Powered by Google Translate

Fiscal del régimen de Venezuela confirma que el sociólogo Carlos Lanz fue secuestrado y asesinado

0 159

El fiscal general del régimen en Venezuela, Tarek William Saab, aseguró este miércoles que el Ministerio Público tiene suficientes pruebas para imputar a los responsables de la desaparición y el asesinato del sociólogo y militante chavista, Carlos Lanz.

Maxiorisol Cumare, esposa de Lanz, fue señalada como la autora intelectual del asesinato y secuestro. Además, se pudo comprobar que Glen Castellanos, pareja extramarital de Cumare, fue uno de los autores materiales.

«Se trata de una trama espeluznante que es como un cóctel del terror, que mezcla múltiples móviles criminales. Durante meses, y casi dos años, se le quiso dar un matiz político. Se habló de que pudo haber sido por un móvil pasional», expresó el fiscal chavista. 

De acuerdo con Saab, el Ministerio Público ha investigado este caso durante casi dos años y, tras reunir varios detalles sobre los presuntos autores intelectuales y materiales, se determinó que Lanz fue secuestrado por sicarios, desparecido y asesinado.

«El asesinato de Carlos Lanz lamentablemente fue un caso de muerte por encargo. El mencionado Comité incluso me atacó a mí y al Ministerio Público como supuestos encubridores», dijo.

«Creo que era evidente que Carlos Lanz iba a denunciar a su pareja. Ante eso ella decidió ordenar contratar a unos sicarios. Nosotros aquí estamos presentando más de 200 diligencias de investigación y un testimonio, que es lo más importante», agregó Saab.

 

Detenidas 13 personas por su vinculación con el secuestro y asesinato de Lanz

 

Aunque Saab decidió omitir el nombre del presunto pran contactado para el asesinato de Lanz, sí ofreció otros datos relacionados con el crimen. Entre ellos, destacó que Alyeska Berenice Gil Cumare (hijastra) y Abyayala Esperanza Lanz Cumare (hija) también fueron imputadas por encubrimiento y simulación de hecho punible.

En el caso de Cumare (esposa de Lanz y presunta coautora) se le imputó la supuesta comisión de sicariato, asociación para delinquir, corrupción y simulación de hecho punible. Los mismos cargos se presentaron contra Castellanos.

Otro nombre relacionado con el caso es el de Tito Viloria, a quien le imputaron sicariato, asociación para delinquir, concierto para celebración de contratos y simulación de hecho punible. De igual modo, el fiscal mencionó a Diego Atehortua (amigo del cuñado), quien fue imputado por encubrimiento.

En la lista de implicados está Darwin Zambrano (pareja de la hijastra), Oliver Medina (amante de la pareja de Lanz) y Maryuri Acevedo (doméstica), quienes fueron imputados por encubrimiento y simulación de hecho punible.

Los presuntos asesinos de Lanz fueron José Antonio Pinto Moreno y Hely Enrique Pinto Moreno, ambos imputados por sicariato y asociación para delinquir. Con respecto a Zaida Suárez, los cargos presentados en su contra fueron sicariato, asociación para delinquir, concierto para celebración de contrato y simulación de hecho punible. En el caso de Elis Becerra, fue imputado por sicariato y asociación para delinquir.

Glen Castellanos confesó que se quedó con una pequeña réplica de la espada de Bolívar, que portaba Lanz al momento de su asesinato, asegurando que la conservó como un «trofeo de guerra».

Los detalles del crimen

 

Los miembros de Carlos Lanz, así como el tronco y la cabeza, fueron lanzados a una cochinera, donde los cerdos se comieron los restos, así lo confesó Castellanos, quien aseveró que el objetivo principal de Cumare era desaparecer por completo el cuerpo del hombre de 74 años.

«Textualmente Glenn Castellanos señala que utilizaron machetes y un cuchillo (al estilo de las casas de pique colombianas, una muestra más de como el paramilitarismo colombiano exportó sus métodos salvajes a otros países del continente)», escribió el Ministerio Público venezolano en su cuenta de Twitter.

Castellanos se presentó a las 04:00 de la tarde (hora local) en la finca La Fortaleza, donde ya se encontraba maniatado Carlos Lanz.

El sociólogo recibió dos tiros en la cabeza en presencia de Tito Viloria, Helis Becerra (capataz de la finca) y, por supuesto, Glenn Castellanos, quienes lo lanzaron posteriormente a una fosa cavada por el capataz el día anterior.

«Debemos destacar que para el día del hecho, Cumare (la esposa) diseñó una coartada que consistió en la realización de una jornada de limpieza en el Inces organizada por ella, en plena pandemia de COVID-19. Este hecho siempre causó ruido en los investigadores», explicó Saab.

Los delincuentes que asesinaron a Lanz fueron contratados por Castellanos y recibieron un pago de cinco mil dólares, quedándose él con tres mil dólares. Lanz fue forzado a ingresar en una camioneta Ford Explorer azul, en la cual lo trasladaron hasta la finca La Fortaleza.

Mientras viajaban hacia Mariara, en el sector Yagua, fueron abordados por un grupo criminal conformado por José Pinto (alias Bombero Osa, quien ya fue capturado) y Pedro Basketbol.

Saab detalló que Lanz no salía con cualquier persona de su casa, así que Tito Viloria se aprovechó de la confianza que le tenía para convencerlo de asistir a una reunión con milicianos en Mariara.

«Todos estos hallazgos de la investigación se destaparon en los últimos cuatro días, en los cuales personalmente he estado realizando las entrevistas y coordinando el seguimiento de todas las actuaciones para resolver este lamentable caso», contó el fiscal general del régimen venezolano.

Glen Castellanos admitió que tres meses antes del hecho, la esposa de Lanz le encomendó desaparecer al sociólogo, por lo cual le pagó 8.000 dólares.

Saab afirmó que esta versión de los hechos fue ratificada por Darwin Zambrano, quien luego de culminar su relación con Alieska Gil, hijastra de Carlos Lanz, decidió relevar los comportamientos de Maxiorisol Cumare.

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.