Powered by Google Translate

¿Hacia donde deben mirar los medios y el neoperiodismo?

0 81

Esta es una pregunta que indiscutiblemente debemos hacernos hoy, no solo nosotros los periodistas, sino también directivos y ciudadanos, porque el manejo del periodismo va en

detrimento y huele a estancado. Vale la pena aclarar que abundan los periodistas que saben para qué sirve, qué es y cuál es el objetivo de nuestra profesión. Sin embargo, faltan a gritos los medios que permitan un ejercicio libre, veraz, sin influencias y sin censura.

Para ponerle cerco a este artículo, al periodismo lo gobierna en América Latina, un cóctel mortal que amenaza la responsabilidad ética que tanto aparece en las diferentes corrientes y escuelas de la comunicación social.
Este veneno mordaz es el monopolio económico y político que con el pretexto de informar vende sólo el enarbolado “Flash Noticioso” que está dejando a un lado la profundidad y el análisis necesarios para construir una sociedad. Y es que es tan relevante el rol del llamado “cuarto poder”, que dejarlo cojo o sin alas, sería fatal  para desenmascarar, por ejemplo, las ollas podridas de la corrupción, que nos impiden el progreso equitativo. Y al invocar la corrupción, se me viene a la cabeza el ingrediente más peligroso de este licuado putrefacto: el silencio. Porque no hay nada más arriesgado que trabajar en la minería ilegal, ser soldado profesional en Colombia y ser periodista en Latinoamérica, donde grupos al margen de la Ley y políticos corruptos nos quieren acallar e intimidar.
Pues bien, con este panorama nos enfrentamos a la pregunta que encabeza este artículo: ¿Hacia dónde deben mirar los medios y el neoperiodismo? En mi opinión y en los pocos renglones que me quedan, tenemos que dejar de ser efímeros con la información,  profundizar y hacerle seguimiento a la noticia. Pero para que esto sea una realidad, los medios tienen que cambiar radicalmente: ¿Hasta cuándo nos venderán basura rentable? Es que no pueden seguir acudiendo a los certámenes de belleza como fuente de reclutamiento periodístico; tampoco permitir que los intereses económicos y políticos accedan y manipulen la información y la nómina. Hay tanta tela por cortar en este asunto, que desearía comenzáramos a debatirlo para, con ello, poder romper ese show circense que poco o nada valora nuestra tan mal remunerada profesión. Con excepciones, claro está.

Alexandra Correa Solarte

@correalexandra

Desde Berlín, Alemania

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más