Powered by Google Translate

De cara a las elecciones del 8N en Estados Unidos: ¿cómo actuarán los latinos?

0 102

Son 55,2 millones de latinos que residen actualmente en Estados Unidos, lo que representa el 17% de la población total del país. No obstante, solo 25,4 millones están registrados para votar en las próximas elecciones presidenciales.

Esas cifras muestran que no todas las voces hispanas se manifestarán el 8 de noviembre de este año. Además, la población latina no es homogénea, es -de hecho- tan diversa como sus países de origen, por lo que puede asumirse que existe una multiplicidad de argumentos ante la interrogante de por quién votarán.

Sobre esto, el politólogo Jorge Díaz, opina que un ejemplo perfecto de la variedad de opiniones es la «posición sobre la inmigración», siendo un «tema de especial importancia para los mexicanos y centroamericanos, más no para los puertorriqueños y cubanos».

La localización también incide, pues «la comunidad mexicana se concentra en los estados de California, Texas, Nuevo México y Nevada, mientras los cubanos se concentran en Florida y los puertorriqueños en Nueva York». Este elemento representa un punto de partida para conocer el comportamiento del voto latino, una elección que -más que colectiva- será particular, pues irá de la mano con las aspiraciones legales de cada individuo.

Contrario a lo que se cree, tanto Donald Trump, el candidato republicano, como Hillary Clinton, la candidata demócrata, tienen oportunidades de ganar entre los hispanos, pues ambos partidos desde propuestas diferentes han revelado un constante interés en resolver los problemas migratorios del país norteamericano.

Para Díaz, las condiciones actuales de los latinos en Estados Unidos no cambiarán mucho luego de los comicios. «Sea el nuevo presidente republicano o demócrata, la situación de los latinos en EEUU no tiene mayores expectativas de mejorar. En el caso republicano, las razones han sido evidenciadas con comentarios xenófobos y hasta racistas (…) En el caso de los demócratas, es poco lo que se ha avanzado en materia de inmigración y reconocimiento de los derechos de los latinos durante la administración de Barack Obama, por lo que no se esperarían mejoras notables con una eventual victoria de Clinton».

Además, no solo las medidas socio-económicos tienen peso dentro la población latina, otros factores se vuelven preponderantes: el acontecer nacional con la violencia racial; y el acontecer mundial con el aumento de los ataques terroristas en Europa. La inestabilidad juega un papel muy relevante a la hora de tomar decisiones políticas, pues el votante aspira protección, ya no solo de sus derechos civiles, sino de su propia vida.

Ante eso, las campañas realizadas por el Partido Republicano y el Partido Demócrata han girado en torno a temas como la migración, el terrorismo y el porte de armas. Por ello, esos 25,4 millones de hispanos que pueden votar, elegirán al candidato que mejor represente sus intereses como ciudadanos residentes en Estados Unidos.

Con todo, las encuestas no mienten, Hillary Clinton es la preferida por los latinos (y por la población afrodescendiente), puesto que el partido que representa es el que más ha trabajado por los intereses de los hispanos. Asimismo, en su análisis sobre la situación estadounidense, el politólogo Díaz asegura que la demócrata «es el mal menor».

Aunque también hay que agregar otro factor: los dos ex candidatos republicanos tenían ascendencia latina (Ted Cruz y Marco Rubio), por lo que un sector de los inmigrantes podría trasladar su apoyo al Partido Republicano, en donde parece haber cabida política para los hispanos.

Las estadísticas reflejan que de ese 17% de población total que representan los migrantes latinos, el 66% apoya abiertamente a la candidata demócrata; y el resto votaría por Trump. Luego está el factor de género, pues el subgrupo de mujeres hispanas respaldan a Clinton en un 71%, junto a la población entre 18 y 35 años, de los cuales, solo el 19% votaría por el empresario.

Ambos candidatos podrían obtener la mayoría de los votos latinos de acuerdo a los intereses personales de cada votante. Sin embargo, las elecciones de noviembre representan una oportunidad propicia para luchar contra el racismo, en rechazo total hacia el discurso de Donald Trump. Incluso, muchos analistas han considerado que la población latina es la que podría salvar a Estados Unidos de las controversiales iniciativas del magnate inmobiliario.

En efecto, el pueblo hispano podría salvar al país de la ola de xenofobia que se ha manifestado en el país a raíz de los comentarios de Trump, pero ¿qué obtendrían los latinos tras dicha proeza? La situación económica de Estados Unidos ocasiona que el Congreso detenga las políticas migratorias, entonces, el beneficio para los inmigrantes sería más de tipo moral que legal.

Tal como afirma el especialista Díaz: «es importante que los latinos se expresen en las urnas y demuestren cohesión como comunidad. El escenario favorable para los latinos sería que se frene el paso imbatible de la campaña populista de Trump, y esto sólo es posible con la cohesión de los intereses latinos y afroamericanos, con un buen contingente de la población blanca americana».

Solo a través de este proceder, la población hispana podría ayudar a cumplir el objetivo central de cualquier política migratoria: la unión y participación de todos los actores de la sociedad por igual, sin distinción racial o cultural.

Por: Fátima De Oliveira

@fatideoliv

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más