Powered by Google Translate

Crónica de un anuncio que dejó angustia, adentro y afuera de Siria…

0 76

Desde el pasado 21 de agosto, Siria, país que pertenece al llavero de naciones que en 2011 se revelaron contra sus gobiernos en la llamada Primavera Árabe, es aún más protagonista de las noticias, que en los dos años y medio que lleva de guerra civil. Y es que el uso de armas químicas en este país árabe, según la ONU, encendió las alarmas mundiales. Esta reacción, para mi es tardía, ya que los 93 mil muertos que deja el conflicto a la fecha, nuevamente datos de la organización internacional, son suficientes para alarmarse. Pero la gran pregunta viene ahora: ¿cómo detener tanto sufrimiento inocente? Está claro que la intervención extranjera no es la mejor solución.Ejemplos como Irak, Afganistán o para no ir tan lejos y volviendo a la Primavera Árabe, Libia, nos dibujan un panorama inquietante. Y aquí lo que me inspiró titular este artículo: El pasado10 de septiembre, el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, anunció una intervención militar en Siria por el uso de armas químicas por parte del régimen de Bashar Al Assad, tal y como la Casa Blanca lo señala.

Este anuncio dejó angustia afuera y adentro de Siria. Las desbordantes cifras de  sus habitantes que buscan refugio en naciones vecinas, hablan por sí solas. Personalmente puedo decir que colegas árabes que conozco y viven en Alemania, temen por la suerte de sus seres queridos que residen en el país árabe. Muchos de ellos de nacionalidad palestina, que no pueden huir de la guerra como muchos otros, pues ya son refugiados allí y no los reciben en otros territorios. Un drama que sólo ellos sufren en carne propia. Sin embargo, la propuesta rusa, ha dado un leve respiro a lo que podría empeorar las cosas. Moscú logró congelar el plan de intervención militar estadounidense al aprovechar un argumento retórico utilizado por el Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, cuando dijo que lo único que detendría los planes de Washington sería que Damasco entregara todo su arsenal químico en una semana. Un objetivo tan complejo como lo ha sido para la humanidad, aprender de los errores cometidos a lo largo de la historia. Pues bien, el Kremlin, gran aliado de Siria, no dudo en utilizar esta oportunidad en favor de Assad, para evitar o al menos retrasar el ataque.
Pero meter las narices en un conflicto ajeno puede ser más peligroso y desastroso que el propio problema en cuestión. Pues no sólo deja más víctimas inocentes, sino también un post-conflicto difícil de resolver. Dicho esto, los países con deseos interventores, deben examinar a fondo sus planes, antes de encender motores bélicos (en vista de que las tácticas pacifistas han sido subestimadas a lo largo del tiempo), pues cualquier movimiento sin premeditar, puede desencadenar en fatales consecuencias. Tenemos el vivo ejemplo de la primera guerra mundial, que a propósito el próximo año cumple 100 años de haberse desatado por un hecho que nadie imaginó dejaría millones de muertos e incluso iba a cambiar el mapa de Europa: La muerte del Archiduque, Francisco Fernando de Austria.
Entonces, ¿cómo detener tanto sufrimiento inocente en Siria?, día tras día como ciudadana del común, pienso en cuál sería la pronta salida a esta triste, compleja e injusta situación.

 

Alexandra Correa Solarte

@correalexandra

Desde Berlín, Alemania

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más