Powered by Google Translate

Dos años de pandemia: ¿Dónde estamos hoy?

"Los casos han bajado dramáticamente y eso nos anima mucho. Pero hay incrementos en algunas áreas del país". Así lo expresó John T. Brooks, médico y Asesor Científico Principal de los CDC para la Emergencia del COVID-19.

0 43

Dos años después del inicio de la pandemia, los expertos de los Centros para el Control de las Enfermedades o Centers for Disease Control, pusieron al día a un grupo de periodistas sobre el estado de la pandemia de COVID-19 tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

La reunión brindó un amplio panorama sobre las posibles nuevas variantes; cómo y por qué las vacunas siguen siendo la medida preventiva más importante para todos los grupos de edad.

«Los casos han bajado dramáticamente y eso nos anima mucho. Pero hay incrementos en algunas áreas del país». Así lo expresó John T. Brooks, médico y Asesor Científico Principal de los CDC para la Emergencia del COVID-19.

El científico advierte que la variante Omicron BA.2 ha estado creciendo desde hace 2 meses y constituye el 35% de los contagios actuales a nivel nacional. “No hay evidencias de que sea más severa o evada las vacunas. Sin embargo hay un crecimiento, si se compara con la BA.1 que circuló en enero”, añade.

Según los datos que maneja, se ha elevado en Nueva York y en el noreste del país, con niveles de más del 50%. “No hemos visto que incremente pacientes en hospitales”, acota Brooks.

También notifica que a nivel nacional los números de casos están bajando desde el Omicron BA.1, lo cual es excelente. Pero advierte que las cifras van a continuar fluctuando.

Sin embargo, acota que “Si los casos suben, tenemos un marco de comunidad para comunicar las estrategias a nivel local. Los CDC utilizarán las herramientas que tenemos para dar la voz en caso de aumentos, incluyendo los indicadores tempranos en casos de hospitalización. Tenemos las herramientas, las vacunas, las pruebas y las terapias”.

COVID en el agua y nueva ola

 

Brooks menciona que ha encontrado recientemente el virus en aguas servidas. La Biblioteca Nacional de Medicina o National Medicine Library, informa que probablemente proviene de desechos de pacientes y que sobrevive muy brevemente en este medio.

La Organización Mundial de la Salud participa a su vez que los medios actuales para tratar el agua potable son capaces de desactivar la mayoría de los virus, incluyendo el COVID.

Según Brooks, esto se está monitoreando a través de un sistema de mapas de colores en forma local y cada vez en más áreas, lo que se utiliza para implementar medidas de prevención.

Sobre temores de una nueva ola de la pandemia, Brooks ve señales de advertencia fuera de Estados Unidos, sobre todo en Europa occidental y partes de Asia. “En Estados Unidos tenemos un nivel muy alto de inmunidad. Alrededor del 95% de los estadounidenses están vacunados o han tenido COVID”, señala.

También agrega que al ser el Omicron una variante relativamente nueva, la inmunidad de quienes lo padecieron es reciente y esto la coloca en un nivel muy elevado. Celebra que “Tenemos recursos para ayudar a las personas. Creemos que estamos en una posición muy afortunada”.

Previene que sí se va a ver un aumento en el número de casos; pero espera que no sean tan graves como antes. También existirán diferencias en esta situación a nivel de las distintas localidades.

En cuanto a edades, Brooks cuenta que los grupos más afectados actualmente, son de 18 a 50 años. Es interesante resaltar que el grupo más protegido parece ser el de personas mayores, lo cual se atribuye a las vacunas y a los cuidados que se les brindan. No hay aumento de casos en los niños, y para los menores de 5 años aún no hay vacunas.

Sin embargo, recalca que el número de casos es tan bajo actualmente que es difícil monitorear. Para refugiados y otros viajeros se pedirá documentación de sus vacunas y pruebas negativas.

Pero alerta: “No podemos decir que es una enfermedad benigna. Incluso quienes están inmunizados tienen riesgo de una dolencia severa. Tenemos que protegernos y proteger a quienes están alrededor”. Afirma que hay que tener cuidado con el término “endémico”, ya que considera que aún no se le puede aplicar al COVID-19.

 

Las vacunas en la actualidad

 

“Hemos hecho un gran progreso en año y medio, desde que se dio a conocer la vacuna. Se han suministrado 559 millones de dosis, 3 veces la cantidad que se da durante una temporada de gripe”.

Así lo dijo la doctora Shannon Stokley, codirectora del grupo de trabajo sobre vacunas, para el grupo de Respuesta de Emergencia COVID-19 de los CDC.

La científica asegura que han prevenido complicaciones, enfermedad severa, hospitalizaciones y muertes. “Nos interesa mucho evitar las hospitalizaciones y las consecuencias severas. Es posible infectarse después de la vacuna, pero los síntomas son mucho menores”.

Y agrega: “Si tienes un refuerzo, tienes 21 veces menos posibilidades de morir de COVID. Animo a la gente mantener al día sus vacunas”. La especialista explica que la inmunidad se reduce y por eso es necesario un refuerzo. “Entiendo que la gente puede estar cansada de las vacunas, pero sí están funcionando”.

Para quienes tuvieron COVID antes de colocarse el refuerzo, recomienda recibirlo de todas maneras, para incrementar su inmunidad.

Antes de autorizarse vacunas a menores de 5 años, Stokley detalla que se debe pasar por un proceso muy riguroso, como se hizo con otras vacunas. Revela que varios fabricantes están en este proceso. Si la seguridad y eficacia es comprobada, se emitirá una autorización por parte del Administración de Alimentos y Drogas o Food & Drug Administration, FDA.

La vocera finaliza confirmando que Estados Unidos seguirá donando vacunas a terceros países, en la medida de sus posibilidades.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.