Powered by Google Translate

Hillary Clinton: una vida dedicada a los estudios, la familia y la política

0 73

Abogada reconocida y activista política. También Secretaria de Estado, Senadora de los Estados Unidos por Nueva York, primera dama de Arkansas, primera dama del país y ahora, posible presidenta de la nación. Esa es la larga y premiada trayectoria de Hillary Diane Rodham Clinton, la candidata al puesto de la Casa Blanca por el Partido Demócrata.

La mujer que se encuentra a solo unos meses de la posibilidad de hacer historia en Estados Unidos, nació el 26 de octubre de 1947 en un pequeño suburbio de Illinois en Chicago. Pero la demócrata lleva varios años acumulando logros.

A sus 46 años ya era la primera mujer en ocupar un cargo ejecutivo dentro de la firma de abogados Rose Law en Arkansas, el mismo estado en donde su esposo, Bill Clinton, ejercía como gobernador. Hillary nunca dejó de trabajar, ni siquiera cuando su pareja se convirtió en presidente de los Estados Unidos.

«Podría haberme quedado en casa horneando galletas y haciendo té. Pero decidí llevar adelante mi profesión, en la que entré antes de que mi marido tuviese un nombre en la vida pública». Estas fueron las palabras que consolidaron a Hillary en la palestra pública durante la campaña presidencial de Bill en 1992. Así, sin saberlo, se convirtió en un ejemplo de lo multifacética que puede ser una mujer.

También, su carrera como abogada le otorgó un puesto entre los cien abogados más influyentes del país norteamericano entre los años 1975, 1979, 1988 y 1991
Pero los logros de Clinton no han sido solo profesionales. A nivel familiar, posee un matrimonio sólido desde 1975, del cual nació Chelsea en 1980, su única hija.

Además, sus padres, Hugh y Dorothy Rodha, la criaron dentro de las posibilidades de cualquier familia de clase media estadounidense. Por un lado, su papá, fue marin en la Segunda Guerra Mundial, y por el otro, su mamá, fue maestra en una escuela dominical. Ambos ejemplos la acercaron a la historia de su país, generándole interés por las leyes y la justicia social.

Su vida como esposa se desenvolvió en el campo político, y en dos ocasiones fue la primera dama del país. Durante el primer mandato, su marido la nombró directora de la comisión especial sobre la reforma de sanidad, pero el Congreso terminó archivando el informe.

A pesar de éste primer obstáculo, Hillary no detuvo su ascenso político y continuó trabajando como abogada y como primera dama para fomentar cambios en la administración y en la legalidad estadounidense. Tanto así, que de 1993 a 2001 (períodos presidenciales de Bill), la opinión pública aseguró que Estados Unidos tenía a dos personas en el mando.

Además, en el año 2000 logró consolidarse como la primera mujer senadora, a pesar de las críticas y los cuestionamientos. En el 2008 fue la contrincante de Barack Obama para la nominación del candidato demócrata a la presidencia, y a pesar de haber perdido, no se detuvo, para el año 2009 se convirtió en secretaria de Estado hasta el 2013.

Ahora, luego de 15 años de su salida de la Casa Blanca, la demócrata aspira retornar, solo que esta vez, como la primera mujer presidenta del país norteamericano. Sin embargo, su campaña presidencial ha estado rodeada de todo tipo de comentarios, dificultades y polémicas.

Claramente, la participación del magnate Donald Trump como candidato por el Partido Republicano ha promovido gran parte de la controversia, junto a los escándalos referentes al hackeo de correos electrónicos durante la gestión de Hillary como Secretaria de Estado.

No obstante, eso no ha evitado que ella obtenga buenos resultados en las encuestas; encontrando un importante espacio político entre los latinos y los afrodescendientes que no quieren a Trump como presidente, debido a sus comentarios xenófobos.

Además, Hillary Clinton se encuentra respaldada por su gran desempeño laboral, su extensa experiencia, su relevancia dentro del Partido Demócrata y, por supuesto, por su antecesor, el presidente de salida, Obama.

Esta mujer ha superado las barreras del género y ahora se encuentra a solo un paso de obtener el más alto cargo de los Estados Unidos de América. Aún queda un largo camino por recorrer y -tanto Trump como Clinton- deben seguir batallando por el puesto en la Casa Blanca. La lucha requiere de pasión, inteligencia y paciencia ¿quién ganará?

Por: Fátima De Oliveira

@fatideoliv

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más