones rusas.

“Estamos dispuestos a seguir reforzando la capacidad de resistencia de Ucrania mediante la ampliación de nuestra cooperación en materia de inteligencia y de información, la seguridad de la información y la seguridad marítima. Seguiremos apoyando a Ucrania en la defensa de sus redes contra los incidentes cibernéticos y ampliaremos nuestra cooperación en los ámbitos de la seguridad energética, la seguridad del material y las instalaciones nucleares, el medio ambiente y el uso del agua. Seguiremos apoyando a Ucrania en resistir las amenazas a sus instituciones democráticas y a sus valores y principios democráticos comunes, incluso principios democráticos comunes, incluso mediante el apoyo a los medios de comunicación libres y la lucha contra la desinformación y la interferencia en los procesos democráticos”, resalta la misiva.

Aseveró que están preocupados por la brutal guerra de agresión de Rusia contra Ucrania y que ahora vaya acompañada de una represión interna dentro de Rusia, especialmente contra periodistas independientes, activistas de los derechos humanos y figuras de la oposición, así como ciudadanos de a pie.

Por ello, pondrán a disposición la protección a los rusos perseguidos por el régimen ruso, en consonancia con las leyes y requisitos nacionales.

 

Asegura que Rusia tiene una enorme responsabilidad en el aumento de las amenazas a la seguridad alimentaria mundial como consecuencia del conflicto.

El G-7 indica que el asalto no provocado de Rusia a Ucrania –marcado de bombardeos, bloqueos y robos, ha impedido a Ucrania exportar sus productos agrícolas y está obstaculizando su capacidad de producción, lo que ha provocado una fuerte subida de precios y el aumento de la inseguridad alimentaria mundial para millones de personas, especialmente las más vulnerables, como las mujeres y los niños.

«Pedimos urgentemente a Rusia que cese, sin condiciones, sus ataques a infraestructura agrícola y de transporte y permita el libre paso de la navegación agrícola desde los puertos ucranianos del Mar Negro. Estamos unidos y decididos a apoyar firmemente a Ucrania en la producción y exportación de grano, aceite y otros productos agrícolas y vamos a fomentar iniciativas coordinadas que promuevan la seguridad alimentaria mundial y aborden las causas de la evolución de la crisis alimentaria mundial».

Ante esta situación, el G-7 se mantiene firme en su compromiso de aplicar medidas coordinadas de sanción sin precedentes en respuesta a la guerra de agresión de Rusia, cuyas repercusiones se agravarán con el tiempo.

“Nos comprometemos a mantener e intensificar la presión económica y polític internacional sobre el régimen del Presidente Putin y sus facilitadores en Bielorrusia, privando a Rusia de los medios económicos para persistir en su guerra de agresión contra Ucrania, y continuaremos nuestro uso selectivo de sanciones coordinadas durante el tiempo que sea necesario, actuando al unísono en cada etapa. Nuestro uso de las sanciones es en defensa del orden internacional basado en normas que Rusia ha violado tan atrozmente. Para ello, apoyamos el anexo sobre el apoyo a Ucrania mediante sanciones responsables contra Rusia.

Para intensificar aún más nuestras medidas económicas contra Rusia, nos comprometemos colectivamente a tomar las siguientes medidas en los próximos días y semanas, de acuerdo con nuestras autoridades y procesos legales respectivos.

De hecho, seguirá explorando nuevas formas de aislar a Rusia de su participación en el mercado mundial y de reprimir la evasión. “Estamos decididos a reducir los ingresos de Rusia, incluidos los del oro. También seguiremos persiguiendo la evasión y las actividades de relleno. Reduciremos aún más los ingresos de exportación de Rusia tomando las medidas apropiadas para reducir aún más la dependencia de la energía rusa, como se articula en la sección de Energía de nuestro Comunicado.

De igual forma, continuará coordinando las medidas arancelarias sobre las importaciones procedentes de Rusia y explorará posibles vías, de acuerdo con las respectivas legislaciones para utilizar los ingresos para ayudar a Ucrania cuando proceda. Alinearemos y ampliaremos las sanciones específicas para restringir aún más el acceso de Rusia a insumos industriales clave, servicios y tecnologías producidas por nuestras economías, en particular las que apoyan la base industrial de armamento y el sector tecnológico de Rusia.

Por último, aumentará los costes de la guerra de Rusia contra Ucrania, imponiendo sanciones específicas a los responsables de crímenes de guerra, que ejercen de manera ilegítima en Ucrania, y a los que están detrás de la participación de Rusia en los esfuerzos de aumentar la inseguridad alimentaria mundial robando y exportando grano ucraniano o sacando provecho ilegítimo de la guerra.

Al tiempo que imponen graves costes a Rusia y a quienes son cómplices de su agresión, continuará ayudando a la economía mundial y tomaremos medidas para ayudar a mitigar los efectos indirectos, especialmente en relación con las necesidades humanitarias y otras necesidades básicas, y con las poblaciones vulnerables.

