Powered by Google Translate

Come sano sin gastar mucho

0 82

Comer sano no tiene que ser un golpe constante al bolsillo. Contrario a lo que se cree, tener una buena alimentación no se traduce necesariamente en gastar mucho dinero para adquirir los mejores productos del mercado ¿por qué gastar más de lo requerido si se pueden ajustar las compras a un corto presupuesto que permita comer sano igual?

El Consejo Europeo de Información Alimentaria comprobó a través de un estudio que la mayoría de las personas creen que la comida saludable es costosa. Sin embargo, para la nutricionista Estrella Sánchez, con un poco de estrategia y planificación se puede comer sano y barato al mismo tiempo.

«Ser saludable implica un auto cuidado, que está directamente relacionado con tener conocimiento (…) Muchas personas sacian el hambre, en lugar de consumir alimentos que beneficien el organismo con sus nutrientes. Por lo tanto, lo primero que debemos tener en cuenta al momento de la planificación es conocer que alimentos nos nutren o son beneficiosos para nuestra salud y cuáles no lo son», expresó Sánchez.

Una opción válida es comer en casa o llevar la comida hecha a la oficina, universidad o colegio. No solo será un medio para garantizar que la preparación fue higiénica, sino que también funcionará como un mecanismo para ahorrar algo de dinero.

Es un requisito indispensable aprovechar el desayuno. La primera comida es la más importante del día, por lo que debe disfrutarse de un desayuno completo con lácteos, frutas y cereales, evitando los embutidos. Es preponderante conocer las necesidades nutricionales de cada organismo para elegir la alimentación correcta.

La comida de la media mañana tampoco tiene que convertirse en un gasto diario, por el contrario, en vez de gastar dinero en snacks o dulces, es mejor llevar de casa una fruta; preferiblemente de la temporada, estará más fresca y será más económica.

En efecto, llevar la comida de casa siempre será más económico que comprar algo en un restaurante, sin embargo, el tiempo es un factor que impide que las personas puedan prepararse sus almuerzos. Ante eso, una opción es hacer mayores porciones de comida para la cena, de ese modo, lo que sobre se puede guardar en un recipiente y llevarlo al día siguiente.

Otro consejo interesante es revisar lo que hay en las alacenas y en la nevera antes de ir a comprar, así, se evita comprar cosas innecesarias. Otra opción es buscar recetas en Internet que permitan aprovechar al máximo cada uno de los ingredientes, sin desperdiciar nada.

Para la nutricionista Sánchez, los alimentos prioritarios son los carbohidratos complejos que aportan energía. «Aproximadamente deben suministrar el 50 % del requerimiento calórico total de un día. También las proteínas son consideradas como prioritarias, representan entre 12 -15 % del requerimiento calórico total y en muchos casos un poco más».

Los carbohidratos complejos pueden encontrarse en alimentos como el arroz, el pan, la pasta, el plátano, yuca, papa, apio, ocumo, entre otros. Sobre las proteínas, las mejores fuentes son el pollo, el huevo, la carne, los pescados, el queso y el jamón.

Aunque suene a viejo refrán de abuelas, lo peor que puede hacerse es comprar con hambre, ya que se eligen cosas superfluas y sin objetivos culinarios. Es esencial hacer una lista para el mercado, tomará un tiempo extra, pero valdrá la pena.

Asimismo, beber agua es necesario, no solo porque es saludable, sino porque es mucho más económica que cualquier bebida gaseosa o jugo procesado. Lo mejor es acostumbrar al cuerpo a consumir cosas sanas.

Sin embargo, la especialista en salud, Sánchez, agregó que los jugos a base de limón y la piña ofrecen muchos beneficios. «Podemos hacer meriendas refrescantes, preparándolas en jugos y colocándolos en vasitos en la nevera para hacer un sabroso helado de fruta. Son más rendidoras, agradables y accesibles».

También es un requisito comprar más legumbres y vegetales, estos suelen ser más económicos y te permitirán variar el contenido del menú. Además, las cosas que sobran no siempre son basura, las pencas y las hojas de algunas hortalizas específicas pueden servir para hacer otros platos. No hay que dar nada por sentado; el Internet es una alternativa rápida para conocer consejos gastronómicos.

Para ahorrar y comer sano no existen muchos impedimentos, es una cuestión de inventiva. El conocimiento es la clave para mejorar la alimentación y cuando gastar no es una opción, la diversidad de recetas, la búsqueda de ayuda de expertos, e incluso, probar cosas nuevas, pueden ayudar a ahorrar dinero sin perjudicar la salud.

Por: Fátima De Oliveira
@fatideoliv

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más