Powered by Google Translate

Guiando a la esperanza

0 42

La voz de la cultura está normalmente impregnada de la libertad y la esperanza. De no ser así, el verbo no sería otra cosa que una manifestación afín a la adulancia y la práctica panfletaria, algo totalmente alejado de la bondad.

En épocas de oscuridad los referentes del arte y la ciudadanía cobran enorme relevancia, pues se convierten en motores que alivian a los oprimidos para surgir e instar a sublevar sus ideas contra el oprobio. El próximo 21 de mayo se cumplirá el sexagésimo sexto aniversario del fin de la vida terrenal del que sin lugar a dudas es el más sublime de los ejemplos del civilismo y la supremacía del ideal de hacer las cosas a favor del colectivo y no de determinadas parcialidades. Andrés Eloy Blanco, una de las personificaciones de la Venezuela justa, ética y plural que añoramos, se convirtió en un lucero refulgente que guía los pasos de la búsqueda de la libertad.

Encasillarlo es difícil, pues trascendió como político, diplomático, abogado, periodista, orador y poeta, por lo tanto, la mejor manera de definirlo es como el estandarte de lo que debe ser alguien que sacrifica su vida para servir a los demás, sin distingo de orientaciones o puntos de vista. Trabajó por todos sembrando el consenso necesario y así como la loca Luz Caraballo contaba luceros, él contaba esperanza. Él, como su Giraluna, viaja de un lado a otro mostrando el rostro de una Venezuela que se expresa por la paz y que fustiga los regímenes que afectan a la dignidad humana.

Las dictaduras fueron señaladas con el dedo de la justicia y el verbo de la acción ciudadana. Abogó por la paz y se adelantó durante décadas a la necesidad de entender que detrás de los conflictos y las cifras, se esconden seres que sufren y necesitan consuelo. Su pleito no era de amar y querer, sino a favor de la justicia y de llevar a Venezuela por un camino de plenitud y equidad.

La lúgubre dictadura que lo confinó al exilio no logró que su memoria feneciera; al contrario, siguió siendo el ejemplo predilecto de la dignidad. Años después, quienes intentaron silenciarlo son un funesto recuerdo de la historia, mientras que él alumbra con su esencia el transitar que nos ha de llevar a un próximo amanecer de plenitud. correoacademicoldav@gmail.com @luisdalvarezva

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más