A continuación el comunicado divulgado por la Casa Blanca

«Estados Unidos ha reunido a más de 30 aliados y socios de todo el mundo para imponer costes drásticos a Rusia y la coalición liderada por Estados Unidos seguirá aumentando la presión sobre Putin. En el lapso de unos pocos meses, las exportaciones estadounidenses a Rusia, incluidas las de insumos tecnológicos críticos que Putin necesita para mantener su ejército, han disminuido aproximadamente un 97%. Las importaciones rusas de bienes de todo el mundo podrían caer un 40%. Las fábricas de toda Rusia están luchando por mantener la producción. El PIB de Rusia probablemente se reducirá en dos dígitos, la inflación está aumentando a más del 20%, Rusia está luchando para hacer los pagos de los bonos, y Rusia ha incumplido su deuda soberana por primera vez en más de un siglo.

Nuestras medidas seguirán privando al complejo militar-industrial de Putin de componentes críticos, impidiendo que las reservas de divisas del banco central apuntalen una economía enferma y privando a Putin de los recursos que necesita para librar su guerra, y haciendo que la cleptocracia rinda cuentas de sus ganancias mal habidas. La eficacia de nuestras medidas no hará sino aumentar con el tiempo para aislar aún más a Rusia de la economía mundial.

Estados Unidos, en coordinación con el G7, aplicará compromisos significativos, incluyendo sanciones a cientos de individuos y entidades que se suman a las más de 1.000 ya sancionadas, tomará medidas contra la evasión apuntando a empresas de varios países que se suman a las más de 300 listas de entidades ya vigentes; impondrá aranceles a cientos de productos rusos por valor de miles de millones de dólares a Rusia, entre otras cosas:

Medidas dirigidas a la producción militar rusa y a las cadenas de suministro. Los líderes del G7 alinearán y ampliarán las sanciones selectivas para restringir aún más el acceso de Rusia a insumos industriales, servicios y tecnologías clave producidos por nuestras economías, en particular los que apoyan la base industrial de armamento y el sector tecnológico de Rusia. Los Departamentos de Estado y del Tesoro de Estados Unidos atacarán agresivamente las cadenas de suministro de defensa rusas imponiendo sanciones de bloqueo a las principales empresas estatales de defensa, además de a las organizaciones de investigación de defensa, y a docenas de otras entidades y personas relacionadas con la defensa, y limitarán la capacidad de Rusia para reemplazar el equipo militar que ya ha perdido durante su brutal guerra contra Ucrania.

Utilizar los aranceles sobre los productos rusos para ayudar a Ucrania. A principios de este año, los líderes del G7 se comprometieron a despojar a Rusia del estatus comercial de «nación más favorecida», que garantizaba bajos aranceles para los productos rusos vendidos en todo el mundo. El Presidente Biden y otros líderes del G7 solicitarán autorización para utilizar los ingresos recaudados por los nuevos aranceles sobre los productos rusos para ayudar a Ucrania y garantizar que Rusia pague los costes de su guerra. El presidente Biden también anuncia que, de acuerdo con la revocación por parte del Congreso del estatus comercial de Rusia en los Estados Unidos, este país aplicará una tasa arancelaria más alta a más de 570 grupos de productos rusos por un valor aproximado de 2.300 millones de dólares para Rusia. Estas medidas restringirán la capacidad de Rusia de beneficiarse económicamente de las ventas al mercado estadounidense y están cuidadosamente calibradas para imponer costes a Rusia, minimizando al mismo tiempo los costes para los consumidores estadounidenses.

Restricciones a la participación de Rusia en el mercado mundial y nuevas medidas contra los intentos de evasión. Los líderes del G7 están decididos a limitar los ingresos de Rusia, incluidos los del oro, la segunda mayor exportación de Rusia después de la energía. Estados Unidos adoptará varias medidas clave para cumplir estos compromisos. El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos emitirá una resolución para prohibir la importación de nuevo oro a los Estados Unidos, lo que impedirá la participación de Rusia en el mercado formal del oro. Los Líderes del G7 también se comprometerán a seguir persiguiendo los esfuerzos de quienes se dedican a actividades de evasión y relleno. El Departamento de Comercio de EE.UU. tomará su primera medida contra las empresas que participan en actividades de backfill en apoyo de Rusia, añadiendo varias empresas de todo el mundo a la Lista de Entidades, que prohibirá a esas empresas comprar bienes y tecnologías de origen estadounidense, como los semiconductores. El Estado y el Tesoro aplicarán sanciones de bloqueo contra personas vinculadas a la ayuda a los esfuerzos de evasión de Rusia. Comercio y Tesoro emitirán conjuntamente una alerta a las instituciones financieras para ayudar a detectar posibles violaciones de los controles de exportación».

Fuente: Documento oficial del G-7

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.