Powered by Google Translate

Jóvenes en América Latina: primero jubilados que vacunados

0 57

La vacunación en la mayoría de los países de América Latina nada que despega y los jóvenes, los últimos en la fila, están siendo cada vez más afectados por los contagios del virus del covid-19.

Sin duda el 2020 fue un año difícil de recordar, de repente un día nos despertamos con la noticia de la declaratoria de una pandemia mundial, causada por un virus desconocido, eso si, contagioso y letal, que no respeta nacionalidad, género, ni edad. De inmediato nos tocó cambiar nuestras rutinas de trabajo, estudio y la forma de interacción con la sociedad. El encierro y el estrés económico además generaron afectaciones a la salud mental.

Sin embargo, se vio un rayo de luz al final del año, pues ya varios países de Europa, Asia y Estados Unidos comenzaron sus planes de vacunación. Empezó el 2021 y en América Latina, Argentina, Chile, Costa Rica y México ya habían iniciado sus planes de inmunización en la última semana del año que terminaba. Mientras tanto, los demás ciudadanos latinoamericanos seguían esperando con ilusión la llegada de las primeras dosis de vacunas a sus países y el comienzo de su aplicación.

En estos días de confinamiento, por simple curiosidad ingresé a la plataforma “Time to herd” para seguirle la pista al ritmo de vacunación de los países del continente que en estos cuatro meses han venido adelantando la inmunización de su población. El panorama es desalentador, la mayoría de los países de América Latina tienen tasas de vacunación diarias inferiores al 1%, lo cual hace ver aún más lejana la posibilidad de llegar a la inmunidad de rebaño en cada uno de los países.

Las cifras presentadas por esta plataforma así lo evidencian. Por ejemplo, Colombia a la fecha tardaría 721 días para lograr vacunar al 70% de su población contra el Covid-19. Mientras se calcula que Chile o Estados Unidos llegaría a la inmunidad de rebaño antes de otoño de este año. Pero también preocupan los casos de Ecuador y Perú, países que, según estadísticas de la plataforma, llegarían a ese anhelado porcentaje de vacunados en 4 u 8 años respectivamente.

Ni hablar de un grupo particular de países como Nicaragua, Cuba y Guatemala, de los cuales no es posible conocer estadísticas claras sobre los avances en sus planes de vacunación, y los reportes que hacen sus autoridades sanitarias generan siempre especulación.

Al ser consciente de la lentitud en los procesos de vacunación, me genera preocupación la inmunización de los jóvenes latinoamericanos, pues seríamos lo últimos en recibir las dosis, según las etapas de priorización establecidas en los diferentes planes nacionales de vacunación. Y si, puede que seamos los más resistentes a los efectos del virus y por ende debamos ceder el turno de la vacuna a los nuestros y a los más vulnerables. También puede ser cierto que somos los mas indisciplinados, y por eso en esta segunda y tercera ola somos la población víctima de los efectos devastadores del virus.

Pero lo que no se puede admitir en ningún país del continente, es que algunos “vivos” -de todas las edades y hasta funcionarios públicos- nos roben el turno, se salten la fila y nos arrebaten la posibilidad de ser vacunados en el menor tiempo posible. Sobre estos casos conocidos hasta ahora en Perú, Argentina, Ecuador y Colombia, ojalá se tomen suficientes medidas, no solo para castigar a los responsables, sino para evitar que esta práctica se repita y no se replique en otros países del continente latinoamericano.

Con una caída del PIB de la economía regional cercana al 7,7% para 2020 y con moderadas expectativas de un repunte en el crecimiento para este año, es importante que la fuerza laboral del continente cuente con garantías en salud pública y sea blindada contra el virus del Covid-19. Pues a pesar de los errores cometidos durante la pandemia, somos la pieza clave en la reconstrucción de la economía y el futuro de América Latina en la pospandemia.

Y por supuesto que también tenemos sueños, aspiraciones y un camino que recorrer antes de jubilarnos.

PD: China hábilmente está cimentando su “diplomacia de vacunas” para aprovecharse de las necesidades de Paraguay, exigirle romper relaciones con Taiwán y así proveerles vacunas.  Y decían que la pandemia nos haría mejores personas.

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más