Powered by Google Translate

COVID-19: Estados Unidos enciende las alarmas

Estados Unidos está experimentando el pico de una nueva oleada de la pandemia COVID-19, con tasas de infección que se elevan a más de 200 mil afectados por día, mientras los índices de mortalidad escalan a un total que ronda 250 mil, la cifra más alta del mundo. Los expertos dicen que una tercera ola era predecible, y podría haberse prevenido

0 60

Un grupo de los principales expertos en pandemias de la nación discutieron lo que se puede esperar ver en esta ola de la pandemia, si los EE.UU. están adecuadamente preparados, cuando podríamos esperan ver una vacuna y los desafíos de su distribución a las poblaciones más vulnerables.

 

“El personal de salud está agotado”

 

El doctor Tung Nguyen, Presidente de la Cátedra de Medicina Interna y profesor de medicina en la Universidad de California en San Francisco, introdujo el encuentro con un panorama de la situación actual: más de 12 millones 60 mil infectados en la nación al día de hoy, amén de 60% de incremento de casos en las últimas semanas, con picos superiores a los 2 mil 600 fallecidos por día.

Concede que los números no son tan altos como podría esperarse, “pero es una mala época, porque estamos en la temporada de la gripe o flu. “Los hospitales van a estar saturados”, advierte.

Y agrega: “El personal de salud está muriéndose o está agotado. Ya tenemos ocho meses en esto. Tendremos camas pero no habrá quien las atienda. Cualquier persona que necesite hospitalización será impactada por esto”.

 

Foto referencial – Gustavo Fring / Pexels

Por su parte, el doctor Nirav Shah, Profesor Adjunto de Medicina en la División de Atención Primaria y Salud de la población en la Universidad de Stanford, asegura que “Los números están yendo en la dirección que no queríamos. Ya habíamos predicho que con la llegada del otoño y sin la protección adecuada, las cifras iban a continuar subiendo. También la gente se ha continuado juntando en grupos grandes”.

Recalca que “Sabemos qué hacer para contener estos números y no podemos esperar hasta la próxima administración para hacerlo”.

 

Las inquietudes actuales

 

El doctor Ashish Jha, Decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown, teme que estemos en el peor momento. “Registramos más o menos 120 a 150 mil casos nuevos cada día. Las pruebas no se hacen bien y los infectados infectan a otros”.

Prevé  que ascendamos hasta dos mil fallecidos diarios en diciembre, con la posibilidad de 500 mil casos nuevos por día. “Perderemos 100 mil vidas en los próximos 2 meses”.

Jha cree que hay desconexión entre lo mal que va la situación y la atención que se le está prestando.

Apuesta a que la vacuna estará disponible en primavera; pero comenta que “no puedo entender por qué nos estamos rindiendo, cuando estamos tan cerca de la solución”.

¿Qué pasó entonces? Alerta que el gobierno federal dejó de involucrarse hace 2 meses. “Piensan que es mejor dejar que la infección nos afecte a todos. Esto no está basado en la ciencia”.

El doctor Jha acota que afirmaban públicamente que estaban controlando la pandemia, pero ya no lo dicen. “De hecho, el jefe del staff de la Casa Blanca, Mark Meadows, lo reconoció”.

Señala que el Congreso tampoco está ayudando a los individuos y que se han tomado malas decisiones. “Cierran escuelas públicas pero tienen abiertos casinos y restaurantes. Es muy tonto, una equivocación”.

Recomienda que se debe hablar con los miembros del poder Legislativo, de ambos partidos. “Tienen que dar dinero a los estados, para hacerlos más activos”.

Atribuye los problemas a una falta de confianza, “y la solución para hacer que las cosas funcionen es que todos confíen”. Advierte que es un error sentirse mal e ir a trabajar o no ponerse una máscara. “Vas contagiar gente. Si has estado expuesto debes auto-cuarentenearte”.

Las noticias de Pfizer son, según el especialista, muy buenas. “Pensábamos que la efectividad sería de 60% a 70%, pero es mucho mayor. Se deben tomar las vacunas en las dosis necesarias cuando esto sea posible, recordando que se necesitarán un par de dosis. Quizá tengamos de 10 a 20 millones de dosis para fin de año. También está la vacuna de Moderna. Estoy optimista.”

Pero el vocero teme que va a pasar tiempo antes que todas las vacunas estén donde deben estar.

Se van a requerir estrategias de corto y mediano plazo; mientras tanto hay que cuidar a comunidades vulnerables, como la de color y los adultos mayores. Calcula que la vacuna nos hará salir de esto recién en 2022.

 

¿Y la vacuna?

 

Sobre la tan esperada vacuna, habló el doctor William Schaffner, profesor de medicina en la división de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina del la Universidad de Vanderbilt.

Cuando por fin estén disponibles, habrá que darle prioridad a gente que trabaja en hospitales o asilos, a personal de emergencia. Luego, a trabajadores esenciales. “La fragilidad de las vacunas complica la distribución. La de Pfizer debe estar a -80 grados centígrados”. Advierte que no va a estar disponible en farmacias ni consultorios.

“Estas vacunas van a doler. Pueden dejar el brazo doliendo varios días, provocar dolores de cabeza, fiebre, dolores musculares”. Sin embargo, acota que “No nos puede dar COVID-19 por la vacuna, ni pensemos en eso”.

Recomienda que en facilidades como asilos de ancianos y hospitales hay que vacunar por fases, previendo que causen malestar al personal.

En cuanto al tratamiento cree que ha progresado, hay mucha información sobre cómo puede enfermar el virus qué esperar. “Hay ahora un mejor trabajo para lograr que la gente salga de cuidados intensivos a una cama tradicional. Estamos bajando la mortalidad”.

Atribuye esta buena noticia a que el Remdisivir es un antiviral que ha resultado efectivo desde hace varios meses. “La Dexametasona es un esteroide que ha existido desde hace mucho tiempo y ha bajado la inflamación en la segunda etapa de la infección.

Lo nuevo y a lo que se le ha dado luz verde, es al uso de anticuerpos. “A quién dárselo y cómo, es algo complicado”, según revela. Además, recuerda que hay que explorar asuntos prácticos, como quién va a pagar por eso.

Recomienda que incluso las personas vacunadas deben seguir usando máscaras y evitar las multitudes, ya que no se asegura un 100% de efectividad. “Pero ya tenemos una vacuna”, concluye.

 

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.