Powered by Google Translate

El COVID-19 provoca una crisis peor que la de la Segunda Guerra Mundial

La OIT asegura que muchos países ya han iniciado una fase de contracción en los índices de empleo a gran escala

0

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) la crisis económica golpeó sin piedad a la mayoría de los países, involucrados o no en el conflicto. Europa, por ejemplo, requirió de mucha ayuda y gracias al Plan Marshall, formalmente llamado Programa de Recuperación Europea, el continente contó con 14.000 millones de dólares de la época, otorgados por los Estados Unidos, para reconstruir los pilares de su actividad comercial.

Desde la emisión del plan en 1948 hasta el año 2020, Europa tuvo tiempo para lograr una solidez económica, pero la pandemia del COVID-19 puso en evidencia las carencias en los sistemas de salud a nivel mundial. Europa atraviesa ahora una nueva crisis y Estados Unidos ya no puede ayudar, pues es el epicentro del brote infeccioso.

En un segundo informe sobre este asunto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), asegura que alrededor del 81% de la fuerza de trabajo mundial se encuentra paralizada total o parcialmente. Se trata de de la crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial, a juicio del órgano.

Utilizando como metodología la variación de las horas de trabajo, la OIT realizó un segundo informe sobre el impacto del nuevo coronavirus en el ámbito laboral. El documento, fechado el 7 de abril, señala que la pandemia ha afectado a 2.700 millones de trabajadores a nivel mundial.

 

Pérdidas catastróficas

 

El documento, denominado “El COVID-19 y el mundo del trabajo. Estimaciones actualizadas y análisis”, muestra que las empresas de diversos sectores económicos, en especial las empresas pequeñas, se enfrentan a pérdidas catastróficas que podrían socavar su funcionamiento y solvencia, por ende, millones de trabajadores están expuestos a la pérdida de ingresos y al despido.

“Las consecuencias para las actividades generadoras de ingresos son especialmente graves para aquellos trabajadores de la economía informal que carecen de protección”, dice el documento.

La OIT, además, revela que muchos países ya han iniciado una fase de contracción en los índices de empleo a gran escala. El recuento final de las pérdidas anuales de puestos de trabajo en 2020 dependerá de la evolución del COVID-19 y su duración.

 Las medidas que adopten los gobiernos para mitigar sus repercusiones son fundamentales. “Por ello la OIT seguirá vigilando la situación y actualizará sistemáticamente la estimación de las horas que se han perdido y la pérdida de empleo equivalente”.

 

 

 

Fuente: PolitikaUcab

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más